BP afirma haber detenido el vertido en el Golfo

Escrito por  Jul 16, 2010

Miami/Agencias.- El derrame de petróleo en el Golfo de México logró ser detenido este jueves, al menos provisionalmente, después de que los expertos de la petrolera BP cerraran todas las válvulas del cilindro colocado sobre el pozo, informó la empresa británica.

Kent Wells, el vicepresidente ejecutivo de exploración y producción de BP, dijo a los reporteros que la nueva cúpula ha cerrado completamente el flujo de petróleo mientras la compañía realiza una crítica prueba de presión en el pozo averiado.

En un comunicado, la firma petrolera indicó que "durante las pruebas, las tres aberturas están cerradas, lo que a efectos prácticos cierra el pozo... Aunque no se puede garantizar, se espera que no se vierta petróleo al mar durante la prueba".

Tras el cierre de las válvulas, los ingenieros comenzaron a monitorear la presión. Se espera que la presión continúe subiendo, ya que si permanece baja, significa que podría existir una fuga de crudo.

 

Pruebas de resistencia

BP, la empresa responsable del vertido, retomó las pruebas de resistencia de la campana tras haberlas suspendido la pasada noche al detectar una grieta en el obturador.

"Las pruebas comenzaron hoy (ayer) de acuerdo con los procedimientos aprobados por el Mando Nacional de Incidentes" y hasta el momento se desarrollan con normalidad, indica el comunicado. Los primeros ensayos durarán al menos seis horas y podrían prolongarse hasta 48 horas, añade la declaración.

La empresa advierte de que aunque deje de verterse petróleo al mar durante el periodo de prueba "eso no quiere decir que el flujo de crudo y gas del pozo se haya detenido de manera permanente".

A lo largo del periodo de pruebas se irá midiendo la presión interna de la campana. Si es demasiado baja, ello apuntará a la existencia de otra fuga similar a la detectada anoche y habría que comenzar de nuevo.

En una rueda de prensa este jueves, el coordinador de la lucha contra el vertido por parte del Gobierno de EEUU, el almirante Thad Allen, indicó que si se registra una presión alta será una buena noticia, pues querrá decir que el dispositivo funciona como es debido y está en condiciones de soportar el flujo de crudo.

Si los ensayos dan resultados positivos y la campana puede entrar en funcionamiento, se conectaría mediante tuberías a barcos de carga en la superficie. Según Allen, el sistema tendría capacidad para trasvasar hasta 80.000 barriles diarios, una cantidad superior a la que mana del pozo averiado. Se calcula que en la actualidad fluyen del pozo entre 35.000 y 60.000 barriles de petróleo diarios.

La campana sólo está concebida como un remedio provisional al desastre, la peor catástrofe ecológica en la historia de EEUU y que ha entrado este jueves en su día número 87.