Escenarios electorales para después de las judiciales

Escrito por  Miguel V. de Torres/La Mano del Moto Nov 26, 2017

El escenario político se centra estas semanas en el Tribunal Constitucional Plurinacional por dos motivos excepcionales. El primero, porque el TCP debe pronunciarse sobre la Acción Abstracta de Inconstitucionalidad tramitada por el Movimiento Al Socialismo en el que pide la no aplicación de la carta magna en lo que se refiere a la limitación de mandatos.

El segundo por la propia elección de los magistrados que por voto popular tendrá lugar el 3 d diciembre para el próximo periodo de seis años. Ambos eventos han provocado que los partidos busquen estrategias para configurar un escenario favorable a sus intereses.
El MAS ha quemado etapas rápidamente y ya ha configurado un escenario post – fallo del TCP, en el cual se descuenta el rechazo a su posible pedido. El propio Vicepresidente Álvaro García Linera ha llamado a las bases a no esperar la resolución para arrancar con la campaña y todos han recordado que si el TCP falla en contra, igualmente encontrarán otra manera de habilitar a Evo Morales para las elecciones de 2019. La contundencia ha dejado tranquilos a los militantes, que son conscientes de que el MAS es simplemente una estructura alrededor de un líder irremplazable; pero ha preocupado a los “indecisos”, ese millón y medio de votos oscilante que da y quita mayorías aplastantes y que en este caso está más cerca de los postulados de la oposición no tanto por la “férrea defensa de la democracia y la alternancia” que estos tratan de posicionar, sino simplemente porque son conscientes de que el MAS ha entrado en descomposición y eso hace del partido un aparato doblemente peligroso.
Por su parte, la oposición ha arreciado su campaña por el voto nulo con una estrategia difusa. Los “líderes” de la oposición quieren hacer fracasar la elección de Magistrados aunque no queda claro si lo que rechazan es el fondo o la forma; si no quieren lo dispuesto en la Constitución o si desconfían exclusivamente del mecanismo llevado adelante. Estos líderes pretenden configurar un escenario post – elección en el que los votos válidos sean votos pro gobierno y los nulos contra gobierno dando por hecho que la idea de la elección de Magistrados es una ocurrencia exótica del MAS para controlar la Justicia. Una victoria del voto nulo en términos globales, e incluso en términos comparativos, les animaría a proclamar una nueva derrota del MAS, que no tanto una victoria de la oposición.
Desde el entorno del Gobierno, sin embargo, se alimenta también cierto rechazo y se alienta la campaña del nulo, aunque sea desde la negación, para que se siga propagando y hablando del tema. Esto ha descolocado a la propia oposición que duda de sus verdaderas posibilidades.
El MAS, como todos los Gobiernos de todo el mundo, trata de influir en la Justicia, pero le era absolutamente innecesario delegar la decisión a las ánforas teniendo más de dos tercios en las cámaras desde 2010, el sueño dorado de cualquier otro Gobierno en cualquier lugar del mundo.
El Movimiento Al Socialismo lleva años fustigando a la Justicia sin piedad, incluso sin necesidad. Las críticas han sido permanentes en primera instancia y en las más altas esferas eso a pesar de que en lo funcional no se han tomado decisiones en contra del Gobierno. Quizá el único fallo del Tribunal Constitucional fue el reconocimiento de la clamorosa violación a la presunción de inocencia que suponían los artículos de la Ley Marco de Autonomías que permitían liquidar ejecutivos opositores a simple acusación fiscal y acuerdo de su legislativo.
Estos jueces dieron luz verde a la reelección de Morales en 2014, no dijeron nada sobre el levantamiento del veto al ingreso de las petroleras a las reservas nacionales, o sobre la confiscación de recursos a las Gobernaciones, sobre las discriminaciones entre las obligaciones de empresas públicas y privadas o sobre tantos otros pequeños asuntos que van configurando el escenario normativo actual. Más oscuro aún ha sido el trabajo del Tribunal Supremo, el Agroambiental y el del tan poderoso como sigiloso Consejo de la Magistratura.
El MAS incluso se armó una cumbre de Justicia en la que la conclusión fue que todo va mal y que había que cambiar la Constitución para incluir la cadena perpetua para violadores de niños. Unas conclusiones que pueden ser recuperadas en cualquier momento.
Lo que no está claro es si alcanzarán los tiempos, pero un fracaso clamoroso de la elección judicial obligaría al MAS a tomar decisiones drásticas que van más allá de un gabinetazo previsto hasta fin de año. El MAS no puede perder la iniciativa así que hacerse eco del resultado y abrir la Constituyente para tomar medidas drásticas sobre la Justicia y los mecanismos de elección que la población por segunda vez estaría rechazando sería completamente legítimo. Incluso recomendable.
Y sí, es evidente que cambiar la Constitución tiene consecuencias inmediatas. De hecho ya hay jurisprudencia al respecto.

Lo más leído hoy

Dic 16, 2017 610

Pincha la marcha cívica contra el fallo del TCP

in Sociedad y Seguridad
Dic 16, 2017 508

La Unión Europea inicia nueva fase del Brexit

in Internacional
Dic 16, 2017 432

Suzy broncea su sexy trasero en diminuta tanga

in Crónica
Dic 16, 2017 225

Intereses económicos avizoran fracaso en gestión de créditos

in Política y Economía