El 60% de uva tarijeña es para el mercado nacional

Escrito por  YENNY ESCALANTE/EL PAÍS EN Feb 15, 2016

La principal fuente de producción vitícola en Bolivia es la de Tarija, por lo tanto, tras la emisión de una norma nacional que restringe desde el 20 de enero la importación de uva extranjera al país, es el departamento responsable de abastecer con este producto al mercado nacional.
Según el ex director de la Asociación Nacional de Vitivinicultores (Anavit), José Sánchez, el 60 por ciento del total de la producción de uva de mesa está destinado a satisfacer el mercado nacional, principalmente del eje central, es decir: La Paz, Cochabamba, Santa Cruz e incluso Sucre.
“Garantizamos a todo el país la existencia de la uva de mesa, estamos enviando el 60 por ciento de la producción, lo que equivale a un millón de quintales aproximadamente. Si tomamos en cuenta un promedio de 200 bolivianos por quintal de uva, tendríamos 22 millones de dólares que generamos con uva fresca”, refirió.
También dijo que no sólo se envía uva a los departamentos del eje central, sino también a departamentos como Oruro y Potosí y a las ciudades intermedias como Camiri, Yacuiba, Villa Montes y Trinidad.
Según Sánchez, la última producción vitícola tuvo un 20 por ciento menos debido a factores naturales, pero esto fue compensado con la producción de nuevas hectáreas de uva existentes en el departamento.
Sobre el tema, el concejal municipal de Uriondo y productor de uva en Uriondo, Modesto Sagredo, dijo que debido a la falta de agua y al cambio climático, la producción de uva no fue la esperada.
“Tuvimos un 30 por ciento menos en comparación a la anterior producción, pero además,  muchos están por cambiar de variedad porque la producción no está respondiendo como quisiéramos”, agregó.
Respecto al decreto que prohíbe el ingreso de uva extranjera, Sagredo refirió que no hubo resultados debido a que sigue ingresando uva por contrabando y los precios continúan bajando.
“Pese a todas las restricciones, los contrabandistas se dan mañas para ingresar uva extranjera, traen una póliza para internar manzana y en medio de este producto hay uva. Es muy difícil realizar el control, realmente vemos que no está funcionando y se provoca una pérdida para el país porque la viticultura genera muchos empleos directos e indirectos”, agregó.
Según Sagredo, si en el mercado nacional no hubiese uva extranjera, que aún entra por contrabando, a pesar del bajón que se tuvo en la producción, sí se tendría la capacidad de abastecer el mercado nacional.
Al respecto, el ex presidente de la Anavit, refirió que es probable que por las ciudades fronterizas como Tambo Quemado, Desaguadero, Villazón y otros, esté ingresando uva extranjera, pero dijo es en mínima cantidad. Pese a esto, aseguró que en la ciudad de Tarija no hay ni un grano de uva extranjera en el mercado.
El gerente de la Aduana Nacional, Paúl Castellanos, dijo que hasta la fecha no se registró en Tarija ningún comiso de uva extranjera que haya intentado ingresar por contrabando. Alegó que estos casos posiblemente se estén dando en otras fronteras pero desconoce del tema.
El Presidente Departamental de la Federación de Viticultura, José Cuellar, dijo que la restricción que realizó el Gobierno en relación a la importación de uva extranjera no fue tan estricta, puesto que algunos productores tenían el permiso correspondiente para ingresar el producto después de promulgado el decreto.
“Lo importante es que la uva se está manteniendo a su precio porque si ingresaría producto de Brasil, Perú, Argentina y Chile, la uva se abarataría. Mientras tanto, nosotros estamos manteniendo los precios de todo el producto que está saliendo a nivel nacional”, aseveró.

 

Capacidad para abastecer el mercado nacional

 Según el Presidente de la Federación de Viticultura, José Cuellar, no se tiene la capacidad de abastecer el mercado nacional en su plenitud, debido a que no se produce lo suficiente. Actualmente, tan sólo se llega al mercado nacional con el 35 por ciento de producción vitícola y el resto, se abastece con uva extranjera ingresada al país de manera legal o ilegal. “Lo que debemos hacer para enfrentar esto es aumentar el número de hectáreas, producir uva de calidad y ser competitivos”, agregó.