Imprimir esta página

El 55% de los estudiantes de la “UAJMS” deserta

Escrito por  Daniel Rivera M./El País eN Dic 07, 2017

Datos de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho (UAJMS) muestran que en promedio el 55 por ciento de los estudiantes desertan, no concluyen sus estudios. Entre un 10 y un 15 por ciento están en retención (se aplazan y prolongan sus años de graduación), y solo un 30 por ciento obtiene sus títulos profesionales.

El sector docente, estudiantil y las propias autoridades atribuyen esta situación a múltiples factores pero ven conveniente hacer un estudio para determinar cuáles son las principales dificultades que llevan a los estudiantes a no continuar con sus estudios.
Para el vicerrector de la UAJMS, Ricardo Colpari, la deserción es una de las caras más angustiantes y dramáticas de la estatal, pero asegura que el último factor que incide en esa decisión, es la universidad como tal.
La autoridad considera que la deserción generalmente se da por aspectos económicos, la familia no puede soportar los gastos del estudiante. Pero también hay razones familiares, se casan, otros tienen hijos.
No es solo eso, sucede que al estudiante no le gusta la carrera que eligió, no está motivado a continuar. Sin embargo, lo que también preocupa a Colpari es que se genera una suerte de despilfarro, pues la universidad invierte en materiales, docentes, ambientes, bibliotecas para que el universitario se prepare, especialmente en primer y segundo año, que es en el perdió que más casos se presentan.
Para el ejecutivo de la Federación Universitaria Local (FUL), Álvaro Ramos, la deserción tiene que ver con los docentes, porque a veces por temas políticos o problemas entre estudiante y catedrático, hace sus compañeros no quieran pasar clases con esos docentes, por miedo a que les pongan baja nota y les aplacen.
“Más que todo se dedican a sus trabajos extras que tiene afuera, no se dedican en un 100 por ciento a la cátedra. Quizá eso hace que los estudiantes abandonen las materias-sostuvo el dirigente. Un claro ejemplo, de diez grupos que se ofertan para la preprogramación, hay dos grupos que se llenan al 100 por ciento, los demás están en 50 y 10 por ciento. Entonces ahí se nota que hay una no conformidad con el docente”.
El ejecutivo de la Federación Universitaria Docente (FUD), Efraín Torrejón, sostiene que sí hay casos de rivalidad entre el estudiante y el catedrático, pero son situaciones aisladas y no incide en un porcentaje elevado de la deserción.
Para el dirigente, mantener al estudiante en la universidad implica hacer esfuerzos, el primero es dar bien la cátedra, desarrollar de manera óptima las clases porque eso es lo principal que ve el estudiante. Considera que si sus colegas no les satisfacen con la enseñanza a los universitarios, empieza una desmotivación. Por ello la actualización y cursos de postgrado son importantes.
Colpari ve como complicado disminuir el porcentaje de deserción, porque entre otros aspectos, el ingreso es libre, hay una prueba elemental y también cursos universitarios, que buscan igualar los conocimientos. Sin embargo cree que falta orientación vocacional, porque los estudiantes se inscriben a carreras en las que no están a gusto.
En ese sentido plantearán que en los últimos años de la secundaria haya una materia de orientación vocacional. Como Saracho también está en consideración cambiar la modalidad de acceso, que no sea por examen o por curso preuniversitario, sino también que las mismas notas del colegio sirvan para entrar a la universidad, como ya se aplica países desarrollados.
“Puede ser por promedios o por áreas. Los que tienen alto promedio pueden elegir cualquier carrera, pero con preferencia a las denominadas ciencias duras, como las ingenierías. Los que tienen bajas notas van a otras carreras-comentó Colpari-. Esto es conforme al promedio, también se puede ver por áreas, ciencias exactas, ciencias sociales, humanidades, para que los alumnos puedan dedicarse desde el colegio”.

 

los
datos

principales causas de la deserción estudiantil

Ricardo Colpari
La deserción es una de las caras más angustiantes y dramáticas de la estatal, pero la Universidad como tal es el último factor que incide en ello. Generalmente son aspectos económicos, la familia no puede soportar los gastos, pero también hay razones familiares, se casan, otros tienen hijos

Efraín Torrejón
Mantener al estudiante en la universidad implica esfuerzos, el primero es dar bien la cátedra, desarrollar óptimamente las clases porque eso es lo principal que ve el estudiante. Si los colegas no satisfacen con la enseñanza empieza una desmotivación. Por ello es importante la actualización