Viernes, 29 Julio 2011 03:22

Pintor tarijeño crea el arte “Losangino”

René Aguilera Fierro
Como una emergente necesidad, el artista vuelve sobre sí mismo para mirar su entorno de otra manera, grotesca, desfigurada, con mayor color y volumen, es una síntesis de lo acumulado, planteado  como una novedad pictórica;
no hacerlo, era una traición a sus inquietudes y entubarse en la cotidianidad, puesto que el tiempo y espacio son circunstancias no electas por el hombre, ellas estarán siempre ahí. Por ello, entremezcló sus conocimientos, prácticas e inquietudes con las formas del losange, en las que los seres humanos se acomodan al rombo o; más propiamente, al romboide, simétricos en sus laterales y abultados en su parte media, los vértices, corresponden a pies y cabezas; la figura geométrica pierde las aristas por puntas romas hasta adquirir modalidades de volumen y peso, lo que les otorga equilibrio; el autor le proporciona mayor dimensión a la parte baja del romboide; de ahí que el losange se proyecta en el Arte Losangino de Villca. De los 2800 cuadros pintados por el artista, una tercera parte están enmarcados en esta nueva corriente pictórica y, la mayoría de estos reflejan la temática regional tarijeña, también los hay de corte universal. Les ofrecemos parte de la biografía del artista.

La vida del artista
Ariel Villca Llave, nació en Tarija el 20 de febrero de 1980, sus padres, Pelagio Villca y Eustaquia Llave, es el segundo de cuatro hermanos: Zulma; Ariel; Dilver e Ingrid. Realizó sus estudios primarios en la Escuela “José Manuel Ávila”; “Avelina Raña” y culmina la secundaria en el Colegio Nocturno “Eustaquio Méndez”. Casado con doña Natividad Sullca, de cuya unión son Dalí y José. Por razones obvias, no ingresa a la universidad, pero no descuida sus clases de pintura con el pintor Dinamarqués Henry Helgarnet, a la sazón residente en la ciudad de Tarija, fue su maestro y amigo, le enseña los secretos del pincel, el comportamiento de la tela y el equilibrio de los colores. Al partir a su país, le deja como legado una colección de sus obras y se lleva otras de Ariel Villca.
El artista, desde muy pequeño sintió el llamado del arte, en el kindergarten gana su primer permio en dibujo; cuenta que su madre estando embarazada, sentía deseos incontenibles de pintar, por ello cree, que era el mismo que instaba a su madre a pintar. Cuando contaba con 10 de edad, su padre los abandona y, a partir de entonces la vida se recrudece en su hogar; doña Eustaquia debe redoblar sus esfuerzos para mantener a sus hijos, los hijos mayores también deben buscar la forma de colaborar en la subsistencia propia y de sus hermanos. El ambiente de necesidad y penurias, templa su carácter y define claramente el concepto de pobreza y, del ser humano como tal. Una vez bachiller, se incorpora al contingente laboral, no obstante, jamás dejará de pintar. Sus inicios, son las del copista, utiliza lápiz, crayones, acuarela, óleo, tallado en madera y modelado en arcilla. Tuvo varias etapas en las que fue acomodando su carácter y estilo a sus obras, fue una transición que manejó con disciplina y mucho esfuerzo, aquella que había visto en su maestro dinamarqués Helgarnet. El artista piensa que en sus trabajos hay la influencia del colombiano Botero en el tratado de los volúmenes; del boliviano Mamani Mamani y de los clásicos Salvador Dalí; Rubens y otros maestros del arte. Lo importante, indica, es que en su trabajo incorpora el amor, movimiento y la estilización de las figuras, sin llegar a la caricatura, sus personajes tienen su propia personalidad, tengan o no rostro. Ariel Villca, manifiesta abiertamente que sus obras comunican el acontecer del momento; la tradición y costumbres de la región, aportando a la evolución del arte chapaco. El conformismo no está en su léxico, por ello es audaz, intrépido en sus planteamientos e incursiona en lo novedoso, aunque ello le signifique críticas adversas.
En la ciudad de Cochabamba gana el primer Premio con su obra “La Danza Unicornial”. En realidad, el estilo actual data del año 2005, deseoso de innovar lo tradicional de la plástica rutinaria y; atrapado en las diversas tendencias de la plástica universal, concibe las figuras de la realidad, las altera deliberadamente en color y forma, en las que el tiempo y espacio son relativos a su cosmos, decir, vistos desde sus diversos ángulos y caras. Les añade un surrealismo mágico, colores, volúmenes; sin perder del todo las proporciones.
El arte que cultiva, no pierde el toque del impresionismo o del realismo en su modo de ver las cosas. Cuando pinta, trata de imitar alguno de los artificios del tarijeño René Subelza.

Las obras del artista
Entre sus obras, se cuentan los Murales: “La Custodia de los ángeles”, para la Empresa Industrial “La Colmena” (San Mateo, Tarija), mide 12 x 4 metros, fue realizado en 51 días, trabajo alrededor de 20 horas diarias. El mural “Virgen de Fátima” para la iglesia y barrio del mismo nombre de la ciudad de Tarija; el Mural “Viñedos” para el Centro Nacional Vitivinícola del Valle de Concepción. Tomó como obra el pintado de 80 m2 de plafones para la casa de la familia Oliva (Tarija); 12 cuadros para la Iglesia catedral (para suplir los sustraídos); indica que pintó alrededor de 2800 cuadros de diferentes dimensiones, los que se encuentran en las ciudades de Tarija; Bélgica; Dinamarca; Argentina; Chile y, en varias ciudades de Bolivia, las que conforman colecciones particulares de 20 cuadros cada una, como la del Dr. José Ramallo Guillén; Club
Social “Tarija”; CIABOL, entre otras, como su incursión en el tallado; el año 2009, realizó “El Velero”, un tallado en madera de cedro, trabajo para la Iglesia “San Martín de Porres”, de 1.20 metros, consta de dos angeles, en medio un rostro colonial, con mesón con base y patas talladas en espiral, con detalles de uvas, hojas de parra, zarcillos. En alguna época, para vender sus pinturas, debió peregrinar por la ciudad con sus cuadros bajo el brazo, días y días, a fin de conseguir algún recurso de subsistencia. Estado que lo llevaban al desanimo y dedicarse a otro oficio que le reportara un ingreso seguro, que pudiera reconfortar a su familia que le reclamaba y de ninguna manera comprendía su vía crucis de artista, sin embargo, se mantuvo aferrado a sus pinceles. Con las obras realizadas, tiene alguna tranquilidad y alivio económico, pero no el suficiente como desearía para despegar hacia el mundo exterior. Por el momento, el artista se encuentra abocado en la preparación de bocetos para sus proyectos, propuestas que las envía a instituciones y personas amantes del arte, actividad que le genera trabajo permanente y manera independiente. En el último tiempo, se encuentra tesoneramente empeñado en completar una colección de modelados en arcilla de personajes de sus cuadros, todos con su arte Losangino, gordos, romboides. Piensa que le falta mucho por aprender; consciente de su transitoriedad por la vida.

Visto 637 veces

Bienvenido a la hemeroteca virtual de El Pais Plus Bolivia. Haga doble clic sobre la tapa de la edición que quiere abrir virtualmente. Para una mejor experiencia le proporcionamos la siguiente guía: 

   Utilice las flechas para dar vuelta a las páginas, adelante o atrás.
  Para acercar o alejar una página (zoom) presione la lupa o haga doble clic sobre la página que está viendo, otro doble clic para alejar.
  Si desea imprimir una página, presione este ícono y elija en los íconos emergentes si desea imprimir la izquiera, las 2 visibles, o sólo la derecha. En el caso de la tapa solo verá activada la opción de imprimir la página derecha.
  Si desea desactivar o activar el sonido al voltear las páginas, presione éste ícono.
  Presionando éste ícono puede ver la edición virtual en Pantalla Completa. Para salir vuélvalo a presionar. De esta forma tendrá una mejor visión de las páginas.
   Estos números le indican qué paginas de la edición está viendo.

 

Le puede interesar también...

JT Fixed Display