Captura de Video Captura de Video

Policía es denunciado por agredir a taxista

Escrito por  RUBEN MONTAÑO / EL PAÍS EN Mar 14, 2018

Un taxista denunció que el pasado domingo fue agredido por un funcionario policial y su esposa, mientras realizaba su trabajo. Asegura que ambos se encontraban en estado de ebriedad.

Todos los hechos quedaron filmados por los testigos y ahora la víctima quiere que los agresores paguen por los daños causados al vehículo.
Reynaldo Montes Escalante se encontraba a las 3.30 en inmediaciones de la avenida Froilán Tejerina y Circunvalación, donde al momento de recoger dos pasajeros, presenció a varios metros que se encontraba un motociclista en estado de ebriedad junto a su esposa, mismos que no podían manejar el motorizado.
Minutos después, la patrulla policial CH-1 pasó por el lugar y al ver el motorizado, el taxista se dirigió a los patrulleros y les dijo que se llevarán al conductor de la motocicleta, ya que no podía ni encenderla por el alto grado alcohólico que tenía la pareja. Los patrulleros hicieron caso omiso a la petición del taxista y se fueron del lugar.
Esto enfureció al conductor de la motocicleta, el cual escuchó lo que dijo el taxista y en ese momento se dirigió hacia él y empezó a agredirlo físicamente. La agresión hizo que la víctima reaccionara al ataque y al ver esto la mujer del policía se dirigió al vehículo para luego romper los guiñadores, los retrovisores y abollar parte del vehículo con patadas.
Luego de agredir al taxista, ambos agresores encendieron su motocicleta y fueron del lugar.
La víctima manifestó que existe encubrimiento por parte de los efectivos policiales, ya que cuando puso la denuncia, los encargados le habrían exigido requisitos que no son necesarios
Asimismo, dijo que de no tener respuesta alguna por la máxima autoridad de la Policía, tomará otras medidas para que se pueda dar solución al caso.
“He presentado la denuncia ante el Comando departamental, para que de esta manera me puedan reponer los daños que causaron”, dijo.
Según el denunciante el agresor sería el cabo J.H.A. (según sus iniciales), el cual el día del hecho se encontraba de civil, a bordo de una motocicleta y en completo estado de ebriedad, pero además, sin casco de protección.