Imprimir esta página

Francia despliega un dispositivo de seguridad especial en Grenoble

Escrito por  Jul 18, 2010

Agencias.- La violencia ha vuelto a estallar en la banlieue de una ciudad francesa. En este caso, la localidad afectada es Grenoble, donde anoche manifestantes y policías llegaron a cruzar disparos. El motivo: la muerte de un atracador de casinos, Karim Bouboda (27 años), abatido el pasado jueves por el tiro de un agente durante una persecución.

Los hechos han motivado una investigación interna de la Policía y han obligado al ministro de Interior, Brice Hortefeux, a desplazarse hasta la ciudad del este de Francia.

Bouboda falleció a la salida de un golpe en el complejo vacacional de Uriage-Les-Bains, a diez minutos en coche de Grenoble, pero era vecino del barrio de Villeneuve, donde la tensión fue creciendo durante todo el día de ayer. Poco contribuyeron a calmar los ánimos las palabras del Fiscal de la República, Jean Philippe, al señalar que los hechos habían sucedido en "legítima defensa" de los agentes de policía.

Así, poco antes de la pasada medianoche comenzaron los primeros disturbios. Según los testigos, grupos descontrolados de jóvenes asaltaron autobuses y un tranvía armados con bates e incendiaron numerosos vehículos. Posteriormente, uno de los participantes en los sucesos inició los disparos contra los agentes de policía movilizados, quienes respondieron hasta con cuatro ráfagas de disparos de fuego real para dispersar a los descontrolados y "asegurar su seguridad", según una fuente policial.

A lo largo del sábado, con la ciudad ya en calma, las fuerzas del orden han contabilizado entre 50 y 60 vehículos incendiados, además de dos comercios. Dos jóvenes de 17 y 18 años han sido arrestados e interrogados en relación con estos hechos. Otros tres, todos de 20 años, están acusados de "intento de robo en tiendas", según fuentes judiciales.

También para hoy se espera el resultado de la autopsia del cuerpo de Bouboda, quien había sido condenado hasta tres veces por atraco a mano armada y cuyo cómplice todavía está en fuga. Por su parte, la Policía ha iniciado una investigación interna.

Mientras tanto, el ministro de Interior ha insistido en que la prioridad ahora es "reestablecer el orden público y la autoridad del Estado" lo más rápidamente posible. Para ello, Hortefeux ha anunciado que emplearán unidades móviles de las Fuerzas de Seguridad.

El Gobierno francés quiere evitar así a toda costa que se repitan incidentes como los de otoño de 2005, cuando la muerte de dos adolescentes en un barrio de la banlieue de París derivó en varios días de violentos enfrentamientos entre fuerzas del orden y grupos de jóvenes descontrolados.