Miércoles, 21 Febrero 2018

Reactivación y subgobernadores en la agenda de la semana

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL EL PAÍS EN Feb 05, 2018

Último empujón hasta Comadres, Carnaval y después se espera que al fin arranque el año político en Tarija, que ha dedicado las primeras semanas del año a tantear el terreno y a ocultarse detrás de la información nacional, que ha cubierto gran parte de la coyuntura con cambios de gabinete y sobre todo, el recuento de víctimas tras la imposición y posterior abrogación del Código Penal.

En Tarija, la Gobernación ha abonado el terreno para cambiar el relato, la crisis ha terminado y los buenos resultados empiezan a llegar. Se han conseguido más de cien millones de dólares de financiamiento extra para culminar algunos de los proyectos que habían quedado paralizados tras la paradigmática gestión de Lino Condori. Se prevé también que el incremento del barril de petróleo traiga buenas noticias para el departamento, que tendrá más espacio en el presupuesto como ya auguró el presidente Evo Morales, quien instruyó modificar el presupuesto al alza.
El gobernador del departamento, Adrián Oliva, en su informe del pasado miércoles, dibujó el escenario de reactivación que pronto empezará a acompañarse de datos y también tendió la mano a los diferentes frentes políticos del departamento que se han ido formando no tanto al calor de las coincidencias políticas sino de los intereses coyunturales, a concentrarse en la “reactivación económica” como gustan de llamar.

División en el MAS
La pelea interna del MAS ha alcanzado grandes dimensiones y se espera la llegada del presidente Evo Morales, anunciada para el 10 de febrero, sábado de Carnaval, para ponerle fin a la situación. Dos veces la dirección nacional ha cerrado filas con el presidente electo orgánicamente, el campesino carapareño René Sánchez, y dos veces los campesinos, en pinza con poderosos invitados, han logrado poner en tela de juicio esta opinión. Se identifican tres frentes operando: el de Walter Ferrufino, el de Sara Armella y Osvaldo Fernández y el de Roberto Ruíz y Eider Quiroga. En juego está la influencia que la dirección nacional del MAS pueda tener o no tener en la constitución de las listas electorales para las elecciones de 2019 y 2020, cuya posibilidad de unirse gana cada día más fuerza.
La pelea del MAS se traduce también en asuntos políticos concretos que están dando cuerda a la gestión. La presidenta de la Asamblea Legislativa comprometió para el 16 de enero la constitución de una mesa amplia para tratar la Ley Electoral, una de las últimas orgánicas que quedan por desarrollar del Estatuto Autonómico y que tiene particular importancia.
La Ley Electoral, si se ajusta al Censo de 2012, debe quitar curules a diferentes provincias y sumarlas en Cercado, algo que no acaba de gustar. Al mismo tiempo, la polémica por cómo elegir a los asambleístas, si bien en formato uninominal bien en plurinominal también está en el aire. El MAS goza de una mayoría absoluta y cómoda en la Asamblea actualmente (16 votos propios, sin tener necesidad de exprimir los dos aliados de ISA – Villa Montes o los tres indígenas), que se comentan sobre la base del poder rural y el reparto proporcional de los votos para los asambleístas territoriales. Para los opositores al oficialismo, crear una especie de circunscripciones les permitiría tal vez aspirar a un mayor equilibrio.
Con todo, el debate que se vivirá más intensamente en la Asamblea Legislativa Departamental es el de permitir o no la elección directa de subgobernadores, algo eliminado del articulado por el propio Tribunal Constitucional. Existen dos posturas claramente enfrentadas: una que recuerda el enorme daño económico causado por las estructuras creadas en paralelo a la Gobernación y a las autoridades municipales y que han endeudado sin control ni responsabilidad a todo el departamento de Tarija para construir obras particulares, y la otra que habla abiertamente de saltarse la Ley y convocar esa elección porque son un “patrimonio” adquirido de las provincias. Esta decisión podría tener consecuencias penales.
En el MAS la opción de apoyar a los subgobernadores cotiza a la baja ante la perspectiva de que los asambleístas ganen sin ellos más influencia en el territorio y en la toma de decisiones. En la actualidad, el poder legislativo se somete al ejecutivo provincial, que ni siquiera se ha disciplinado en acudir a la Asamblea a brindar el informe correspondiente.

 

el
apunte

Municipios a
la carga con
la Ley del 8%

El asunto suena como viejo y recurrente, pero el presidente de la Asociación de Municipios de Tarija (AMT) ha vuelto a la carga con la reactivación de la Ley del 8 por ciento de transferencia directa de recursos a los municipios, una ley que trata de engancharse en la estructura jurídica del Estatuto como la Ley Orgánica que allí contempla pero que sin embargo se ha convertido en coyuntural y cerrada. Desde la Asamblea se plantea abrir un debate que defina los criterios para definir las concurrencias entre unos y otros y saber a qué municipios se les puede entregar más y a cuales menos, mientras que la opción del 8 por ciento plantea una linealidad.
En los próximos días el debate debería enmarcarse, salvo que solo tenga pretensión de resurrección política.