Rebajan condena al hombre que sacó los ojos a ex pareja

Escrito por  Infobae Jul 12, 2017

La Corte Suprema de Chile rebajó el martes de 26 a 18 años la condena de prisión dictada contra un hombre que el año pasado arrancó los ojos a su mujer en la austral ciudad de Coyhaique, informaron fuentes judiciales.

Recurso

La II Sala penal del máximo tribunal chileno acogió parcialmente un recurso de nulidad del juicio presentado por la defensa del imputado, y desestimó que la agresión perpetrada el 14 de mayo de 2016 por Mauricio Ortega contra su mujer Nabila Rifo correspondiera a un “femicidio frustrado”.

“Se acoge parcialmente el recurso de nulidad”, dijo a los periodistas el magistrado Lamberto Cisternas, vocero de la Corte Suprema.

“Se anula la sentencia del 2 de mayo de 2017 del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Coyhaique, sólo en cuanto condenó al encausado como autor del delito de femicidio frustrado”, precisó.

En la sentencia de reemplazo “se condena a Mauricio Ortega por su responsabilidad en calidad de autor del delito de lesiones graves”.

A raíz del fallo, que es definitivo, Ortega pasará en prisión ocho años menos que lo establecido en la sentencia original: doce años por lesiones gravísimas, cuatro años por lesiones graves, pena esta última que reemplazó al femicidio frustrado, y 541 días por violación de morada.

Desde el gobierno de Michelle Bachelet, expresaron que no están conformes con la decisión de la Corte. El pasado 2 de mayo, cuando se emitió el fallo de primera instancia, la presidenta había escrito en Twitter: “Hoy se hizo justicia con Nabila Rifo. Es fundamental que el país defienda a mujeres de la violencia y diga con fuerza #ChileSinFemicidios”.

“A nosotros, como representantes y querellantes en este caso, nos parece, insistimos (que) respetamos el fallo, pero no nos deja conformes”, dijo al diario Emol la ministra de la Mujer y Equidad de Género, Claudia Pascual.

En la fase de investigación del caso, se dio por acreditado que Ortega golpeó con dos piedras en la cabeza a Nabila antes de sacarle los ojos y luego la dejó abandonada y moribunda en la vía pública, de madrugada, en medio del frío.