El consumo interno de gas sube a 16 MMmcd y ajusta la exportación

Escrito por  Redacción Central/El País eN May 08, 2017

El Ministro de Hidrocarburos Luis Alberto Sánchez enmarcó ayer la última polémica surgida con el embajador argentino Normando Álvarez a cuenta de la provisión de gas en un escenario político.

Al mismo tiempo recordó que “la prioridad es el mercado interno” y que el excedente es el que se envía a “los mercados secundarios de Brasil y Argentina”.
Sánchez dio también las cifras actuales de producción en el país y de consumo interno. “Cumplimos con el mercado nacional que consume actualmente 16 millones de metros cúbicos día (MMmcd) y tenemos una producción de más de 60 MMmcd. Y vamos a seguir masificando la producción porque la lucha del pueblo boliviano por la Nacionalización de los Hidrocarburos fue para que los propios bolivianos se beneficien del gas”, puntualizó el Ministro.
En noviembre de 2016 el Ministro Luis Alberto Sánchez fijó el “récord histórico de producción” cuando se alcanzaron 61,8 millones de metros cúbicos. El contrato de exportación con Brasil recoge 30,5 MMmcd y con Argentina desde el 1 de mayo 19,9 MMmcd. Cabe señalar que los contratos permiten enviar sin penalización un porcentaje inferior y que las nominaciones de Brasil han sido sensiblemente inferiores a lo contratado en el primer tercio del año, por lo que el equilibrio se sostiene.

Negocio argentino
El embajador argentino Normando Álvarez manifestó las dudas sobre la capacidad de producción de Bolivia y vinculó esas dudas a la posibilidad de firmar o no el memorándum de entendimiento sobre la compra venta de energía eléctrica.
“Eso (la declaración de Álvarez) ha sido totalmente irresponsable porque el momento que hace las declaraciones el Embajador, ese mismo día sale la noticia que habían llegado a un acuerdo para comprar GNL (gas natural licuado) a Chile; entonces lo que quiere hacer el Embajador es justificar su compra, y eso no tiene que mezclar acá en Bolivia”, remarcó el Ministro de Hidrocarburos.
Ya en 2016 se denunció en Argentina la operación que ejecutó el Ministro de Energía argentino, Juan José Aranguren, ex halcón de Shell en el cono sur, que autorizó importar GNL desde Chile a un precio cuatro veces superior al que se paga a Bolivia. En 2017 la compra, cerrada con anterioridad a la polémica, llegará a los 100 millones de dólares a un precio superior a los 8 dólares por millón de BTU (medida térmica británica utilizada) mientras que el precio boliviano actual ronda los 3 dólares.
Sánchez aseguró que entre enero y abril de este año, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) cumplió al 100% los envíos de gas acordados con la argentina Enarsa, que se negocian mensualmente en base al contrato vigente entre ambas empresas estatales.
También señaló que se conoce sobre el incremento de la demanda de gas que tiene el mercado argentino en época de invierno y dijo que los envíos del combustible a ese país, durante ese periodo, seguirán cumpliéndose al 100% en base al contrato que tiene YPFB con Enarsa. Desde el 1 de mayo el mínimo exigido en el contrato es de 19,9 millones de metros cúbicos.
Sánchez reiteró la prioridad nacional en el consumo interno y dijo que en 2005 solo 40.000 familias tenían gas domiciliario en el país y para este año esa cifra subió a 3,5 millones de familias, además los vehículos a gas eran 38.000 hace una década y en la actualidad ascienden a 400.000.

Avanzan pozos en ejecución

En la memoria de 2016 YPFB detalla siete pozos productores en ejecución, que se requerirían para incrementar la producción en el corto plazo y atender los compromisos de exportación y el mercado interno. De ellos el más inminente es Huacaya 2, en la formación de Margarita, que tendría que entrar en operación el próximo mes. También en Sábalo están previstos dos pozos más que permitan incrementar el techo de producción. En principio existe capacidad instalada suficiente para procesar hasta 70 millones de metros cúbicos.