Ministerios no visan proyecto de basura y energía en Yacuiba

Escrito por  Daniel Rivera M./El País eN Mar 07, 2018

Desde el año 2016 Yacuiba tiene en puertas un financiamiento externo para la ejecución de una planta de transformación de basura en energía, pero este proyecto aún no puede concretarse porque no existe la aprobación de los ministerios del rubro.

Se trata de una inversión de 54,4 millones de dólares por parte de la International Energy Development Group (IEDG), que es una agencia de cooperación de capitales europeos y latinoamericanos. El proyecto estaba previsto que no solo beneficie a Yacuiba, sino también a Villa Montes, Caraparí y los municipios de Macharetí y Boyuybe de Chuquisaca.
El alcalde de Yacuiba, Ramiro Vallejos, sostuvo que no pudieron avanzar porque falta la autorización del Ministerio de Agua y Medio Ambiente, pero además de Planificación, instancia que les dijo que no se puede viabilizar esa iniciativa porque en la actualidad Bolivia no oferta una garantía soberana, como piden los bancos y financiadores extranjeros.
Sin embargo, el burgomaestre sostuvo que la titular de esa cartera, Mariana Prado, se comprometió a llevar esa iniciativa a la mesa del gabinete económico para que ahí se tomen las decisiones, pues considera que a la fecha estuvieron ocupados más en la parte gubernamental y política, por eso no se avanzó.
“Esperamos contar con una verdadera planta de tratamiento de residuos sólidos, empezando desde la clasificación, luego la reutilización y finalmente la transformación en energía. Es un desafío que nos hemos planteado-comentó Vallejos- se trata de una planta para una capacidad de 200 toneladas por día. Yacuiba en estos momentos genera casi 100, sumado los otros municipios se alcanzaría lo que se necesita”.
Según explicó el presidente de IEDG, Eduardo Becerra, se tenía proyectado procesar en la primera fase 200 toneladas de basura al día, pero la producción puede variar, todo dependerá del material, con lo que se puede llegar a generar hasta 70 megas de electricidad.
El proyecto es modular y durará 21 años, pero con la posibilidad de ampliarlo a base de inversiones a medida que crezca la cantidad de basura, hasta una capacidad de 800 toneladas al día. Luego de ese tiempo, la planta pasará a favor del Municipio.
Vallejos sostuvo que hicieron un trabajo con el entonces Ministerio de Hidrocarburos y Energía, porque para este tipo de proyectos es importante contar las autorizaciones respectivas y ver el aspecto del despacho de la energía que se generará, además los costos por el servicio tiene que establecer la instancia del rubro.
El concretar ese proyecto también significa cerrar el relleno sanitario actual que se tiene. Ya se hizo una primera evaluación, pero más allá de que cumpla con lo establecido en Ley 755, unos de los resultados es que la superficie y la proximidad con la ciudad y comunidades aledañas, se constituye en un potencial riesgo, por eso también está en planes cerrar el actual relleno y conseguir otro lugar, uno estratégico para trasladar los residuos de los demás municipios.
A la fecha se trabajó en un convenio de estudio de preinversión para contar con un relleno sanitario y un tratamiento de los residuos sólidos.

 

el
apunte

El proyecto
generará
utilidades
para Yacuiba

Se tenía previsto que la contraparte del Municipio de Yacuiba para el proyecto de transformar la basura en energía, era disponer de un terreno de dos hectáreas donde se emplazará la infraestructura. La empresa va administrarla por un periodo determinado y entregar de forma anual utilidades al Gobierno Municipal de seis millones de bolivianos.