Evo está enojado

Escrito por  Miguel V. de Torres/La Mano del Moto Nov 26, 2017

El Evo se ha enojado y esta vez parece que va en serio. Hacía más de cuatro meses que no pisaba la capital tarijeña. Al principio los propios pensaban que se trataba de un roce con el Gobernador Adrián Oliva, pero el avance de los acontecimientos dio otra perspectiva. El presidente Evo Morales está enfadado con los suyos y la constatación ha desatado todos los nervios.

La “gran marcha” del viernes no ha hecho otra cosa más que aumentar el estado de confusión, lo mismo que la confusa reforestación de Sama.
El problema original que señalan los analistas es el de siempre, en el MAS Tarija todos quieren mandar más que los demás y todos creen contar con el aval del presidente Evo Morales. Todos creen que lo entienden y todos creen que solo deben rendir cuentas ante él. Por eso en cuanto pone un pie en el avión rumbo a La Paz se desata el todos contra todos y por eso, si vuelve a tardar cuatro meses en volver, quien sabe hasta dónde puede llegar el asunto.
Interpretar la conducta de Morales con Tarija desde el inicio de la Legislatura tampoco es tarea sencilla para sus socios tarijeños, sobre todo para aquellos que aterrizaron en el MAS por interés y siguen sin entender las lógicas sindicales, que son la mayoría. Uno de los “militantes originarios” como se llaman aquellos que cargaron el proceso en sus primeros años y que fueron siendo raleados de a poco señala que “los socios se han ido convirtiendo en seguidores y actualmente pasan por una fase de conversión a adeptos, necesitados de buenas dosis de fe para seguir creyendo en un proyecto que no les contempla y que apenas ven”.
Morales sí ha ido al Chaco en varias ocasiones desde junio, cuando se había registrado su última visita a la capital. Los asesores que saben de números la tienen clara: con más o menos 60 por ciento en el Chaco y repitiendo los datos de Pablo Canedo en 2015, para muchos el peor candidato que se podía haber seleccionado, Tarija podría ser gobernada por el Movimiento Al Socialismo. Otra cosa es que Morales sí quiera gobernar Tarija.
Al principio se decía que se iba a intentar colaborar, y lo hizo más o menos hasta la semana de antes del referéndum del 21 de febrero de 2016 en la que el Gobernador Adrián Oliva ya no pudo aguantar la presión y se tuvo que manifestar en contra de la repostulación del presidente. Para entonces Morales se había comprometido con la planta de Tratamiento de la que llegó a hablar de unos 50 millones de dólares. Hoy se sigue dando vueltas al proyecto.
Desde ese momento, Morales ofreció un perfil más hostil y sus colaboradores cercanos con mando en plaza, como el senador converso Milcíades Peñaloza le diseñaron un plan de ahogo económico del departamento que, manejado con inteligencia, dejaría réditos políticos además de extenuar la gestión de Oliva. Eran los tiempos de los débitos automáticos por proyectos pendientes en contraparte con el Gobierno Nacional y que se aplicaban sin piedad en los meses con mayores estrecheces económicas.
La Gobernación trató de reaccionar presentando un plan de Rescate global y no tan detallado que el Ministerio interpretó como la petición de un cheque en blanco y lo negó sistemáticamente aun habiendo reconocido la gravedad de la debacle económica de Tarija provocada en la gestión del ex Gobernador Lino Condori, sobre endeudado sin respaldos bajo la atenta mirada del mismo Ministerio.
La segunda fase del plan, cuentan, pasaba por orientar el presupuesto desde la Asamblea Legislativa. Destinar los recursos a los programas y proyectos gestionados desde los afines. La ejecución de la estrategia por parte del entonces presidente de la Asamblea William Guerrero no fue muy limpia: Los campesinos se quedaron sin Prosol, los municipios crearon una Ley, la del 8 por ciento, con defectos para su aplicación y así sucesivamente.
La tercera fase debía llegar con la reactivación propia de los proyectos en las provincias, donde Evo Morales iba a ser el protagonista, posicionando la idea de que con Evo se hace y con Oliva no y que hubiera sido mejor votar por Canedo… Pero la ayuda nunca llegó.
La deuda heredada de la Gobernación es también la de Walter Ferrufino, Never Vega, Eleodoro Jurado, Rufino Choque, etc. Los subgobernadores del MAS son quienes participaron del sobreendeudamiento, firmando contratos hasta horas antes de renunciar para repostular, y son quienes deben pagar las facturas generadas.
Morales, su ministro Luis Arce Catacora y su ministra de Planificación Mariana Prado habían prometido cooperación, pero nunca llegó. Los subgobernadores y los alcaldes quedaron a la deriva y hasta hoy e apoyo es mínimo. Ni siquiera los proyectos del nuevo Fondo Indígena Municipal están pudiendo ser aprovechados.
En esas de nuevo la Gobernación abrió el diálogo y expuso posibilidades al menos para paliar las urgencias. La mayoría de los subgobernadores que seguían esperando a que Evo Morales cumpliera alguna de las promesas decidió probar suerte escuchando también al Gobernador.
Salir o no salir
Walter Ferrufino pedía el jueves centrarse en la gestión y dejar los asuntos políticos para otros tiempos no tan lejanos. Ferrufino ha tomado posición pública y no parece que su discreto aporte a la marcha del viernes por la repostulación de Evo Morales sea suficiente como para olvidar las consecuencias.
La presión de la Gobernación con los subgobernadores y alcaldes agobiados por las deudas, pero sobre todo los datos que otorgan al departamento una destrucción del 6 por ciento de su PIB en el último año han ido logrando que el Gobierno contemple y apruebe mecanismos extraordinarios de financiamiento reconociendo implícitamente la crisis. El propio Ministerio es el que está ofreciendo los créditos y fideicomisos. Pero ni aun así.
En la marcha del viernes todos los masistas que ejercen cargo electos apoyaban sin fisuras la reelección de Evo Morales en 2019, pero no es lo mismo a la hora de hablar de las cosas de casa. Ahí los bloques se dividen.
De un lado, los que viven y tratan de hacer gestión en el departamento. Ferrufino, subgobernador de O´Connor y jefe de la asociación que los reúne habló en nombre de todos. Las urgencias son demasiado grandes. El alcalde de Uriondo y jefe de la Asociación de Municipios de Tarija (AMT), Álvaro Ruíz, mantiene una posición similar pero tratando en todo momento de no dar concesiones políticas al Gobernador. Estirar la mano sin que se note, algo que también han empezado a hacer todo el coro mediático de operadores a su alrededor.
En una posición intermedia se encuentra la presidente Sara Armella, que cada rato se da cuenta que no ha elegido las mejores amistades para esta aventura de ser presidenta de la Asamblea y tratar de marcar perfil propio. Armella entiende las necesidades y no cree en la confrontación, que nada le hace ganar, pero tampoco ha conseguido capitalizar su mayoría absoluta para que sea la Asamblea la que decisivamente contribuya a la salida de la crisis. Sus amigos no se lo van a permitir básicamente porque la ven rival para 2020.
En otro espacio corren los Milcíades Peñaloza y sus cercanos, más concentrados en sus propios asuntos de gestión, negocios y preparación del post evismo. Por su entorno, Peñaloza quiere que Tarija salga de la crisis, pero por lo mismo no quiere que Oliva sea el protagonista. O quizá sí, pero no lo puede confesar.
En el último grupo están los que acompañaron a Lino Condori en la gestión y otros masistas que no rascaron con Lino ni tampoco lo van a hacer con Oliva; este grupo solo quiere el desastre total sin importar las consecuencias que puedan causar en Tarija y los tarijeños.
Evo ha dado señales de vida. En las próximas semanas veremos como cada uno de los muchos sectores que componen el MAS Tarija ha entendido sus instrucciones. Pronto se verá si hay nuevo mando en plaza, si cada cual seguirá haciendo la guerra por su cuenta, sí los tiempos se volverán a marcar desde el Ministerio Público o sí, finalmente, se decide arrimar el hombro y dejar la política para más adelante.

El retorno de Gilbert Muñoz

Cuando las aguas parecían mansas y el MAS Tarija, huérfano de Evo, se sentaba en la mesa de negociación para poco a poco ir sacando adelante los problemas de la gestión mediante instrumentos de financiamiento, el fiscal departamental apareció en escena para reanimar la escena política: cárcel para el director del Sedeca Omar Molina y advertencias para el Gobernador Adrián Oliva.
El Fiscal Departamental Gilbert Muñoz solo responde al Fiscal General Ramiro Guerrero, nombrado por el Gobierno y con todo un abanico normativo para hacer cumplir la Ley. Muñoz ya fue el fiscal estrella durante la gestión de Mario Cossío, a quien le hizo un detallado seguimiento en todos sus escándalos de corrupción.
A la postre, Muñoz firmó la acusación formal con la que la Asamblea tramitó la suspensión contemplada en los artículos de la Ley Marco de Autonomías, hoy inconstitucionales, contra el Gobernador electo Mario Cossío apenas seis meses después de haber sido posesionado.
Casualmente o no, el caso por el que Cossío fue acusado y que precipitó su huida a Paraguay, también tenía que ver con cemento asfáltico, como este que le ha hecho volver a irrumpir en la escena mediática como hacía tiempo. En el de Cossío se le acusaba por haber omitido actos que finalmente permitieron que no se cobrara la boleta de garantía en una provisión que no se realizó. Es el archifamoso caso Imbolsur.
En el caso de Oliva, prácticamente se le sindica de haber nombrado a Omar Molina como director. Molina está preventivamente en prisión por haber llevado asfalto que hubiera caducado en una de esas obras infinitas, como la Tolomosa – Camacho, a la vía Santa Ana – Yesera que se aceleró para su entrega en 2016. La licitación de asfalto seis meses después de la entrega llamó la atención de algunos que posteriormente se borraron.
Molina fue aprehendido un martes a las 18.00 horas, Muñoz convocó su conferencia de prensa unos minutos después, los voceros del Ministerio de Comunicación fueron quienes más mañas se dieron para hacer llegar la información a todos los lugares. Muñoz explicó el caso y puso especial énfasis en que iba a solicitar la detención preventiva para el Gobernador Adrián Oliva. Formato titular. Oliva tenía que viajar al día siguiente a La Paz para dialogar sobre el Pacto Fiscal, otro instrumento que en su fase definitiva parece puede dar interesantes novedades para el departamento de Tarija… EL día anterior se habían anunciado los créditos y fideicomisos…
Muñoz, uno de los actores más poderosos del escenario actual, abortó de raíz lo que parecía el arranque de una nueva etapa de mejor colaboración. La virulencia pilló desprevenidos a casi todos. Esperamos la segunda parte.

Lo más leído hoy