Dávila acusa de chileno a periodista que escribe sobre medios paraestatales

Escrito por  Abr 09, 2014

ERBOL
El libro “Control Remoto” del periodista Raúl Peñaranda desata polémica antes de su publicación. La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, descalificó a su autor acusándolo de “chileno” y señaló que todo lo que hay en el libro, el que todavía no lo leyó, tiene la intención de desprestigiar al gobierno. En respuesta, Peñaranda aseguró que todo lo que dice en el libro respecto a los medios paraestatales, controlados por el gobierno del MAS, es verdad; y agregó que es boliviano.

“El señor Raúl Peñaranda se ha desenmascarado hoy de su verdadera nacionalidad, se trata de un ciudadano chileno que ocultó hábilmente su ciudadanía, que a lo largo de todo este tiempo estuvo trabajando, y aquí ven ustedes su pasaporte de Raúl Peñaranda, publicado en un semanario, el pasaporte con la ciudadanía chilena”, manifestó Dávila en conferencia de prensa.
Peñaranda respondió: “Mi padre boliviano terminó el colegio en La Paz y se fue a estudiar a Chile, conoció ahí a mi madre, se casaron en Chile y yo nací en Santiago el año de 1966. Cuando yo tenía 11 meses de vida, ellos vinieron a La Paz. (…) Al nacer en Santiago mi padre a los tres días de nacido me inscribió en el consulado boliviano en Chile, por eso soy boliviano de origen y por tanto tengo todos los derechos de cualquier otro boliviano”.
Dávila basó sus afirmaciones en la publicación de un semanario chileno donde se muestra la fotocopia del pasaporte que correspondería a Peñaranda. “Nosotros no hemos hecho una investigación sobre este tema, nos estamos remitiendo a artículos de periodistas chilenos y esto es lo que dicen: ‘hábilmente Raúl Peñaranda ocultó su nacionalidad’”, apuntó.
El periodista reconoció la existencia del pasaporte denunciado por Dávila, que data de hace 30 años. Explicó que fue utilizado en su época de estudiante para beneficiarse de una beca de intercambio. “Por los problemas burocráticos en el consulado boliviano en Chile, mi madre decidió que era más fácil sacar el pasaporte chileno para aprovechar esa oportunidad”, dijo a Erbol.
“Yo estuve en Chile por cuatro años en el colegio. En ese entonces he debido sacar ese pasaporte que muestran que es de hace 30 años. Yo usé ese pasaporte porque tuve una beca de intercambio. Nunca lo renové, ya no está en vigencia desde los años 80”, señaló.
La Ministra de Comunicación también acusó al exdirector de Página Siete de ser parte de un grupo de ataque contra el gobierno del presidente Evo Morales, que recibe financiamiento de organismos internacionales. Dávila no presentó ninguna prueba.
Respeto al libro de Peñaranda, dijo: “lo tomo como parte de esta guerra sucia que ha comenzado hace mucho tiempo y que está financiada, simplemente desconozco contenidos”.
Peñaranda sostuvo que su libro “Control remoto” evidencia que el gobierno del MAS creó una red de medios paraestatales en su favor. Dijo que comprobó esa hipótesis por medio de entrevistas y estudios específicos sobre medios de comunicación. Evidencia también el uso de propaganda del gobierno para controlar a los medios, así como el uso de instituciones del Estado como la Autoridad de Empresas, el Servicio de Impuestos Nacionales, entre otros, para ejercer presión sobre los medios independientes.

Control remoto
El libro de Raúl Peñaranda tiene seis capítulos y 196 páginas. En el primero narra la conformación de la Red Paraestatal, integrada por  ATB, PAT, Full TV, La Razón, Gigavisión y el canal AbyaYala.
“En todos los medios mencionados se han nombrado periodistas que tienen la responsabilidad de controlar la línea editorial e informativa de ellos. En ATB el designado fue Jaime Iturri; en PAT, Ezequiel Serres, jefe nacional de prensa. En Full TV el director es Ángel Careaga, exfuncionario del canal estatal durante el gobierno actual. En La Razón fueron designados, además de la propia directora Claudia Benavente, los periodistas Carlos Orias y Rubén Atahuichi. En AbyaYala el contacto es Katia Gumucio”, señala el libro de Peñaranda.
Según Peñaranda, el control directo de medios desde la Vicepresidencia “ayuda al oficialismo en su propósito de regular la agenda informativa, reducir el impacto de temas conflictivos o perjudiciales para el gobierno, cambiar ciertas tendencias noticiosas, atacar a figuras opositoras o disidentes, realzar asuntos de interés del Ejecutivo, minimizar la presencia mediática de líderes opositores, hacer eco a las propuestas del Presidente”.
“Control Remoto” revela que el propietario mayoritario de La Razón es Carlos Gill, que nació en Caracas, Venezuela, y que en 2008 era antichavista, pero posteriormente se convirtió en defensor  del régimen de Hugo Chávez.
La publicación narra en detalle cómo se constituyó la red de medios paragubernamentales desde la Vicepresidencia.  “Fue el Vicepresidente García Linera en persona  quien convocó (a Gustavo Guzmán, periodista de reconocida trayectoria) a su despacho para hacerle la oferta (de la Dirección de La Razón)  directamente, en sus oficinas de la Vicepresidencia”, subraya.
El libro también revela que el gobierno se apoderó de PAT sin pagar un peso. Los ejecutivos de PAT solicitaron cuatro millones de dólares por la empresa (…). “Pero las negociaciones avanzaban lentamente. Fue cuando el gobierno se perdió la paciencia y uso métodos más rudos: en un restaurante en Buenos Aires (…) Iturri  advirtió a (Sergio) Weise (ejecutivo de PAT) que el gobierno podía acusar a Edmond de defraudación fiscal durante su participación en AeroSur y que no se descarta ordenar su detención. Weise trasladó ese mensaje a AbdallahDaher y éste no tuvo más que ceder y traspasó la empresa”, describe Control Remoto.
El libro Control Remoto, que será presentado este jueves en la Asociación de Periodistas de La Paz a las 19.00, hace también estudios de casos para establecer la afinidad de los medios paraestatales con el gobierno y la distribución desigual de publicidad estatal.

Lo más leído hoy