Cántaro


El encantador paisaje de la zona alta de Tarija            

(Fotografía: Elizabeth Elías Hoyos)

20 Julio 2014

Poema

Carlos Ramiro Ruiz Ávila

Cuelga la tarde su sombra
En los aleros del patio
Aromado de glicinas
Y, el azahar de los naranjos.

Compilación: Fernando Arduz Ruiz

    Anne-Louise Germaine Necker, Madame de Staël (1766-1817):
•    Es el arte que influye de modo más directo sobre el espíritu, ya que mientras las demás nos conducen hacia una determinada idea, ella penetra hasta lo más íntimo de nuestro ser y muda radicalmente nuestra disposición interior.

Heberto Arduz Ruiz

Llega de pronto, sin mucho anuncio –cual gavilán en pos de su presa-, cero llamadas telefónicas ni aviso mediante las redes sociales, que hoy son de uso obligatorio hasta por un estornudo, y se instala –¡Dios nos libre!- para siempre, como en el matrimonio ‘hasta que la muerte nos separe’. El ser más despreciable del planeta Tierra es, sin vuelta de hoja, la tía Betis.

Tomás. O'Connor d’Arlach.  (1892)

Todos los tarijeños que como yo amen profundamente su tierra, todo lo que a ella se refiere y hasta los más insignificantes detalles de su pasado, han de leer, sino con agrado, por lo menos no sin interés estos ligeros apuntes.

Si querís cantar conmigo
cantar con vos también quiero
 y si hay haber contrapuntos
voz empiézalo primero

Por Octavio O'Connor d'Arlach

EL 12 DE NOVIEMBRE de 1883 desembarcaba en la capital del Paraguay el doctor Daniel Campos con sus compañeros de la Expedición Boliviana. Aquel puñado de héroes había llegado al término de su penosa odisea. Veintiséis días de combatir a cada paso con las tribus salvajes, de sufrir hambre, sed y todo género de adversidades, no habían doblegado la fe de sus espíritus. Alentados por un ideal generoso cual era el de buscar para la patria una solución a su magno problema de alcanzar al océano, mediante la navegación del rio Pilcomayo, los expedicionarios, emulando las gestas homéricas de los conquistadores del siglo XVI, pasan sobre las huellas sangrientas de tantas víctimas sacrificadas al sublime afán de la civilización corren el velo de misterio que cubría el inmenso y desolado Chaco, hacen surgir en sus muertas llanuras un nuevo núcleo de población boliviana, la Colonia Crevaux y al avistar la tierra que marca el final de su jornada, sueñan en ver unidos en fraternal abrazo a los pueblos boliviano y paraguayo que parecen destinados por la naturaleza a forjarse un mismo destino.

En buena y sana doctrina no se puede ¡no! justificar el despotismo masculino, que solo y exclusivo quiere apropiarse de todos los derechos.
¿Porque no los ha de tener la mujer?...

20 Julio 2014

ALMANAQUE

Zacarías Sanz

Es la primera hoja periódica que nos marca la sucesión del tiempo en la revolución sidérica anual de la tierra al rededor del sol, en armonía con el movimiento de la luna, que es el satélite de nuestro planeta, Esta es la vida celeste a que converge el universo astronómico en círculos concéntricos y elípticos, bajo leyes inmutables involuntarias y absolutas, cuyo centro único es Dios, principio de toda verdad, de todo movimiento, de toda fuerza y de todo lo que ha sido, es y será.

Por Eduardo Trigo O’connor D’arlach

Tarija ha escrito páginas brillantes en la historia del periodismo boliviano, especialmente en el siglo pasado cuando la confrontación de ideas, la lucha por el progreso y la promoción comercial encontraban su único instrumento de expresión en los órganos de prensa.

Página 1 de 33

Le puede interesar también...

JT Fixed Display