En Bolivia, sólo el 25% que vive con VIH tiene acceso a tratamiento

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL/EL PAÍS EN Jul 24, 2017

Los casos de VIH-Sida van en aumento en nuestro país, un dato alarmante es que desde enero hasta la fecha, en Santa Cruz (departamento que ocupa el primer lugar en casos) ha reportado 160 casos de VIH-sida (un promedio de tres casos por día), de los cuales 18 acabaron con la muerte del paciente, según datos divulgados por el Servicio Departamental de Salud (Sedes), de la Gobernación de Santa Cruz.

El 70% de las personas con VIH-sida tienen entre 15 y 39 años. “Pedimos a la gente que dio positivo en el test de Elisa rápido, que se someta al tratamiento porque pueden vivir 40 años más”, dijo Joaquín Monasterio, director del Sedes de ese departamento.
Sumado a esto, el pasado año se confirmó que la cifra de los casos de VIH-SIDA en Bolivia va cada día en aumento y ya superan las proyecciones que se tenía hace 3 años atrás. En la actualidad se detectaron más de 16 mil casos.
Empero, con esto no se acaba este oscuro panorama, pues según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) “Hay menos muertes relacionadas con el sida en Latinoamérica, pero hay preocupación por Bolivia y Venezuela”.
Según ONUSIDA el número de muertes relacionadas con el sida disminuyó en un 16% en América Latina, 1,8 millones de personas viven con VIH en América Latina. Empero, en Venezuela la crisis económica tiene sin medicamentos retrovirales a las personas infectadas con VIH.
Las cifras fueron entregadas por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA, ONUSIDA, en un informe anual sobre el progreso del tratamiento de esta enfermedad en el mundo. La disminución en esta cifra responde a un acceso cada vez más amplio a tratamientos antiretrovirales para controlar la enfermedad, dice el informe.
Según el documento, aunque haya grandes avances en el control del virus en países como Perú, Honduras y Colombia —donde la tasa de mortalidad cayó en un 62%, 58% y 45% respectivamente— hay una preocupación en otros como Bolivia y Venezuela debido a la falta de acceso a tratamientos para las personas que viven con VIH.
Sobre Bolivia, ONUSIDA resalta que sólo el 25% de las personas que viven con VIH tiene acceso a tratamientos médicos, un porcentaje muy por debajo de países como Guatemala y Paraguay donde una tercera parte de esas personas acceden a tratamiento.

Lo datos en Bolivia
Han pasado 35 años desde la aparición del VIH/sida en Bolivia y 22 desde el primer diagnóstico sin que el avance de la enfermedad se haya contenido.
En Bolivia, cada día se reportan  11 casos positivos de VIH. Esa cifra se desglosa de los 1.050 casos reportados en los primeros 90 días de esta gestión. Santa Cruz registra el 50%, La Paz el 20,5% y Cochabamba el 18,5%.
Estas tres regiones mantienen la más alta incidencia del mal. Expertos consideran que el incremento nacional  de casos se debe a que aumentaron las  notificaciones  en otros departamentos como  Chuquisaca y Oruro, además de la ciudad de El Alto.
Los casos de personas cada vez más jóvenes se deben a “curiosidad, violaciones o por falta de información sobre el uso adecuado del condón”, explicó el director del Centro  Departamental de Vigilancia y Referencia (CDVIR) de La Paz, David Segurondo.

El VIH en Tarija
El responsable del programa VIH Sida del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Tarija, Carlos Romero, informó que en lo que va del año se tienen 26 casos confirmados de personas con esa enfermedad en Tarija.
“En lo que va del año tenemos 26 casos, de los cuales son 17 varones y nueve mujeres, la mayor cantidad en Yacuiba, segundo lugar en Tarija, Villa Montes, Bermejo y Entre Ríos, todas son personas comprendidas entre los 14 y 34 años”, informó a los.
Romero exteriorizó su preocupación, porque el año pasado en esa misma época se registraban 17 casos. “El año pasado terminamos con 52 casos, y seguramente este año superaremos esa cifra, como van las cosas”, agregó.
Añadió que el Sedes realiza campañas permanentes de prevención y concientización, entre ellas, una que arrancó este viernes con pruebas rápidas gratuitas para el VIH Sida y la sífilis por un periodo de 15 días.

Los avances en la región
En América Latina la cantidad de personas que han accedido a terapia antirretroviral se ha duplicado en los últimos seis años, pasando de 511.700 en 2010 a un millón de personas en 2016, según el reporte.
Y las tasas de mortalidad por enfermedades relacionadas con el sida en países como Uruguay, Guatemala, Paraguay y Bolivia siguen en aumento, dice el reporte.
En 2016, 1,8 millones de personas en América Latina vivían con VIH y cuatro de cada cinco personas eran conscientes de su estado, según el reporte. Y de los que conocían su estado, 72% tenían acceso a tratamiento con medicamentos antirretrovirales
 “Entre los que acceden al tratamiento, el 79% fueron suprimidos por vía viral, lo que se traduce en 46% de todas las personas que viven con el VIH en la región”, dice el informe.
Según ONUSIDA, cerca del 90% de las nuevas infecciones que ocurrieron en América Latina en 2016 se dieron en siete países, pero casi la mitad de ellas se dio en Brasil (49%) y en México (13%).
El aumento en nuevos casos de VIH también se vio en Chile (34%), Costa Rica (16%), Honduras (11%) y Panamá (9%) entre 2010 y 2016, puntualiza el informe.
Finalmente el reporte resalta los logros de la ciudad de Buenos Aires en la lucha contra el sida y las acciones hacia la reducción del estigma social relacionado con el VIH, así como la mayor cantidad de diagnóstico de personas que viven con el virus.
“La ciudad ha reunido una red de servicios de salud basados en derechos específicamente destinados a las poblaciones trans. Esta red está compuesta por ocho hospitales, 23 centros de salud, un centro de salud mental y seis organizaciones no gubernamentales”, dice ONUSIDA sobre Buenos Aires.
En Argentina el 64% de las personas que viven con VIH acceden a tratamiento, según el informe.
Acceso al tratamiento en Bolivia
El acceso al tratamiento en Bolivia no es de lo mejor, pues muchas de las personas prefieren no realizarlo. Por ejemplo de las   más de 3.000 personas que se diagnosticaron como portadores de VIH en el departamento de La Paz, sólo 900 continúan su  tratamiento, informó el director del Centro  Departamental de Vigilancia y Referencia (CDVIR) de La Paz, David Segurondo.
“La mayoría no recibe tratamiento porque lo abandonó y otro porcentaje ya murió”, lamentó Segurondo.
Actualmente, en cada uno de los nueve departamentos existe un Programa de SIDA.
En cada programa departamental existe un coordinador y un centro de asistencia a la población específica como: personas con VIH/SIDA, trabajadoras del sexo y hombres que tienen sexo con otros hombres.
En este centro se ofrece atención médica, servicios de ginecología, especialistas en consejería pre y post de hacerse los análisis para la detección del VIH y apoyo psicológico.
Posee también un laboratorio en el cual se realiza tanto el análisis para la detección del VIH como los análisis para las demás infecciones de transmisión sexual. Sin embargo, como estos centros atienden a grupos socialmente marginados, como por ejemplo profesionales del sexo, la población en general no los utiliza por miedo a la estigmatización.
En términos de actividades de prevención, se producen campañas informativas (como en las conmemoraciones del 1º de diciembre), además de programas de radios en lenguas locales (quechua y aymara) que estimulan la prevención del VIH, lo cual demuestra una preocupación de los dirigentes de ampliar el acceso a la información a los segmentos de la población menos asistidos.
Algunos materiales informativos, especialmente dirigidos a jóvenes y adolescentes, también son elaborados para distribuirlos en las escuelas. Según la sociedad civil, estos materiales no siempre llegan y los distribuyen solamente en los servicios de salud.
Por otro lado, los relatos indican que el Programa Nacional ha hecho poco en términos de prevención dirigida a hombres que tienen sexo con hombres (HSH), aunque en estudios recientes (aún no publicados) existan indicaciones de una alta tasa de prevalencia del VIH en esta población (variando del 14% al 20% según la región).
Algunos de los principales obstáculos existentes en el país que dificultan el acceso al diagnóstico para el VIH y la adhesión al tratamiento del SIDA están directamente relacionados, tanto a las dificultades de disponibilidad de servicios e insumos (ya que el análisis para el diagnóstico no es gratuito y el acceso a los medicamentos todavía no es universal), como también al hecho de que aún existen altísimos niveles de estigma y discriminación hacia las personas viviendo con VIH/SIDA.
De esta manera, muchas personas abandonan el tratamiento por vergüenza, ya que tienen miedo a que los vea la gente en ese centro, pues se sabe que es un espacio donde se atiende a esa población o a los trabajadores sexuales.
Otros expertos aseguran que el servicio no es de lo mejor, por lo que existe un número de clínicas privadas que ofrecen servicios de mejor calidad que el Sistema Público, pero no son accesibles a los segmentos más empobrecidos que componen la gran mayoría de la población.

El estigma, el silencioso asesino de los enfermos

“Donde hay más discriminación es en los hospitales, son los primeros en violar tu confidencialidad diciéndoles a todos los estudiantes que hacen sus rondas por las mañanas  que tienes VIH-sida, por eso no quieren revelar su diagnóstico por el miedo de ser discriminados, por eso muchos pacientes llegan a morir en sus casas”, así cuenta Alejandro (nombre ficticio) el drama de las personas que tienen VIH.
Pese al caudal de datos y las campañas informativas, en nuestro país subsiste el estigma y la discriminación contra las personas que padecen de VIH-Sida. Al punto de que algunas de ellas prefieren dejarse morir por la tristeza a seguir viviendo de esa manera.  
“El estigma no se puede sacar de la cabeza de las personas; en este tipo de razonamiento hemos avanzado poco, estamos en un mundo discriminador, a veces nos sentimos tristes. Podría decirte que las personas con VIH, teniendo el medicamento, mueren de la tristeza”, dice Violeta Ross, responsable de la Redbol.
La Red Nacional de Personas Viviendo con VIH Sida en Bolivia (Redbol) reveló que los hospitales, centros de salud y las empresas públicas y privadas son los espacios donde más se vulneran los derechos de las personas que viven con el virus.  “Hay infinitas experiencias de discriminación; por ejemplo, puedo mencionarte que hay empresas nacionales y trasnacionales que están solicitando ilegalmente la prueba del VIH a un postulante de puesto de trabajo”.
Denunciaron que las empresas privadas vulneran los principios de confidencialidad al exigir ilegalmente la prueba del VIH Sida que están amparados en la ley 3729 que prohíbe la divulgación.
“En muchos centros de trabajo no te quieren dar trabajo por miedo y te ven como una persona enferma, por eso yo opté trabajar en una ONG, muchas veces te dicen: te vamos a llamar pero nunca te llaman. En los hospitales y el área laboral es donde se nota mucha discriminación, también tus amigos y la sociedad te rechazan”, se lamenta otra persona.
En los centros de salud y hospitales las personas con el virus  son aisladas bajo el rótulo de “reactores” y simplemente no las atienden.