Martes, 04 Febrero 2014 02:46

La escritura de una mujer herida delata a su agresor

REDACCIÓN CENTRAL/EL PAÍS
 “Ella escribió el nombre completo de la persona que le intentó matar”, refirió un policía tras haber atendido el caso de una mujer que fue agredida con un cuchillo en el bosquecillo del barrio Juan XXIII, la misma que presentaba cuatro heridas punzocortantes en el tórax y otra en el cuello, lo que le impedía hablar.

Todo empieza en una relación sentimental de un año que tuvo una estudiante (18 años) de la carrera de Arquitectura con su compañero (22 años), la que terminó por situaciones desconocidas en agosto de 2013.
Desde entonces empezó la obsesión de este joven por retomar la relación, que de manera enfermiza le rogaba a ella regresar, y después pasó a las amenazas por celular mediante llamadas y mensajes, con citaciones en lugares solitarios, pero casi a fines del año pasado, la joven empezó una nueva relación. “Él se entera que su exnovia había tenido un nuevo enamorado, desde ahí comienzan las amenazas, su mamá dijo que ella recibía amenazas, y también su chico, a quien citaba en lugares alejados”, refería uno de los familiares de la joven.
Con el pasar del tiempo se hacía más evidente la intención del hombre de agredir físicamente a la mujer, y ella le cuenta confidencialmente a su hermana que él le decía que si no era de él, no iba a ser de nadie.
El sujeto dijo en varias oportunidades que tenía intenciones de encontrarse con el novio actual de la joven. “Su enamorado había contado a uno de sus familiares que recibió amenazas y que le había citado en un asentamiento por la zona de Las Barrancas, para hablar sobre esta situación, pero él nunca accedió en ese entonces”, relató el informante.

LA CITA SOMBRÍA
La madre de la joven relató que su hija, mientras estaba en su dormitorio, cerca de las cinco de la tarde del viernes pasado recibió una llamada de una persona que le citó en el bosquecillo del barrio Juan XXIII, ubicado a dos cuadras de su domicilio y de la Estación Policial Integral (EPI) Moto Méndez.
Luego apuñalarla cuatro veces en el tórax y una en el cuello, el sujeto se aleja del lugar llevándose el celular de la joven, y ella logra salir hasta un lugar donde se desvanece pero es vista por algunas personas, quienes llaman a la Policía pidiendo auxilio.
Ante la gravedad del caso, se presentan en el lugar funcionarios de la Dirección de Bomberos de la Policía Boliviana, quienes llevan a la víctima al hospital Obrero, donde es  atendida en la sala de urgencias por médicos de turno.
Mientras eso ocurría, policías de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) se constituyen en el hospital, donde la mujer, que no podía emitir palabras por tener una herida en el cuello, logra escribir el nombre de su agresor antes de ser ingresada al quirófano, donde logran reconstruirle la tráquea tras cuatro horas de intervención. “Los médicos esperan que se recupere de la tráquea, y que despierte para ver como evoluciona su salud”, señaló uno de los policías investigadores.
Con la identificación del agresor, la Policía inicia un operativo y lograr aprehender al sujeto a las 11:25 del siguiente día, cuando estaba en su casa ubicada en proximidades de la parada al norte, de donde lo sacan para ponerlo en conocimiento del Ministerio Público, que realiza la imputación para llevarlo ante la justicia.

AUDIENCIA CAUTELAR
El juez cautelar, en la audiencia que inició a las 15:20 y concluyó a las 17:40 de ayer, determinó la detención preventiva del imputado en la cárcel de Morros Blancos mientras continúa la investigación. “Quería matarla, le robó su celular para levantar sospechas de que se tratase de un robo”, señaló el investigador.

Visto 278 veces
JT Fixed Display