El trámite de divorcio puede costar entre Bs 1.000 y 4.000

Escrito por  JOSUE ACEBEY/EL PAIS EN Jun 03, 2015

El trámite de un divorcio puede costar entre 1.000 y 4.000 bolivianos dependiendo de la modalidad por la que una pareja opte por separarse. El primer monto puede cubrir un trámite mediante un notario de fe pública y el segundo a través de la vía judicial con la contratación de un abogado.

El tiempo de separación en el notario es de tres a cuatro meses, siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos que se exigen por ley. Mientras que por un juzgado de familia en el Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) puede tardar entre seis meses y tres años por la recargada agenda que tienen los jueces.
El costo de los 1.000 bolivianos mediante los notarios de fe pública está en vigencia desde el lunes 1 de junio de la presente gestión. Antes el monto era de 2.500 bolivianos y fue modificado por un decreto de aranceles  que emitió el Gobierno.
En cuanto a los 4.000 bolivianos, es el monto que cobran los abogados para llevar adelante el proceso de divorcio por la vía judicial, en caso de haber bienes de por medio el monto suma un 10 por ciento más del total demandado.
Pero no es el único arancel que manejan los abogados, porque hay casos donde se pueden contratar servicios a partir de los 2.500 y 3.000 bolivianos para seguir el curso del proceso de separación.
El presidente del Tribunal de Honor de los notarios de fe pública en Tarija, Rubén Murillo Antelo, indicó que a la fecha no se registraron casos de divorcios en el departamento mediante los notarios.
“La verdad no tenemos ningún caso que se haya tratado mediante alguna oficina notarial a pesar que la ley está vigente desde enero de la presente gestión—señaló Murillo--. Sin embargo, la gente tiene esta opción para poder separarse mediante esta vía o puede hacerlo mediante la justicia. Aquí incluso no se necesita ni abogados y el costo es menor”.
Explicó que un divorcio mediante la vía notarial procede cuando  existe consentimiento y mutuo acuerdo entre los esposos sobre la disolución del matrimonio. Cuando no existan hijos producto de ambos cónyuges, además no deben existir bienes comunes. Incluso se verifica que no haya pretensión de asistencia familiar por ninguno de los dos.
“Para viabilizar el divorcio la petición debe ser presentada de manera escrita por ambos cónyuges ante el notario o notaria—añadió--. Además de un acuerdo firmado entre ambos”.
El abogado Ivar Calvimontes asegura que los trámites de disoluciones matrimoniales tienen un costo arancelario que puede variar por las diligencias que realiza el profesional. Incluso no se necesita la presencia física de las partes, puede haber un nombramiento mediante un poder para que el abogado haga la representación.
“Por los general, las partes no asisten y los trámites lo hacemos nosotros—indicó--. Ahora lo único demoroso es en el juzgado y como cualquier proceso se deben cumplir plazos”.

 

Trámites: El Sereci registra al mes entre 20 y 30 divorcios

La Dirección Departamental del Servicio de Registro Cívico (Sereci) al mes registra entre 20 y 30 divorcios. Todos los casos que hasta el momento se recibieron son producto de fallos judiciales del Tribunal Departamental de Justicia (TDJ).
En la gestión 2013 se anotaron 393 disoluciones matrimoniales, en 2014 un total de 381 y en la presente gestión entre enero y abril los datos muestran 110 divorcios.
El director del Sereci, Alberto Mealla, aseguró que el índice de divorcios varía de un mes a otro y como unidad solo proceden al registro. En la capital hay un mayor índice de separación y una menor cantidad en las provincias.
“Las partes en litigio hacen la demanda de divorcio ante el Juzgado de Familia, una vez que se logra el fallo, se debe notariar y a partir de ello registrar  en esta oficina—indicó Mealla--. Luego se procede a realizar la cancelación de la partida matrimonial”.
En cuanto a los matrimonios registrados, los datos reflejan que en 2013 se casaron 1.856 parejas, en 2014 un total de 2.379 y entre enero y abril de la presente gestión 700.
“En años pares se casan más y en años impares menos por la superstición que existe en la gente”.