Domingo, 15 Septiembre 2013 00:00

“ODA AL PRÓCER MOTO MÉNDEZ” CANTATA ÉPICA

Valora este artículo
(0 votos)

(19 DE SEPTIEMBRE 1784)

En Bolivia, pocos compositores han sido capaces de prosperar dentro de la diversidad creativa que representa dos mundos separados, pero paralelos a la música folklórica y la música clásica. Probablemente podríamos mencionar a Caba, Viscarra Monje o el polifacético Mendoza Nava y algunos más; sin embargo, el que puede representar estos dos mundos que mencionamos es el compositor contemporáneo Atiliano Auza León. El mismo que compuso la letra y la música de la cantata épica “Oda a Moto Méndez”.

Esta obra se estrenó el 19 de septiembre de 1984, en el cine teatro Gran Rex, con motivo del cumplimiento del bicentenario del nacimiento del guerrillero y prócer tarijeño, Dn. José Eustaquio Méndez. Estreno que tuvo un total éxito, con la participación de cuatro cantantes: María Eugenia de Kaune, soprano; Ingeborg Fischer, contralto; Pablo Aranda, tenor; Sebastián Fischer, bajo; Luz María Achá, narradora; Juan Antonio Maldonado, piano; todos bajo la dirección del autor, profesor Atiliano Auza León.
Es de mencionar que la creación de esta cantata y su posterior presentación al público de Tarija y de La Paz, se debió a la decidida y eficaz cooperación del Alcalde Municipal de esa época, licenciado Walter Mogro.
El autor escogió esta forma poética de expresión por el aval histórico que la Oda representó para el mundo helénico, es decir como poema épico cantado por los rapsodas y poetas en la antigua Grecia.
Son conocidas las famosas Odas de Píndaro y los poemas Homéricos que cantan la edad heroica de su pueblo exaltando tradición de valor, civismo, lealtad y libertad, frente a la opresión y dictadura colonialista. Valedera convicción para que el autor Auza León, dedique la obra en letra y música al fausto guerrillero de la independencia de Tarija librada en los campos de la Tablada, el 15 de abril de 1817 con los célebres patriotas: Méndez, Uriondo, Avilés y otros como los valientes chapacos montoneros (habitantes naturales del valle de Tarija) que defendieron con braveza la heredad nacional.
La Oda a Moto Méndez, es una obra de heroísmo y liberación expresada en símbolos musicales que recorren desde el sencillo tradicionalismo tonal de la melodía con elementos folklóricos de Tarija, hasta modernos acordes derivados del sistema modal y polimodal con una rítmica de variación constante, radicando allí la mayor importancia de la obra.
El texto asume la presentación del héroe desde sus años mozos y sus tremendas ansias de libertad en acciones que pronto encuentran eco en la guerra de la Independencia Americana de los 15 años.
El escritor y abogado Alberto Sánchez Rossel en su libro: “Moto Méndez, el caudillo chapaco”, señala en un párrafo de sus acotaciones preliminares: “Es sobradamente conocido que nuestro glorioso caudillo fue el protagonista señero de la Batalla de La Tablada en abril de 1817. A fines del mismo año, derrotó en San Lorenzo a Manuel José Vaca. De lo dicho, emerge irrebatible esta verdad: Eustaquio Méndez no abandonó la lucha ni antes ni después de 1818”. Octavio O´Connor D´Arlach, en su obra: “Calendario Histórico de Tarija”, dice: “El 5 de mayo de 1817, el general La Madrid que, apartándose de las órdenes del general Belgrano, desvió su camino entrando a Tarija, donde obtuvo la victoria de La Tablada, sale de la ciudad para dirigirse a Chuquisaca con 400 soldados argentinos y 500 tarijeños escogidos de los escuadrones de Méndez, Uriondo y Avilés, y derrota a las fuerzas realistas en las proximidades de la actual ciudad de Sucre, en el lugar llamado Cachimayu”.
Este es el relato histórico que a grandes rasgos muestra la Cantata Oda a Moto Méndez y sus montoneros, inspiración del compositor e historiador de la música boliviana Don Atiliano Auza León.


BICENTENARIO DEL NACIMIENTO DEL GUERRILLERO CHAPACO JOSÉ EUSTAQUIO MÉNDEZ ARENAS
ODA A MOTO MÉNDEZ
–Cantata épica para cuatro solistas, coro y orquesta y un narrador-
Compositor: ATILIANO AUZA LEÓN
EL CAMPO DE IRUYA
Caudillo de mil jinetes
noble y aguerrido el Moto Méndez va
marchando sobre el campo de Iruya.

El más valiente guerrero del sud
de cuántos vio la campaña del Alto Perú.
Repican tambores y trompetas
al son del combate feroz;
Sella y Canasmoro, San Lorenzo y el Mollar,
Karachimayo también,
son testigos del gesto y bravura
del chapaco Moto Méndez
el patriota indómito.

Guerra y muerte es el grito de los patriotas
que luchan con denuedo
en las lomas de Tarija,
guerra y muerte se extiende
en las vastas llanuras de La Tablada.

Guerra y muerte van en pos del altivo
enemigo: Realista.
Sella y Canasmoro, San Lorenzo y el Mollar,
Karachimayo también,
son testigos de los heroicos
y valientes chapacos,
los valientes chapacos de sostenidas
y encarnizadas luchas
hasta lograr la victoria final.

2ª intervención del narrador

LA NOCHE ES TORMENTOSA

Los campos de batalla se tornan de plomo
y aumenta la exhalación mortecina;
el destino cruel estrellado
contra las recias vidas alarbes
envía a la parca fatal e implacable
para sembrar la tierra de yertas figuras
¡ay! Vida, efímera y divina.

La noche es tormentosa,
el hado maligno
al primer paso presagia
agonía, muerte y destrucción.
Con el trágico signo del cuchillo
que impetuoso desenvaina
enciende la funesta llama
que con furor al mundo derrama,
y sobre la diestra mano
corta el muñón de cuajo.
Así, se eleva inmortal leyenda
que en siglos crece y se agiganta:
la del Gran Moto Méndez Arenas,
el manco Glorioso y Valiente.

3ª y última intervención del narrador

15 DE ABRIL

La alborada del 15 de abril
envuelta aun en su túnica obscura,
se iluminó de luces rojas,
fogonazos de llamas encendidas;
eran los fusileros prestos al cruento combate,
eran los bizarros montoneros de Méndez,
que rasgando el aire con el tronar
de los cañones en lucha feroz, despiadada y cruel
arrasando con gran brío y febril coraje
los últimos reductos de los rendidos realistas.

Preludio inefable de la épica batalla,
la apoteosis de Méndez por la libertad americana,
libertad anhelada y bendecida.

Honor y gloria al coloso chapaco
y a los patriotas tarijeños
que por vez primera sembraron
la conciencia del ser americano LIBRE
en los inmortales campos de LA TABLADA.

Tierra americana, magnánima y generosa,
tus hijos te veneramos y glorificamos.
Tú eres la patria de amor, unión y libertad;
la sangre derramada es tu fuerza inmaculada
y con ella lucharán:
el niño y el joven, el indio y el minero,
el citadino y el poeta, el campesino y el obrero;
todos tus hijos lucharemos por ti.

TARIJA, TIERRA AMERICANA
TARIJA, TIERRA BOLIVIANA.

Visto 1496 veces

Le puede interesar también...