×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 902

Gumucio: “Aprendemos a actuar antes que a caminar”

Escrito por  Sep 19, 2014

Roberto Patiño / EL PAÍS EN
Todos nacemos con una predisposición para el drama, aseguró el poeta, cineasta e historiador boliviano-argentino, Alfonso Gumucio Dagron, ante un público integrado esencialmente por estudiantes de artes escénicas y de las casas de estudios superiores en el marco del V Encuentro Plurinacional de Teatro Universitario y de las Escuelas de Formación de Maestros”.

Oficialmente soy escritor, anunció al iniciar su alocución, pero confesó que esta es una de las pocas oportunidades para referirse a uno de sus secretos, un amor escondido en lo íntimo de su ser y que es el teatro.
Nigeria
Recordó que en su trabajo sobre comunicación siempre el teatro estuvo presente; por ejemplo, que en Nigeria inventó un programa de capacitación de grupos de teatro comunitario para representar obras sobre temas de prevención en salud. Fruto de esta experiencia fue el libro de su autoría titulado “Teatro Popular”, publicado en 1995.
“Se dice generalmente que la primera expresión artística del ser humano fue la pintura, representada en el arte rupestre, en las cuevas donde los cazadores representaban escenas de cacería. Yo digo que fue el drama, es decir el teatro”, expuso.
“Aprendemos a actuar antes de aprender a caminar”, -acentuó -porque desde la más tierna infancia, antes de aprender a hablar, el niño se comunica mediante gestos, entabla con su entorno relaciones a través del lenguaje corporal. Luego se suma la voz que mediante las entonaciones diferentes se expresan estados de ánimo, demandas, lo que queremos que otros perciban de nosotros.
Según Gumucio, nacemos con el drama en las venas, aún si no somos conscientes de ello, todas nuestras expresiones faciales son aprendidas, aunque el hecho de actuar sea espontáneo. Además, en el plano de la organización social, las primeras comunidades humanas inventaron los rituales en los que el teatro y la dramatización es fundamental.
Por ejemplo, las religiones se expresan en representaciones dramáticas, los predicadores evangélicos que se expresan histriónicamente, mediante la actuación o la lucha libre, en las que el público sabe que es teatro, pero que se presta voluntariamente a esa parodia de violencia.
Por estas razones, la representación dramática fue la forma original de la comunicación humana, luego llegaron las palabras, la literatura.

Perfil
El intelectual nació en Buenos Aires, Argentina, cuando su padre, el boliviano Alfonso Gumucio Reyes se hallaba exiliado en el país vecino. Fue secretario de redacción de la ‘Revista Nacional de Cultura’ (1970). Hizo estudios de filosofía y letras en la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz (1970-1971), siguió con la Carrera de Comunicación en la Universidad de Vincennes, Francia (1972-1975) y luego fotografía y cine en el Instituto de Altos Estudios Cinematográficos de París (1973-1976). También asistió a la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, España (1971-1972).
Se especializó en comunicación para el desarrollo. Habla, además del español, inglés, francés y portugués. Ha producido una serie de videos sobre temas históricos y literatura. Trabajó para la UNICEF como consultor en distintos países del mundo. Participó de una serie de eventos literarios, cinematográficos, de video y de comunicación.
Como fotógrafo ha expuesto sus trabajos en galerías nacionales y del exterior del país, algunas de esas series son: Imágenes de Bolivia (1975), Reflejos y transparencias (1988), Altiplano (1989), Retrato hablado (1990) y Paisaje y medio ambiente (1995).
Sus principales libros en poesía son: Antología del asco (1979); Razones técnicas (1980); Sobras completas (1984); Sentímetros (1990);  Memoria de Caracoles (2000) y el cuento Cruentos (2012). En ensayo: Bolivia (1981); La máscara del gorila (Premio de Testimonio del Instituto de Bellas Artes de México, 1982); NGS Puzzle (1993); Popular Theatre (1994).