Reos menores de Morros Blancos generan temor en el centro Oasis

Escrito por  JOSUE HEBER ACEBEY/EL PAIS EN Mar 07, 2015

Por la aplicación de la Ley 548, que modifica el Código Niño, Niña y Adolescente, los menores de 18 años que estaban recluidos en la cárcel de Morros Blancos fueron llevados al centro Oasis para cumplir la pena privativa por haber cometido un delito. Esa situación generó preocupación en las autoridades locales, quienes temen por la seguridad de los demás menores.

Los internos que fueron trasladados tienen antecedentes de haber participado en diferentes actos delictivos, entre ellos robos y robos agravados. Además de haber estado en contacto con reos prontuariados dentro del mismo penal, haciendo que su comportamiento sea distinto al de un menor que estaba dentro del Oasis.
El representante de los Derechos Humanos de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia del Defensor del Pueblo, Humber Catari, aseguró que el riesgo será latente mientras no se tenga ambientes adecuados y el número necesario para albergar a los que sean remitidos al Oasis, espacio que considera no tiene condiciones.
“Hasta antes de la nueva norma habían adolecentes hasta los 16 años, pero están llegando de 18 y estos estaban en la cárcel y además en otros lugares del departamento—aseguró Catari--. Hay riesgo de inseguridad y contaminación en el comportamiento de los demás, ante ello se deben tomar recaudos”.
Indicó que entre las acciones inmediatas está asumir la construcción del nuevo centro de rehabilitación e inserción de los menores. Debe contar con personal multidiciplinario en diferentes áreas, además de ambientes propicios.
“La norma hace referencia a un año, vale decir que en el mes de agosto de la presente gestión, se debe trabajar en el tema de los ambientes y personal de psicología y pedagogía—añadió--. No nos olvidemos que la población está creciendo y si seguimos así van a colapsar estos ambientes con el número de menores”.
La responsable del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), Noemí Sardina, indicó que existe en el centro Oasis un espacio para albergar a 25 menores privados de libertad y en la actualidad el número de recluidos es de 24. Reconoció que es difícil lidiar con los menores que están siendo llevados al centro. Se presentaron problemas de agresividad, amenazas y generaron un clima de temor dentro del centro y en los mismos funcionarios.
“Ingresaron cuatro menores recientemente y rompieron todos los protocolos y nos vimos en una situación crítica—indicó Sardina--. Algunos menores estaban bajo los efectos de sustancias controladas y rompieron los vidrios, estaban muy agresivos y nos vimos incluso limitados para llamar a la Policía y tuvimos que actuar con nuestro personal”.
Añadió que existen casos extremos donde los menores presentan trastornos y problemas de conducta y se convierten en un riesgo mayor para la población. Ante ello se busca incorporar un psicopedagogo para poder diseñar mecanismos de ayuda para los menores.
El representante de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, David Pérez, indicó que procederán a realizar una visita al centro de reclusión de menores para verificar en que condiciones se encuentran y qué problemas están atravesando.
Por su parte, el responsable de Régimen Penitenciario, Ariel Miranda, aseguró que desde la aplicación de la nueva ley. El penal de Morros Blancos no está recibiendo más menores de 18 años y los cuatro que existían fueron llevados al Oasis en aplicación de la norma.

Operativo terminó con decomiso de armas blancas

Cabe recordar que la Policía Boliviana realizó un operativo al interior del centro Oasis, en coordinación con la Policía Boliviana, Ministerio Público y autoridades de la institución. Se logró secuestrar armas punzo cortantes, botellas plásticas que contenían alcohol y recipientes que contenían restos de marihuana.
Cabe recordar que dentro del mismo centro se produjeron fugas de los aprehendidos, quienes en más de un 80 por ciento están recluidos por delitos de robo y robo agravado.