Viernes, 03 Mayo 2013 01:47

YPFB seguirá enviando gas rico a Brasil a pesar de funcionamiento de separadora

Una “mini” planta separadora de líquidos instalada en Río Grande entrará en operación desde  el próximo 10 de mayo en la localidad de ese mismo nombre en Santa Cruz, 

que tendrá una capacidad para procesar sólo una quinta parte del gas que Bolivia exporta a Brasil (5,6 de 31 millones de metros cúbicos diarios), por lo que Bolivia contará con volúmenes adicionales de GLP y gasolinas blancas, que se extraerán a esa quinta parte de gas exportado que se podrá procesar.
Las otras cuatro quintas partes seguirá aprovechando Brasil virtualmente a título gratuito, como lo hizo desde el inicio de las exportaciones de gas a ese país, el año 1999, basado en un contrato de exportación negociado por el ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada (1993 - 1997).
Para su aprovechamiento, Petrobras ha anunciado hace dos años la inversión de 4.500 millones de dólares en la instalación de dos gigantescas petroquímicas en Tres Lagoas y en Uberaba, que funcionarán con el gas boliviano rico en licuables, luego de asegurarse este energético a un virtual precio de regalo, al suscribir con el gobierno boliviano el año 2007 el Adendum 4 al contrato GSA.
Exportar y exportar
Asimismo, a poco menos de seis años de concluirse el GSA (contrato de exportación de gas a Brasil), se ha conocido que las reservas probadas de gas de Bolivia alcanzarían para no más de diez años, al actual ritmo de exportación y consumo interno.
La exportación de gas rico en licuables se ha incrementado en los últimos dos años tanto a Brasil como a Argentina, sin que las Plantas Separadoras de Líquidos en Gran Chaco y Río Grande hayan entrado en funcionamiento.
YPFB nunca explicó las razones por las que no hizo cumplir a Argentina su obligación de financiar la Separadora del Gran Chaco antes de incrementar los volúmenes de gas, precisamente para evitar el “regalo”, que benefició a Repsol YPFB en Argentina, siendo que Repsol en Bolivia es la exportadora de esa energía.
 En Tarija han empezado a surgir preocupaciones de diversos sectores por el hecho de que la Planta de Etileno y Polietileno a instalarse en Yacuiba, puede quedarse sin materia prima (etano), que deberá extraerse del gas a exportarse a Argentina, si, dada la actual situación, Bolivia insiste en exportar más gas a Brasil después de 2019, sin tener reservas probadas y certificadas.
Las mismas preocupaciones apuntan a exigir a YPFB y al gobierno nacional a constituir una reserva de gas estratégica que garantice a los bolivianos la disponibilidad del energético por al menos 50 años, dijeron varios analistas consultados.
Estos planteamientos se harán oficiales en la postergada indefinidamente Cumbre Energética. Entre tanto, organizaciones sociales de El Alto, que el año 2003 impusieron la denominada Agenda de Octubre, cuestionaron la politica nacionalizadora de Evo Morales, a la cual calificaron de falsa nacionalización, porque ha mantenido con el control de las reservas bolivianas a las empresas transnacionales como Repsol y Petrobras.

GLP y gasolinas producirá la separadora

“La planta se va a entregar oficialmente el 10 de mayo y la obra demanda una inversión de 169 millones de dólares y permitirá procesar a partir de mayo próximo, 361 toneladas métricas día (TMD) de gas licuado de petróleo (GLP), 350 barriles por día (BPD) de gasolina y 195 BPD de pentano”, dijo ayer el viceministro de Industrialización, Álvaro Arnez.
La autoridad, según reportes de prensa, recordó que desde que Bolivia firmó los contratos de exportación a Brasil y Argentina, el país ha exportado gas natural con otros componentes (que luego se separan en esos países) y por los cuales el país no percibe ninguna ganancia. El GLP obtenido de esta Planta será destinado fundamentalmente a la exportación a Paraguay. La Planta será operada por la norteamericana Exterran a un costo cercano a los 97.88 millones de bolivianos por dos años, unos 2.32 millones de bolivianos mensuales.
Sin embargo, la exportación de GLP a Paraguay, que ya se efectuó de manera eventual a fines del pasado año 2012, mereció críticas de los expertos, que denunciaron que YPFB cobró cerca a la mitad de lo que los bolivianos pagaron por el mismo energético a Argentina para el consumo interno.

Visto 968 veces

Le puede interesar también...