Anemia, desnutrición y obesidad, los males que van en ascenso

Escrito por  Redacción Central/El País eN Dic 04, 2017

La anemia, desnutrición y obesidad son las enfermedades que cada vez cobran más víctimas en Tarija, así lo muestran las estadísticas de las instituciones de Salud. La edad más vulnerable es la niñez. Estos males están relacionados con la alimentación, y a la larga, estas patologías también influyen en enfermedades metabólicas.

Anemia
Según el Servicio Departamental de Salud (Sedes), en el último año los casos de anemia se incrementaron en cinco por ciento los casos de anemia entre los escolares. Pero además una investigación reveló que el tiempo de comida que los padres descuidan para sus hijos es la cena.
La responsable del Programa de Nutrición y Alimentación, Elba Gisbert, mencionó que los estudiantes de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho (UAJMS) hicieron investigaciones y se vio la influencia de una mala alimentación en el rendimiento académico, no solo en la misma estatal, sino también en los centros infantiles y en los niveles de educación primaria, donde se evidenció el incremento de casos de anemia.
La presidenta del Colegio de Nutricionistas de Tarija, Rufina Fernández, dijo que esta enfermedad generalmente se presenta en niños menores de cinco años, también se puede ver en escolares y adolescentes, todos por una mala alimentación. Pero las gestantes tampoco están exentas de este mal, pues en esa etapa las mujeres necesitan más hierro, de no consumirlo, los bebés pueden nacer con bajo peso.
Ambas profesionales recomiendan aumentar el consumo de alimentos ricos en hierro, como los de origen animal, carnes, hígado, verduras de hojas de color verde oscuro, como las leguminosas, pero también lentejas, garbanzo y porotos.
Según Gisbert, a los padres de familia tiene que llamarles la atención si sus hijos no quieren comer, pues cuando se empieza con anemia, les quita el apetito, tienen desgano y paran durmiendo. Pero cuando el niño juega y tiene su actividad inquieta, que es propia de la edad, entonces es una señal de que el niño está bien.
Desnutrición
Los datos de la Encuesta de Demografía y Salud 2016 (Edsa), muestra que la desnutrición en niños de cinco años es del 14,7 por ciento en Tarija, un porcentaje para los nutricionistas porque está por debajo del promedio nacional, que es de 16 por ciento.
Gisbert explicó que la desnutrición crónica se da después de un largo periodo en la persona padeció de desnutrición aguda. Además esta enfermedad suele presentarse con frecuencia cuando el niño sufre de constantemente de patologías infecciosas, puede ser diarreas, resfrío u otras que afectan su peso.
“Esta enfermedad es multicausal, pero llega a ese estado principalmente por una mala alimentación o por mala absorción de nutrientes-sostuvo la especialista-. Los niños más propensos a no tener una buena alimentación son los menores de dos años, cuando más dependen de la mamá. El niño debe comer cinco veces al día, si la mamá descuida ese aspecto el niño se enfermará con desnutrición aguda”.
Fernández recomienda que a partir de los seis meses de edad el niño reciba frutas y verduras en forma de papilla, yemas de huevo. Pero hay que darles en poca ración, para que se adecue el estómago del niño.
“La frecuencia son cinco tiempos de comida que la mamá debe hacer respetar, en la mañanita, un refrigerio a las diez de la mañana, en el almuerzo al medio día el primer plato debe ser para el niño, luego a media tarde una fruta aplastada y en la noche su cena, una papa aplastada o zapallito hervido”, comentó.
Sus años de profesión le mostraron a Gisbet que en la cuestión nutricional, la instrucción educacional de la madre influye en ello, las que tienen menor nivel de formación son las que tuvieron a sus hijos con una anemia o desnutrición.
Pero al margen de ello, padecer de algunas de esos males, a fututo las personas son más propensas de padecer enfermedades metabólicas, como es la hipertensión arterial o la diabetes.

Obesidad
Una mala nutrición no solo puede repercutir en anemia o desnutrición, del otro lado de la moneda también está la obesidad.
Según el EDSA, el 27,4 por ciento de las mujeres en edad fértil (de 15 a 49 años) padecen de obesidad en Tarija. Es el tercer departamento con el porcentaje más alto del país, después de Santa Cruz y Beni. Paradójicamente, el estudio no muestra datos sobre esta patología en hombres.
En las estadísticas se observa que el porcentaje de Tarija incluso es superior a la media nacional, 25,6 por ciento. En relación al EDSA 2008 hay un incremento de casi ocho puntos porcentuales, porque para ese entonces los casos de obesidad en Bolivia era 17,4 por ciento.
En el Servicio Departamental de Salud (Sedes) se habla de obesidad cuando el índice de masa corporal (relación de peso sobre la talla al cuadrado) es igual o superior a 30, mientras que el rango de sobrepeso es de 25 a 29,9 por ciento.
Las cifras de sobrepeso que muestra el EDSA es que en Tarija el 33,6 por ciento de las mujeres en edad fértil padecen de ese mal, el segundo porcentaje más alto de Bolivia, después de La Paz (33,8%).
En general, el 61 por ciento de las tarijeñas en edad fértil padecen sobrepeso u obesidad, el tercer índice más elevado después de Beni (63,5%) y Santa Cruz (63%). En el ámbito nacional se aumentó de 49,7 por ciento en 2008 a 57,7 por ciento en 2016.
Gisbert asegura que el sobrepeso y la obesidad afecta en el rendimiento laboral, también trae consigo problemas de autoestima y psicoafectivos. Al margen de ello están los factores saludables, porque la persona tendrá más riesgo de enfermar de diabetes, de hipertensión, enfermedades cardiovasculares, problemas al corazón y artrosis, porque los huesos están destinados a soportar un determinado peso, acorde a la talla.
La especialista asegura que la mala alimentación es la causa principal que conduce a esos males. Lo principal es no dejar de comer frutas y verduras, que son la fuente principal de vitaminas y minerales.

Desnutrición y su efecto en la salud

Elva Gisbert

“Esta desnutrición es multicausal, pero se llega a ese estado principalmente por una mala alimentación o por mala absorción de nutrientes-. Los niños más propensos a no tener una buena alimentación son los menores de dos años, cuando más dependen de la mamá. El niño debe comer cinco veces al día”.

Males metabólicos

Al margen de la anemia, desnutrición y obesidad, a fututo las personas son más propensas de padecer enfermedades metabólicas, como es la hipertensión arterial, la diabetes, enfermedades al corazón, males cardiovasculares y hasta artrosis, porque el cuerpo solo resiste un peso determinado.

Alimentación

Las especialistas aseguran que la mala alimentación es la causa principal que conduce anemia, desnutrición y obesidad. Por ello recomiendan que lo principal es no dejar de comer frutas y verduras, que son la fuente principal de vitaminas y minerales.

Lo más leído hoy

Dic 15, 2017 374

Comisión de Hacienda rompe el consenso, créditos quedan al aire

in Política y Economía
Dic 15, 2017 312

Chumacero y Salinas están distanciados

in Campeón
Dic 15, 2017 284

Diputados autorizan explorar Astillero y San Telmo

in Política y Economía
Dic 15, 2017 269

Luchadores contra el incendio de Sama, el Personaje de 2017

in Sociedad y Seguridad