Brasil siembra dudas antes de renovar contrato de gas

Escrito por  JESÚS CANTÍN/EL PAÍS EN Jul 20, 2016

Aún con la resaca del Congreso de YPFB en la cabeza, Brasil empieza a jugar todas sus armas con la mira puesta en la negociación del nuevo contrato de exportación de gas que ya se está negociando con Bolivia para sustituir al actual que vence en 2019 y que básicamente provee de hasta 30,5 millones de metros cúbicos diarios de energético a la poderosa industria paulista.

Mientras tanto, la Estatal Petrolera solo refiere que pretende contratar una “consultora de prestigio internacional” para recibir asesoramiento en esta materia.
La pasada semana, la calificadora de riesgos Fitch Raitings emitió un informe sobre la “Producción de Gas Natural en Bolivia”, el mismo fue publicado en la revista brasilera Valores y ampliamente difundido en Página Siete. En el mismo, una de las tres calificadoras que no supo prever la crisis de 2008 en EEUU pero que sigue siendo referencia mundial para cualificar las inversiones aseguró que “la perspectiva más allá de 2019 es menos clara en la ausencia de grandes nuevos descubrimientos. Para estimular la exploración y producción, las autoridades aprobaron una ley de hidrocarburos con incentivos a finales de 2015 y han esbozado un plan de grandes inversiones  arriba de  7.300  millones de dólares para 2016-2020 (21% del PIB)”, subraya el documento  emitido el  miércoles en Nueva York.
Fitch, en línea con lo ya observado por la Confederación Nacional de la Industria (CNI) de Brasil y de  la Asociación Brasileña de Grandes Consumidores de Energía (Abrace), que señaló en junio que el Gobierno de Bolivia apuesta  al campo Incahuasi, que empezará a producir desde septiembre de este año.
En ese análisis se indica que hasta 2019 el campo producirá 6,5 MMmcd y  desde esa fecha se adicionará la segunda fase con otros 6,5 MMmcd de producción, por lo que se calcula que desde 2020  la extracción alcanzará a 13 MMmcd.
 “A partir de 2025, toda la producción del campo Incahuasi se reducirá a un ritmo del 10% anual”, señala el estudio de la industria brasileña.
El estudio además arroja dudas sobre la provisión de gas a Brasil, que durante los meses de mayo y junio ha rondado los 24 millones de metros cúbicos sobre los 30 habituales. En ese sentido el presidente de YPFB, Guillermo Achá, ya ha aclarado que se cumple con las nominaciones que realiza la estatal brasilera. En ese contexto, la explicación formal tiene que ver con la producción eléctrica que aportan las nuevas termoeléctricas y también en la recesión que sufre el gigante brasilero, que ha reducido su demanda por un lado y utiliza sus propias reservas, por otro. No se descarta tampoco una posición política del nuevo gobierno de Michel Temer, sustituto de la suspendida Dilma Rousseff, respecto al Gobierno de Evo Morales. Miembros de su gabinete lo han criticado duramente en el pasado.
El ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, ya explicó durante el Congreso que se espera aportar hasta 10 trillones de pies cúbicos de gas a las reservas probadas hasta 2020. En diciembre de 2013 se certificaron 10,45. Para Sánchez son reservas suficientes para abastecer un contrato de larga duración con Brasil.

Las negociaciones
Los expertos recuerdan que el principal factor por concretar para el nuevo contrato es la definición de la fórmula de cálculo de precios. Actualmente está vinculada a la canasta de fuels cotizados en el mercado de Nueva York, aunque en el Foro de Países Exportadores de Gas ya se han escuchado algunas voces que reclaman un precio independiente, sobre todo luego del derrumbe de los precios de los hidrocarburos por la irrupción de los líquidos no convencionales.
Para determinar el precio, sobre el que el lobby paulista lleva reclamando una rebaja desde 2006, se tendrá en cuenta las reservas probadas, algo que juega en contra de Bolivia, así como la existencia de mercados alternativos. El proyecto para unir ductos con Perú que permitan acceder a los mercados de Gas Natural Licuado de ultramar y reducir la dependencia del mercado con Brasil y Argentina, vía ducto, deberá volver a ser abordado con el nuevo presidente de ese país, Pedro Pablo Kuczynski.
Sobre el sentido de las negociaciones, Achá señaló en el Congreso de YPFB que “antes de fin de año nosotros vamos a tener la firma de un contrato con una de estas empresas, consultora de talla internacional, que nos acompañará en la negociación para que podamos orientar todas las variables para garantizar que las condiciones sean las más favorables para nuestro país”, informó.

Incahuasi, la  sustitución de  los campos  tarijeños

El informe de Fitch Raitings da por hecho que Incahuasi sustituirá la declinación de los campos de San Alberto y San Antonio, que hasta el momento se bastan para abastecer la demanda brasilera. Esto supondrá para Tarija una progresiva reducción de regalías, ya que solo se abastecerá en su totalidad el mercado argentino desde Margarita.
Los estudios iniciales señalaban que el reservorio de Incahuasi, en Santa Cruz y Chuquisaca, llegaba hasta territorio tarijeño. Sin embargo, el ministro de Sánchez descartó que se vayan a dar regalías a Tarija por ese campo. Los cívicos tarijeños, no han reclamado la realización de un estudio para establecer, si procediera, un factor de distribución de ese campo.