Urquizu y Oliva gestan Plan para frenar el contrabando de cebolla

Escrito por  JESÚS R. CARDOZO G. EL PAÍS EN.- Jul 17, 2017

El gobernador del departamento  de Chuquisaca, Esteban Urquizu  y el de Tarija, Adrián Oliva, decidieron trabajar un plan entre ambas autoridades destinado a frenar el contrabando de cebolla y otros productos agrícolas de Chille y Perú a territorio boliviano por la frontera de la ciudad de Villazón.

Esta determinación se acordó en la última reunión  que sostuvieron ambas autoridades en la localidad de El Puente la pasada semana, además de trabajar otros temas de carácter nacional con el departamento de Potosí, informó el gobernador de Chuquisaca Esteban Urquizu.
El ejecutivo departamental de Chuquisaca manifestó que los municipios de Las Carreras, Villa Abecia y el municipio El Puente en Tarija cultivan al año más de cien mil hectáreas de cebolla y producen más de 2 millones de quintales,  sin embargo esta producción cada año se ve afectada por el contrabando del producto desde el extranjero.
La autoridad departamental de Chuquisaca manifestó que es necesario reforzar los controles operativos tanto en la ciudad de Villazón, Tupiza y Yunchará, con la finalidad de evitar el ingreso de productos agrícolas de manera ilegal a territorio boliviano.
Las gobernaciones de Tarija, Chuquisaca y Potosí tras  acordar la creación de la mancomunidad del sur del país el pasado 13 de julio en la localidad de El Puente, determinaron iniciar una  coordinación sobre problemáticas y desafíos comunes basados
en el desarrollo productivo, integración vial y problemática limítrofe, dijo el Gobernador de Tarija, Adrian Oliva.
El ejecutivo departamental considera que existe varios temas y problemáticas que se debe trabajar de manera conjunta entres los tres departamentos,  no solo en temas fronterizos sino también en temas de contaminación medio ambiental, trata y tráfico de personas, control de sustancias ilícitas y la delincuencia.
Las familias productoras de tomate, papa, cebolla y zanahoria de los municipios de Uriondo,  El Puente y Yunchará en territorio  tarijeño, al igual que los municipios de Villa Abecia, Las Carreras y Camargo en el departamento de Chuquisaca, demandan a las autoridades mayor control en las fronteras para evitar problemas en la economía local.
El dirigente de la provincia Méndez, Nilo Soruco, informó que a consecuencia del ingreso de productos de los países vecinos al departamento, los precios de la zanahoria, cebolla y papa se vieron afectados en toda la cuenca del río San Juan del Oro, dejando pérdidas económicas para el sector productivo de esa región
Según el dirigente, debido al contrabando “el precio en el quintal de zanahoria cayó a 15 bolivianos al igual que de la cebolla esta gestión, costo económico que no cubre los gastos de inversión y el trabajo que los compañeros invierten en el agro. Creo que hay que ponerle un alto a este tema sino dejaremos de producir”, señaló.
Según cifras presentadas por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Bolivia pierde por año alrededor de 300 millones de dólares por concepto de contrabando. La pérdida cuantitativa incluye lo que el país deja de recaudar por la importación de productos y lo que pierde por subsidio de combustibles, el cual se va de contrabando a países vecinos.
Para contrarrestar el contrabando, IBCE propuso 2 puntos a las autoridades: el primero implica que del monto total que se pierde por año, entre un 10 y 20 por ciento se pueda destinar a fortalecer todo el sistema aduanero. El segundo aspecto apunta a mejorar de manera sustancial el salario que reciben los personeros que trabajan en el control aduanero.

Contrabando de 5 productos afecta 60% de la economía

Los productores campesinos de diferentes zonas del departamento de Tarija, identificaron en las últimas semanas en los mercados de la capital, productos como el maíz y maní provenientes de la república Argentina y que entraron en abundancia; mientras que de Perú ingresaron la cebolla, papa y ajo. Según los dirigentes, todos estos productos ingresaron de contrabando y se comercializan a bajo costo, afectando los precios de la economía campesina.

Lo más leído hoy