Adjudicación de petroquímica del Chaco sigue en evaluación

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL/EL PAÍS EN May 26, 2017

El lío por la planta de polipropileno a instalarse en Yacuiba no ha hecho más que empezar. Algunos incluso advierten que es el preludio de un abandono definitivo del proyecto.

El escándalo de los taladros Drillmec ha descabezado administrativamente a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y varias fuerzas, advierten desde dentro, operan para enterrar en el mismo la concesión de la planta petroquímica que debería construirse a la brevedad en el Chaco.
La Unidad de Transparencia del Ministerio de Hidrocarburos, dirigida por Edmundo Novillo, insistió ayer en que se ha puesto en marcha una auditoría del proceso desde el 10 de abril, antes de que llegaran las denuncias del senador opositor Óscar Ortiz, sin embargo, dos meses después no hay respuesta sino más dudas.
El escándalo de los taladros se ha llevado por delante a 14 altos cargos administrativos de YPFB, incluyendo el vicepresidente de fiscalización y contratos. Para cuando estalló ya había una propuesta de adjudicación por parte de YPFB, firmada por Beatriz Moreno Cortez, que no se encuentra entre los funcionarios purgados, y que sugería contratar a la española Técnicas Reunidas y la italiana Tecnimont, ambas presentadas en consorcio y viejas conocidas de la política hidrocarburífera del país.

Transparencia
Edmundo Novillo, ayer en la ciudad de La Paz afirmó que la Unidad a su cargo y la Dirección de Transparencia de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPFB) consideran necesario aclarar ante la opinión pública y los medios de comunicación que desde fecha 10 de abril del 2017, vienen trabajando en la evaluación de la transparencia y la legalidad del proceso de contratación para la construcción de la planta de Propileno y Polipropileno, a solicitud del presidente de YPFB, Guillermo Achá, quien adjuntando 53 carpetas de documentación hizo la petición.
Cinco consorcios, entre los que se cuentan las empresas del rubro más grandes del mundo, como Oderbrecht y Kellog en solitario, Samsung con Intecsa, la empresa especializada de Florentino Pérez y las tres chinas, Wuhuan – WPC y QPEC, además de la adjudicada, se presentaron a la licitación. Solo los coreanos de Samsung, que ya han desarrollado proyectos en el país, llegaron hasta el final.
El FEED, una especie de diseño final antes de la construcción, que rondará los 2.000 millones de dólares, fue adjudicada a Tecnimont – Técnicas Reunidas; la primera, italiana, realizó los estudios de identificación y mercados. La segunda, española y muy ligada a Repsol en todo el mundo, construyó la planta Separadora de Líquidos del Gran Chaco que suministrará la materia prima de la futura petroquímica y se abastece principalmente desde los pozos construidos por Repsol.
Novillo justificó la tardanza en la auditoría por la complejidad técnica del proceso. “Nos obliga a hacer un análisis muy cuidadoso, recurriendo incluso a técnicos entendidos de esta área tanto interna como externa, para tener una concepción muy precisa del proceso y procedimiento de la contratación y la construcción del proyecto. Por lo delicado del trabajo y el volumen de la documentación y la magnitud del componente técnico, tomaremos el tiempo más prudentemente necesario para llegar al establecimiento de las conclusiones objetivamente sustentadas”.

Dudas en Tarija
Sobre el tema, el concejal yacuibeño Mario Cavero, ingeniero vinculado al sector, indicó que “El proceso de contratación puede haberse llevado de acuerdo al procedimiento aprobado, ya que el proceso de adjudicación de la etapa FEED - EPC ya fue detenido por varios meses antes de la adjudicación ya que fue verificado previo a la adjudicación. Lo que llama la atención es que la empresa que fue contratada para preparar todos los estudios, servicios de apoyo y luego quede habilitada para la etapa de Ingeniería y Contracción. Este detalle no solo llama la atención sino que mínimamente levanta sospechas de tráfico de influencias y ventaja para esta empresa que en última instancia se presenta en sociedad con TR y lógicamente siendo la que preparó todos los documentos del proceso tiene una clara ventaja no observada ni por YPFB ni por los demás consorcios que se presentaron a la licitación”
El asambleísta Mauricio Lea Plaza advirtió que “en general, los procesos de contratación de bienes y servicios de YPFB al estar liberados del cumplimiento de las normas vigentes para la administración pública no ofrecen garantías mínimas de corrección y transparencia – y añadió que - En el caso particular, al adjudicar la ejecución del proyecto a la empresa q realizó el  diseño del mismo, se rompe el principio de igualdad para los q participan de una licitación, por lo q es una regla q los q cuenten  con información privilegiada no participen de la licitación al estar en una situación de ventaja q evita una competencia sana y transparente”.

Incertidumbre perjudica la planificación en el Chaco

La planta petroquímica de propileno y polipropileno se debería instalar en el Gran Chaco, concretamente ya se ha definido que se ubique en Yacuiba. Con el proyecto se espera generar numerosos puestos de trabajo en la construcción y también después, una vez que se puedan instalar plantas industriales que transformen las resinas de polipropileno en productos finales. La puesta en cuestión de la obra impide que instituciones públicas y privadas tomen definiciones. Hasta el momento no se ha definido la construcción de un parque industrial en el Gran Chaco.
El proyecto, cifrado en unos 2.000 millones de dólares y con crédito del Banco Central de Bolivia pese a no haber sido siquiera contratado, es el más caro de todos los que ha abordado el Gobierno de Bolivia.