Según el Ministerio de Salud, el cáncer de cérvix, mama, próstata y estómago son los más frecuentes entre la población boliviana. Esta situación es casi similar a lo que se presenta en Tarija.

El primer golpe a la estabilidad emocional del o la paciente de cáncer es inevitable y se da en el diagnóstico. Anoticiarse de que dentro de su organismo se desarrolla algo que puede terminar con su vida genera un estado de shock que deriva en una serie de reacciones psicológicas.

Los centros contarán con tres áreas: una para medicina nuclear y diagnóstico; la segunda para radioterapia, braquiterapia y dos aceleradores lineales; y la tercera para atender quimioterapia.

La Agencia Boliviana de Energía Nuclear (ABEN) y la empresa argentina INVAP firmarán el próximo miércoles en Santa Cruz, el contrato Proyecto de Red de Centros de Medicina Nuclear y Radioterapia en el Estado Plurinacional, para detectar y combatir enfermedades que pueden ser terminales.

Los resultados de la investigación han sido publicados en la revista The Journal of Nutritional Biochemistry.

"Un paciente con cáncer que espera es algo muy negligente, decirle a un paciente que vuelva dentro de una semana o un mes es algo grave", refirió Sosa.

El Ministerio de Salud amplió hasta abril la aplicación de la primera dosis contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), principal causante del cáncer de cuello uterino, con el fin de inmunizar de forma gratuita al 100 por ciento de las niñas, de 10 a 12 años, y prevenir el cáncer cérvico uterino.

Varias organizaciones vinculadas a la industria alcohólica distorsionan la evidencia del impacto de la bebida en nuestra salud.

 

Los científicos han descubierto qué animales tienen un gen asociado al desarrollo de tumores en los humanos.

 

Siete de cada 10 pacientes con cáncer abandona su tratamiento por falta de dinero, puesto que la enfermedad es muy costosa y muchos no pueden solventar los gastos de radioterapias y quimioterapias que por sesión cuesta entre 2.000 y 3.500 bolivianos y como mínimo el enfermo debe someterse entre 14 y 20 sesiones de terapia, según la presidenta de la Asociación de Personas con Cáncer, Rosario Calle.