El Chaco pierde al año entre 800 a 1.500 ha de bosque

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL/EL PAÍS EN Mar 13, 2016

El Chaco tarijeño está siendo golpeado por la deforestación, así lo muestran los datos de la Autoridad de Bosques y Tierras (ABT) y estudios realizados por Organizaciones no Gubernamentales (ONG) como Naturaleza Tierra y Vida (Nativa), que advierten que al año se pierde de 800 a 1.500 hectáreas.

El director regional de Autoridad de Bosques y Tierras (ABT) Omar Ricardo Ortiz, informó que son cada vez más las personas que hacen extracción ilegal de algunas especies de árboles y recursos naturales en la zona del Chaco. Esto pese a las inspecciones, controles y multas por más de 1.800.000 bolivianos en la gestión 2015.
El director ejecutivo de Nativa, Iván Arnold, advierte que existe una acelerada deforestación o transformación de los bosques y ecosistemas naturales, que de mantenerse al ritmo actual, en pocas décadas, podría desaparecer más del 90% de los bosques nativos chaqueños.
“La alarmante eliminación de los bosques nativos del Gran Chaco,  es generada mayormente por la ganadería bovina, la agricultura principalmente sojera y la explotación forestal, orientadas mayoritariamente a la exportación hacia los países  más desarrollados”, señala.
De acuerdo a los datos generados por el Programa de Monitoreo del Cambio de Uso del Suelo en la Ecorregión Chaqueña, de la Asociación Guyrá Paraguay, entre enero del 2010 y diciembre de 2014 se han deforestado 2.068.752 hectáreas de bosque en todo el Chaco americano. Es decir 517.188 hectáreas cada año.
De acuerdo a los datos de la ONG, en total en el Chaco americano se derribaron 25 millones de árboles. Paraguay registró el 55% de deforestación, seguido de Argentina con un 34% y Bolivia con el 11%.
Y aunque Bolivia reporta el porcentaje más bajo, se advierte que la deforestación se ha multiplicado ocho veces más a comparación con décadas pasadas.
Arnold hizo énfasis en la importancia de aplicar medidas orientadas a disminuir la deforestación y compatibilizar el crecimiento de las actividades agropecuarias y forestales con la conservación de los bosques, la biodiversidad y sus servicios ambientales.
“Se trata de evaluar y adaptar los modelos actuales de desarrollo económico-productivo, hacia un modelo de uso sostenible; de forma coordinada entre los gobiernos nacionales, regionales y locales de la eco región chaqueña”, explicó.

Producción agrícola
Las políticas de producción agrícola en Argentina y Paraguay provocan la deforestación de miles de hectáreas en el Chaco americano, afirmó el viceministro de Medio Ambiente, Gonzalo Rodríguez, al conocer los datos de la Asociación Guyrá Paraguay en enero de 2016.
“Impulsan en grandes cantidades los cultivos de soya y otros productos que requieren bastante terreno para ese objetivo, por lo que proceden a la tala de árboles, muchas veces de forma indiscriminada”, declaró Rodríguez. La autoridad admitió que no se han reunido para hablar sobre la preservación de bosques en la región.

El camino usado por taladores en Tariquía

 En el Distrito Tariquía, donde se habilitó el camino carretero que llega a las comunidades, el cual si bien fue requerido por el tema de transporte y producción local, también está siendo usado como ruta de acceso para la gente que trabaja en la tala ilegal de árboles y la extracción de otros recursos naturales de esta reserva.
Julio Cesar Guerrero, director de la Reserva de Tariquía del Servicio Nacional de Áreas Protegidas (SERNAP) señaló, explicó que tienen 15 guarda parques que están distribuidos por zonas.
“Existen tres guarda parques en cada campamento y tenemos uno en Chiquiacá, otro en Salinas, otro en Sidras, en la zona de El Cajón y otro en Tariquía”.
Según Guerrero, a pesar de los recorridos e inspecciones que hacen los guarda parques, por la extensión territorial del área protegida, no se logra controlar toda el área. “Y la razón es la gente inescrupulosa que sigue trabajando de manera ilegal sin respetar ninguna clase de madera”.
Para cambiar esa situación, se está coordinando con la Alcaldía, la Subgobernación de Padcaya y la Policía Boliviana la instalación de un puesto policial que controle el paso de quienes transportan la madera.