Ya lo veníamos sospechando, pero no hay como un embajador para convertir la demagogia en arma nuclear, sobre todo si es a todo color en un medio extranjero con unas declaraciones de esas que dejan al Gobierno de turno con cara de no saber si fueron estafados o si realmente se marcaron el tanto sin esperarlo.