El Chaco boliviano pierde 222 hectáreas forestales al día

Escrito por  Redacción Central/El País eN Jun 05, 2017

La deforestación en el Gran Chaco Sudamericano marcó un nuevo máximo en el mes de enero, en el que superó la trágica cifra de 36.000 hectáreas.

Concretamente en 2016 según los datos de la Fundación Guyra Paraguay se sumaron 36.262 de las cuales el 55 por ciento pertenecen a Paraguay, el 29 por ciento a Argentina y ya el 19 por ciento a Bolivia. Esto supone que en Bolivia se arrasaron casi 7.000 hectáreas. Es decir, cada día del mes de enero se destruyeron aproximadamente equivalentes a 222 campos de fútbol de los grandes.
El ecosistema chaqueño es uno de los más vulnerables tanto por el efecto del calentamiento global como por los efectos de la acción humana, que cada año gana terrenos sobre todo para incrementar la frontera agrícola de soja y sus derivados. El dato cobra especial relevancia en el Día Mundial del Medio Ambiente que a nivel mundial se celebra en el día de hoy.

Acciones
Para tomar conciencia, fortalecer la capacidad de la sociedad civil en la gestión ambiental es el propósito del Programa PACHA  - Pantanal Chaco bajo su visión de “Ecosistemas saludables en el Pantanal y el Chaco con participación de una sociedad civil empoderada que incide en políticas-privadas sostenibles”.
Se trata de un proyecto binacional entre Bolivia y Paraguay que promueve la generación de alianzas para el intercambio, aprendizaje y vinculación que generen soluciones conjuntas a problemas ambientales que inciden sobre el paisaje de la región del Pantanal y del Chaco entendido paisaje como un área que integra desarrollo productivo y sostenible de los grupos sociales y especies de flora y fauna que lo habitan.
El proyecto tiene una duración de 4 años, e inició en noviembre del 2016 en la región del Pantanal y el Chaco de Bolivia y el Paraguay aglutinando a 7 municipios; Machareti, Puerto Suarez, Roboré, Charagua y Villa Montes en Bolivia y distritos de Bahía Negra, Mariscal Estigarribia y Fuerte Olimpo en el Paraguay de manera directa.
La selección de los municipios se basa en criterios como la ubicación transfronteriza, conocimiento de actores, presencia de áreas protegidas, conectividad del paisaje y presencia de diversidad de sectores productivos entre otros.