Sproule hará certificación de las reservas de gas de Bolivia

Escrito por  Redacción Central/El País eN Feb 03, 2018

A la tercera fue la vencida. Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) colgó ayer en su página web la resolución de la tercera licitación convocada para certificar las reservas de gas y petróleo disponibles en el país.

La resolución contrata a la consultora canadiense Sproule International Limited, con sede en Calgary.
“Efectuada la evaluación del proceso de contratación, la empresa Sproule International Limited se adjudicó” la cuantificación y certificación de reservas de hidrocarburos en Bolivia al 31 de diciembre de 2017, se lee en el informe de la estatal y que fue rubricado por Stephanie Laffert, analista de contrataciones, el 1 de febrero de 2018.
Sproule es una de las consultoras que más ha crecido en Latinoamérica en los últimos años, aunque tiene más de 60 y, según su propio espacio web, “es reconocida por su experiencia en cifrar con precisión las oportunidades del subsuelo, hasta aumentar la confianza de los accionistas mediante evaluaciones económicas independientes de las reservas de petróleo y gas”. La consultora, que se presentó en las tres ocasiones, se mostró más interesada en las diferentes ocasiones en las que se convocaron preguntas y reuniones de aclaración. La oferta de la canadiense fue una de las más económicas, pues se quedó en 750.000 dólares.

Proceso en marcha
El proceso de cuantificación y certificación de reservas se realizará utilizando los métodos más avanzados y comúnmente aceptados en el mercado internacional. Para ello, Sproule recibirá toda la información de parte de Yacimientos relacionada a los 18 campos petroleros y los 43 campos gasíferos operativos en el país.
El proceso prevé la validación del modelo estático, la revisión de las pruebas de pozo realizadas por los diferentes operadores, la validación de fluidos en base a la selección de los datos disponibles relativos a análisis de muestras y finalmente la cuantificación y certificación.
La metodología propuesta contempla la revisión de la información proporcionada por YPFB, el desarrollo del trabajo aplicando los métodos internacionalmente validados y reuniones con los operadores antes de la entrega final del trabajo.
De acuerdo a las declaraciones del ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, las reservas podrían estar certificadas hasta el mes de mayo de acuerdo a los plazos establecidos en el Documento Base de Contratación.
“Hemos tenido una tasa de reposición mayor a uno, eso significa que hemos repuesto todo lo consumido y hemos incrementado. Claro ejemplo es que el 2013, cuando certificamos, ya no eran 9,9 (2009), eran 10,45 y seguramente la empresa que nos certifique estará por un valor similar”, sostuvo el Ministro augurando lo que la certificación dirá sobre Bolivia.

La certificación, un instrumento de planificación necesario

La certificación de reservas es un instrumento necesario de planificación que interesa no solo al Gobierno Nacional sino también al departamental, pues le permite estimar las reservas e ingresos por concepto de venta y regalías que se pueden cobrar en un plazo de tiempo determinado.
Para el Gobierno boliviano es un instrumento que le permitirá definir el rumbo en el corto plazo. En los últimos meses ha quedado en el olvido la licitación de la planta petroquímica del Gran Chaco, que ya tenía informe de adjudicación en marzo de 2017 pero que fue anulada por el escándalo colateral desatado en la estatal petrolera por la compra de taladros. La incertidumbre sobre el gas disponible por los contratos de exportación a honrar son un hándicap que se toma en cuenta.
Una certificación optimista podría permitir al Gobierno avanzar en la propuesta de unir ductos con Perú para alcanzar el océano e ingresar así en la exportación por barcos metaneros. También cabe la posibilidad de esperar a la resolución del juicio por la demanda marítima y abordar el proyecto integralmente.