Minería: ¿Hay alternativas a los tóxicos mercurio y cianuro?

Escrito por  ALEJANDRO ZEGADA/EL PAÍS EN Jun 12, 2016

El alarmante incremento de importación y uso del mercurio -un contaminante altamente tóxico que puede dañar el cerebro, el sistema nervioso y que también puede causar cáncer, afecciones pulmonares, renales, entre otros - ha motivado a expertos a proponer alternativas a este peligroso veneno. La más viable, y que puede producirse en territorio boliviano sin mayores complicaciones técnicas, es la tiourea.

Lo alarmante lo dio a conocer recientemente el Centro de Documentación e Información Bolivia (CEDIB): entre 2010 y 2015 la importación de mercurio creció en más de 20 veces, pasando de 1.710 kilos a 35.793 kilos. Este metal es usado para la explotación aurífera, siendo así su principal uso como amalgama para la separación del oro.
El director del CEDIB, Marco Gandarillas, mostró que existe una distribución y uso indiscriminado de este producto en Bolivia: uno de los principales centros de distribución de mercurio es La Paz, en las ferreterías del centro, donde el mercurio “se distribuye sin ningún tipo de control, sin medidas de seguridad, como si fuera un producto cualquiera, como si fuera arroz. De hecho el arroz debe tener controles fitosanitarios”.
Ante esta situación, el experto en química Saúl Escalera, ha propuesto que en lugar de exportar los excedentes de urea y amoniaco producidos en Bulo-Bulo (tal como YPFB piensa hacer), se construya un Complejo Petroquímico en esa región, donde se elabore tiourea a partir del amoniaco que se producirá ahí a partir del año 2017.
La tiourea es un compuesto químico orgánico producido a partir de tiocianato de amonio, y según Escalera, esta tecnología es conocida por los expertos químicos bolivianos, por lo que no representaría ningún problema técnico para construir una planta a partir del amoniaco que se producirá en Bulo-Bulo a partir del año 2017.
Según las investigaciones del experto, la tiourea es mucho menos tóxica que el cianuro y el mercurio y además presenta “altas velocidades de disolución selectiva del oro para formar un complejo de oro–tiourea, que es soluble en agua y permite la recuperación selectiva del oro fino que es muy difícil de recuperar por métodos tradicionales”, además de ser “fácilmente manejable”.
Pero lo más importante, asegura Escalera, es que la tiourea “es un reactivo que puede ser elaborado en nuestro país”.

Mercurio y cianuro
versus tiourea
Según una encuesta realizada el año 2013 por la Dirección de Medio Ambiente, Minería e Industria (MEDMIN), dependiente del Ministerio de Minería, el 64% de las explotaciones auríferas grandes y pequeñas de Bolivia emplea el mercurio en sus operaciones en el proceso denominado amalgamación para separar el oro de otros componentes.
Un ejecutivo de la Federación de Cooperativas Mineras del Norte de La Paz (Fecoman), admitió que su sector aplica el mercurio porque aún no tienen una alternativa para limpiar las impurezas del oro.
Según el CEDIB, hasta el 2013 figuraban 700 cooperativas auríferas registradas a nivel nacional que en su mayoría procesan el oro de forma aluvial (usando corrientes de agua). Gracias a ello, los ríos Beni, Madre de Dios, Orthon y varias quebradas del norte de La Paz están contaminados por el uso de mercurio.
 Gandarillas explica que en la explotación del oro hay dos etapas de contaminación ambiental: la primera cuando se hace el dragado del material extraído que dura hasta 20 horas y contamina los ríos donde se practica el proceso, y la segunda es cuando se volatiliza el mercurio para separarlo del oro, etapa en la que se contamina el aire.
Por su parte, el cianuro es otro veneno que también se utiliza extendidamente para la recuperación de oro en la empresa Inti Raymi del Departamento de Oruro, entre otras. El cianuro es un químico muy tóxico para la salud de los trabajadores metalúrgicos y potencialmente mortal con el tiempo.
El gobierno boliviano, en marzo de 2015, admitió su peligrosidad al promulgar el Decreto Supremo No. 2281, donde reconoce como trabajos insalubres a  aquellos que se realizan en 19 secciones de la Empresa Minera Inti Raymi, y por lo tanto reduce la edad de jubilación a 53 años para los mineros de esas áreas.
Sin embargo, esta medida no arregla el problema que se cierne sobre los trabajadores, el medio ambiente, las aguas y otras afectaciones ambientales y de salud.
“La implementación de una planta de tiourea en territorio nacional permitirá que la empresa Inti Raymi y otras empresas y/o cooperativas y empresas auríferas del país sustituyan totalmente el uso de cianuro y mercurio que actualmente utilizan y salvar vidas humanas”, afirma Escalera.

Se debe producir
en Bulo Bulo
Para efectivizar su propuesta, el experto sugiere que el gobierno ordene a YPFB construir la planta de producción de tiourea como derivado del amoniaco a ser producido en la planta de Bulo-Bulo a partir de Junio 2017.
Para ello, propone aprobar fondos financieros para que la Universidad Técnica de Oruro o la UMSA de La Paz desarrollen el proceso de lixiviación de oro con tiourea, y diseñen la planta industrial de tiourea para ubicarla en el Complejo Petroquímico de Bulo-Bulo, Provincia Carrasco de Cochabamba, y que transfieran esa tecnología a las cooperativas y empresas mineras de oro del país, mientras se aprueba rápidamente un Decreto Supremo para que a partir del año 2018 se prohíba la importación de mercurio y cianuro en el país.