Investigan estimulación cerebral para tratar desórdenes alimentarios

Escrito por  PL Mar 17, 2017

La estimulación cerebral puede servir como terapia para tratar desórdenes alimentarios como la anorexia y la bulimia, según un estudio publicado hoy en la web especializada Jano.

Este mecanismo, utilizado de forma no invasiva, puede disminuir el hambre y el deseo de comer de las personas con trastornos vinculados con la comida, afirmaron los autores.

El objetivo de la investigación fue comprobar el efecto de esta técnica en pacientes con obesidad leve y ampliarlo a partir de mayo a los que sufren obesidad mórbida u otros trastornos alimentarios, como la anorexia.

La terapia consiste en estimular la actividad del córtex prefrontal dorsolateral y disminuir la del cerebelo mediante la aplicación de una corriente eléctrica muy leve que el paciente casi no percibe, precisó el texto.

Según expertos, esta es la primera vez en el mundo que se hace un estudio en que se activa a la vez una parte del cerebro y se inhibe la otra.

La estimulación cerebral no invasiva se utiliza para tratar diversas patologías, pero aun no está aprobada para los trastornos alimentarios.

Las personas con padecimientos de ese tipo, como la obesidad y la anorexia, aunque tienen características particulares, comparten un factor: alterar el proceso de toma de decisiones en relación con la ingesta de comida.