×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 46

Murray venció a Federer y es finalista

Escrito por  Ene 26, 2013

MELBOURNE
El escocés Andy Murray, tercer favorito, superó al suizo Roger Federer (2°) por 6-4, 6-7 (5), 6-3, 6-7 (2) y 6-2, en cuatro horas de acción, y jugará la final del Abierto de Australia ante el serbio Novak Djokovic, número uno del mundo.

Murray, desde un primer momento, salió a la cancha con dos claros patrones en su juego: ser agresivo con sus tiros, por un lado, y cargar alto sobre el revés de Federer, por el otro. La idea tuvo grandes frutos en los primeros 45 minutos de acción, en los que logró sacar la primera buena diferencia con un 6-4.
La luz de ventaja, cabe destacar, la obtuvo rápido, apenas en el cuarto game. El suizo no se mostró fino con su servicio (58% de efectividad con su primer saque) y empezó a verse en apuros. Una buena serie de golpes del escocés, que trató que el número dos del mundo siempre pegara la derecha en movimiento, para el quiebre.
Murray, con el 3-1, mantuvo el control. Tuvo más chances de break, pero no logró capitalizarlas. Pero sí se quedó con el primer objetivo, con una interesante marca de 16 tiros ganadores -también 16 errores no forzados- que dejó en claro su intención de atacar.
La balanza empezó a equilibrarse. Los tiros ganadores comenzaron a ir y venir por lado, mientras que Federer hacía una pequeña diferencia con sus constantes subidas a la red. Así, al tie-break. Y ahí dos situaciones que sentenciaron la historia: dos errores no forzados de derecha del británico en el inicio y un passing de revés de Roger ante un smash de Murray. Luego de 58 minutos, set por lado.
Haber perdido su primer set en el certamen poco le importó a Murray. Menos aún le hizo efecto la amenaza de Federer de llevárselo por delante. El escocés soportó el pequeño envión del suizo y luego volvió a manejar los hilos del match con tranquilidad, esta vez desde su servicio.
Un quiebre oportuno -y muy claro- en el 3-2 dejó todo a merced del británico, que ratificó la ventaja con un game de saque perfecto: dos aces, uno desde un pedido de challenge, y un saque ganador para poner el 5-2 que prácticamente liquidó el tercer set. Finalmente fue 6-3, en 36 minutos. Y nuevamente la ventaja para Murray.
El cuarto set, sin dudas, le agregó la cuota de emoción que quizá le faltaba al encuentro. Federer, luego de salvarse con su servicio, quebró a Murray por primera vez en el partido y llegó a sacar una diferencia de 4-1, pero el escocés, muy ofensivo, logró recuperarse y después, en un enorme game, puso el 4-4. De ahí en adelante, tenis de alto vuelo.
El británico se mostró mejor plantado, con golpes más firmes y en constante posición de ataque. Federer estaba en un lugar más defensivo y hasta algo impreciso, tal es así que tres errores no forzados lo pusieron entre la espalda y la pared en el 5-5. Quedó 0-40; y vio caer su servicio.
Sin embargo, guerrero de mil batallas, aprovechó las dudas de Murray para cerrar el duelo. El escocés, inconscientemente, cedió la iniciativa, quizá tratando de cuidar más sus tiros. Y Federer no lo dejó pasar. Le puso pimienta a cada uno de sus disparos y se terminó quedando con el cuarto set por 7-6.