Suspenden proyecto Guadalquivir en Uriondo por falta de recursos

Escrito por  JESÚS R. CARDOZO G./EL PAÍS EN Feb 01, 2016

La Asociación  Accidental Guadalquivir conformada por las empresas Casa Grande y Erika decidieron paralizar  la construcción  proyecto de riego Guadalquivir-Cenavit-Calamuchita que inició su ejecución el 2014 en el municipio de Uriondo. Argumentan que las autoridades departamentales y la Subgobernación de Uriondo  adeuda planillas de pago desde septiembre de la pasada gestión.
La deuda por el retraso de tres  planillas que deben cancelar la Gobernación y la Subgobernación de Uriondo a las empresas ejecutoras para que reinicien los trabajos de construcción del canal de riego en el Valle de la Concepción, asciende a una suma superior a los 12 millones de bolivianos, según informaron.
El dirigente de la primera sección de Avilés, Carlos Acosta, confirmó esta situación al manifestar que por falta de recursos económicos, el proyecto de riego más grande del valle central está paralizado por deudas con las empresas ejecutoras y también porque las autoridades no destinaron  presupuesto económico esta gestión para la continuidad del proyectos.
Ante esta situación, el dirigente de Uriondo informó que las más de tres mil  familias de las 13 comunidades beneficiarias, se declararon en estado de emergencia y demandan a las autoridades gestionar recursos económicos ante instancias nacionales y los ministerios  para la continuidad de la obra.
La obra que inició su ejecución el 2014, llegó a una ejecución física  del 45 por ciento hasta la fecha, mientras que en lo económico sobre pasa el 35 por ciento, aseguró el dirigente de la Federación Sindical Única de Comunidades Campesinas de Tarija (FSUCCT), Eider Quiroga. Según él, con la paralización de la obra se corre el riego de no concluir los trabajos en el plazo establecido que es el 2017.
Asimismo, el dirigente informó que pese a que el proyecto de riego tiene casi una ejecución del 50 por ciento, las familias campesinas no podrán  beneficiarse con el mismo a consecuencia que la obra fue ejecutada por tramos salteados y no de manera continua, como establece el proyecto original de obra de riego.
El subgobernador de Uriondo, Ariel Ortega, confirmó la información brindada por los campesinos, que es la preocupación de más de tres mil familias beneficiarias, y aseguró que están gestionando ante el gobernador, Adrián Oliva, los recursos económicos para el pago de las planillas retrasadas a las empresas ejecutoras, que superan los 12 millones de bolivianos.
La autoridad provincial manifestó que la paralización del proyecto también se debe a la época de lluvia, por lo que en el mes de marzo las obras nuevamente tendrían que reiniciar. Para este cometido, la Subgobernación destinó en el POA de esta gestión más de 30 millones de bolivianos para la continuidad del proyecto.
Entre tanto, el secretario de Gobernación, Luis Alfaro Arias, manifestó que asignarán los recursos suficientes esta gestión para la continuidad de la obra, debido a que los proyectos de riego y represas son las principales prioridades del gobernador.
El proyecto de riego Guadalquivir-Cenavit-Calamuchita que inició el año 2014 tiene una inversión superior a los 183 millones de bolivianos, donde contempla obras construcción y supervisión, acompañamiento y mitigación. Los trabajos de este proyecto deben concluir la próxima gestión.

 

Buscan ampliar la frontera agrícola

 Los productores de vid del municipio de Uriondo, tras la promulgación de la Ley 774 de Promoción de la Uva, Singani y Vinos de Altura, demandan a la Gobernación y al Gobierno, ejecutar el plan de habilitación de nuevos viñedos en el Valle de la Concepción y el Valle central de Tarija, tal como establece la normativa. Según el ex dirigente de Asociación Nacional de Viticultores de Tarija, José Sánchez, se quiere ampliación la frontera a 10 hectáres de producción de uva.