Nuevas experiencias de sanidad escolar

Escrito por  Freddy Córdova Ossio* Dic 24, 2017

Hace tiempo nuestra queja del Proyecto CERCA fue del porque no asistían los adolescentes a la consulta médica en los colegios. Con el tiempo, nos dimos cuenta que el adolescente necesita ganar confianza en el profesional médico. Tres maneras efectivas para esto son:

1) periódicamente hay que repetir la importancia de un control médico, ingresando curso por curso;
2) El médico debe acompañar al equipo de talleres de educación sexual integral (ESI) en cada intervención. Así los adolescentes podrán notar que el médico comprende las vivencias de los adolescentes, sus dudas y que puede ser consultado y no será “un juzgador”.
3) Los talleres deben tomar en cuenta que los adolescentes deben involucrarse en el taller. Hacerlo lúdicos y hacer simulacros de drama para que ell@s participen en la solución de los problemas, previo análisis del tema en su propio lenguaje. Es importante enmarcar los talleres en la reflexión y análisis desde su pensamiento y su voz. Es también necesario enmarcar en los aspectos de su vida diaria. En general, debemos tener en cuenta que muchos adolescentes conocen por lo menos tres tipos de métodos anticonceptivos modernos (de nuestra encuesta sale 86% promedio), pero en su comportamiento y actitudes para el uso tenemos una imagen distinta (menos del 25% que tienen relaciones sexuales los utiliza consistentemente).
Con estas intervenciones incrementamos el número de adolescentes visitando el consultorio médico. Percibimos que así, el adolescente no tiene mucha dificultad de entablar conversación directa con el médico y hacerle sus preguntas directas; expresar su preocupación en ciertos temas; hablar de lo que ellos piensan que puede ser la solución. Frases como “porque me duele el bajo vientre, tuve relaciones sexuales sin protección, ¿cree que estoy embarazada?”; “porque me duele el corazón, a ratos pienso que se me va a salir el corazón, tengo mareos”; “mis periodos se me retrasan mucho o son suspendidos por varios meses, que debo hacer”; “pensé que al preguntarle doctor Ud. Me iba a criticar, pero veo que es muy amistoso y tratare en lo posible que todas mis compañeras acudan y pregunten una infinidad de dudas que tienen, ya ellas dicen que no saben a quién preguntar”; “doctor me voy feliz sabiendo que estoy sana y además me hacen recomendaciones de cómo debo cuidarme como mujer, mi autoestima, mi personalidad, cuidar de mi familia y ser responsable de las cosas que haga, esto me da mayor fortaleza para seguir luchando, gracias doctor”. Hoy tengo en promedio 13 a 15 consultas por día y una gran satisfacción de escuchar y ayudar a mis pacientes.
*Freddy Córdova Ossio,
médico pediatra