Dos consorcios extranjeros pugnan por la petroquímica de Yacuiba

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL/EL PAÍS EN Feb 23, 2017

Dos empresas españolas, asociadas respectivamente a una italiana y una coreana, buscan adjudicarse la construcción de la Planta Petroquímica del Chaco y que, presumiblemente a tenor de las declaraciones del diputado Ignacio Soruco, será el “regalo” que el Gobierno y Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) preparan para el Bicentenario de Tarija.

En la actualidad solo dos de las cinco empresas que finalmente presentaron el 31 de octubre la propuesta para adjudicarse la construcción de la planta de propileno y polipropileno siguen en pie según la información pública dispuesta en la página de YPFB.
El primer consorcio está formado por dos viejos conocidos, pues Técnicas Reunidas ya ha construido la Planta Separadora de Líquidos de Yacuiba, que será desde donde se suministre la materia prima para la petroquímica, mientras que la italiana Tecnimont ha hecho precisamente los términos de referencia para esta licitación. La UTE conformada se denomina TCM-TR.
El segundo consorcio está conformado por la coreana Samsung, que ha provisto equipos esenciales en la planta separadora del Chaco y la española Intecsa, que es la empresa especializada de ACS, el gigante de Florentino Pérez, también conocido por su trayectoria como presidente del Real Madrid. La UTE conformada se denomina Polipropileno Yacuiba.

Etapa FEED
El contrato de la construcción de la Petroquímica de Yacuiba se ha lanzado en modalidad FEDD – EPC, es decir, en dos fases principales. La primera, FEED a costos reembolsables, incluye la ejecución de los Servicios para el desarrollo de los trabajos FEED (actividades de Definición de Alcance y Pre-Construcción), que sean necesarias incluyendo el Estimado a Libro Abierto (OBE). La segunda incluye la ejecución de los trabajos a precio fijo en EPC, es decir, un contrato llave en mano no modificable.
En la apertura de sobres de la fase FEED, el consorcio TCM-TR ha dado un precio de 12.445.639 dólares, el consorcio de Polipropileno Yacuiba ha ofrecido un precio de 11.248.264 dólares.
Después se empezará con la fase EPC, en la que la empresa se hará cargo de la ingeniería y procura final, y cuyo diseño puede tardar un tiempo. El diputado Ignacio Soruco recordó que el Banco Central de Bolivia ya ha comprometido financiar los 2.000 millones de dólares que se estima costará y cuyas ofertas de los proponentes aún son desconocidas.

Inhabilitados
Con la fase FEED han quedado inhabilitadas tres empresas, al no haber cumplido con los requisitos exigibles. Es el caso de Kellog Brown y Root, una de las gigantes norteamericanas, excluida por falta de experiencia o de la muy polémica Odebrecht, la gigante sudamericana con base en Brasil a quien se señalaba como segura adjudicataria.
También ha quedado fuera el consorcio chino Wuhuan WPC – QPEC, que había despertado no pocas especulaciones por la creciente presencia de las empresas del gigante asiático en Bolivia.
El Documento Base de Contratación (DBC), a diferencia de lo que sucede en otros países del mundo, no exige la concurrencia de capitales bolivianos en el consorcio ni la asociación con empresas locales que posteriormente puedan ir ganando experiencia en el rubro.

el
apunte

Petroquímica,
los pendientes
en el Chaco
tarijeño

La planta petroquímica todavía tardará tres o cuatro años en ser una realidad en Yacuiba, sin embargo, desde ya se señalan algunos asuntos pendientes, como la construcción de un Parque Industrial que atraiga y facilite inversiones para aprovechar la materia prima y transformarla en materias primas. También la oferta de carreras técnicas y profesionales para lograr la inserción laboral de tarijeños y chaqueños en el sector es tarea pendiente de las universidades.