Mario Cossío afirma que fue condenado cobardemente

Escrito por  El País Digital/Agencias Mar 26, 2018

El exgobernador de Tarija Mario Cossío denunció hoy en una videoconferencia desde Asunción que fue condenado injustamente el pasado viernes 23 de marzo a seis años de prisión.

Cossío también se refirió a la confiscación de sus  bienes afirmando que fue “un juicio llevado cobardemente en total indefensión” porque, según dijo, no fue citado ni notificado en su momento.

La exautoridad afirmó que lleva 8 años en el exilio en Paraguay, tiempo en el que  “la dictadura de Evo Morales no descansó en eliminarlo políticamente y lo viene haciendo con el odio que sólo su régimen puede incubar en base a la mentira y usando la justicia como instrumento”.

“Dicen que mi patrimonio se incrementó entre 1996 al 2010, es otra mentira, mi patrimonio disminuyó drásticamente porque tuve que ir vendiendo mis bienes para cubrir mi presupuesto familiar en los 14 años de funcionario público. Mario Cossío se empobreció en el ejercicio público no se enriqueció, el tribunal tenía las pruebas pero no las quiso considerar, mi patrimonio ha sido investigado por la unidad de investigaciones financieras en Bolivia, no encontró ninguna evidencia de incrementó patrimonial”, declaró Cossío.

Además Cossío criticó que se haya celebrado el juicio sin que haya estado presente para defenderse.

“El refugio es un derecho humano y en ningún lugar democrático del mundo se juzga a un refugiado porque se entiende que la persecución política en su país le impide retornar para asumir defensa pero el tribunal de Tarija me juzgó de todas maneras violando el derecho humano” dijo.

Cossío explicó que el Tribunal de Sentencia violó la Ley 254 que le impedía dictar sentencia en este caso, hasta que el Tribunal Constitucional se pronuncie sobre la acción de inconstitucionalidad interpuesta por la defensa, que estaba observando la aplicación retroactiva la ley penal.

También señaló que la sentencia ha absuelto a todos los miembros de su familia, a su madre, hijas y su yerno, después de 7 años de tenerlos amarrados a un proceso injusto e ilegal, por una mentira pero no repara el daño causado.