Hallazgo: El pequeño pez de 240 millones de años

Escrito por  Redacción central/El País eN Oct 13, 2017

Se trata de un pez pequeño, con una boca grande, comparable a la del Guasón, grandes ojos y escamas robustas delante de sus aletas, que favorecían su desplazamiento en el agua. Los fósiles fueron hallados en Argentina.

La doctora Soledad Gouiric Cavalli, investigadora del Museo de La Plata y del l Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), afirmó a la agencia CTyS-UNLaM que esta nueva especie del Triásico, bautizada como Calaichthys tehul tenía un aspecto muy diferente a los peces de la actualidad.
“Estos pececitos, a diferencia de los actuales, no tenían la posibilidad de expandir mucho la boca, por lo que tenían una abertura mucho más grande que se extendía hasta por detrás de sus ojos”, manifestó la autora principal del estudio publicado en la revista científica Papers in Palaeontology.
“Su boca era tipo la de un Guasón con una sonrisa súper grande”, relató Guiric Cavalli y agregó: “También, si uno compara el tamaño de su cráneo y de sus ojos, nota que tenía unos ojos muy grandes y eso es característico de los peces primitivos”.
Este pequeño Calaichthys -que medía unos 6 centímetros de longitud-, tenía aletas muy robustas y escamas bastante grandes delante de sus aletas, que le servían para favorecer su hidrodinámica.
Es el primero del grupo de los Redfieldiiformes descubierto en Sudamérica, más precisamente en la Formación Cerro de Las Cabras, al noroeste de Mendoza, en la localidad Potrerillos en el Cerro Bayo.
En aquel entonces, hace 240 millones de años, todos los continentes estaban unidos en una Pangea (el supercontinente que existió al final de la era Paleozoica ) y el ambiente era muy distinto al de la actual Mendoza. “El ambiente era bastante árido, la temperatura más alta que ahora, y se formaban lagos efímeros que desaparecían por completo en períodos de sequía”, relató la investigadora.
“Es por este motivo que en el sitio se encuentran plantas, insectos y ahora este pez en excelente estado de conservación, que podrían haber sido cubiertos rápidamente por sedimento fino”, aseveró Soledad Gouiric Cavalli.
Los fósiles de este pez fueron descubiertos en 2014, por parte de investigadores del Instituto Argentino de Nivología, GlacioIogía y Ciencias Ambientales y del Museo Argentino de Ciencias Naturales (MACN, CONICET). “Debido al excelente estado de preservación, no llevó mucho tiempo preparar los materiales y se pudo hacer el estudio con bastante rapidez”, contó la investigadora.
“Hace más de 20 años que el IANIGLA hace campañas en dicho sitio y es la primera vez que se encuentra restos tan completos y tan bien preservados de un pez, porque son formas muy frágiles”, destacó Gouiric Cavalli y agregó que en general, se encuentran escamas o parte del cráneo, pero en este caso está muy completo, pues pueden apreciarse con claridad las escamas.

Preservación
Al estar en una forma tan bien conservada, este pez con boca de guasón brindó un montón de información respecto de la anatomía, de las escamas, de la estructura de detalle de algunos huesos del cráneo y aporta datos para poder entender este grupo del que no se tenía registro hasta ahora en Sudamérica.
En los ejemplares se distinguen las aletas pectorales, pélvicas, dorsal y anal, en las que aparecen estructuras similares a las escamas que están en su borde anterior. “Habrían servido para favorecer la hidrodinamia. Son características en las aletas pares e impares de muchos peces paleozoicos y mesozoicos, pero no están presentes en los de la actualidad”, apuntó.
Casi todos los ejemplares que la experta estudió en el museo local tienen intacta la cabeza, en la que se pueden distinguir fácilmente los grandes ojos, la mandíbula superior e inferior y el opérculo, que es el límite entre el cráneo y el tronco.
“La preservación es sumamente interesante porque no es común encontrar en Argentina especímenes de esa edad tan lindos y completos. En general, los materiales del Triásico en el país no están representados por restos tan buenos, siempre son más fragmentarios y arrojan poca información. En este caso están articulados, casi sin desplazamiento de huesos”, explicó.

Los peces, testigos de
las grandes extinciones
Los peces se originaron hace aproximadamente 480 millones de años y son el grupo de vertebrados más numeroso y diverso que existe, superando las 32 mil especies vivientes. Fueron testigos y sobrevivientes de las grandes extinciones y a lo largo de la historia lograron ocupar con eficacia prácticamente todos los ambientes acuáticos.
Los peces se originaron hace aproximadamente 480 millones de años y son el grupo de vertebrados más numeroso y diverso que existe, superando las 32 mil especies vivientes. Fueron testigos y sobrevivientes de las grandes extinciones y a lo largo de la historia lograron ocupar con eficacia prácticamente todos los ambientes acuáticos.

Peces prehistóricos
que aún viven
De acuerdo con el registro fósil, los mixinos o “peces bruja” han existido por más de 300 millones de años, lo que significa que ya eran viejos cuando los dinosaurios habitaron el mundo.
Se encuentran en aguas relativamente profundas. Estos animales son a veces llamados anguilas limo, pero en realidad no son anguilas. Son animales muy raros, tienen un cráneo, pero carecen de una espina dorsal y tienen dos cerebros. Son casi ciegos y se alimentan por la noche con los cadáveres de grandes animales (peces, cetáceos, etc.) que caen al fondo del mar.
Los lancetfish o “lanzones” tienen una apariencia muy “prehistórica”, poseen los dientes afilados en sus mandíbulas y la vela en su parte posterior, que recuerda a la de algunos dinosaurios. Incluso su nombre científico tiene un sonido similar al de los dinosaurios (Alepisaurus ferox).
El tiburón Frilled es un depredador de alta mar, uno de los tiburones más primitivos vivos hoy en día. Se trata de una reliquia del período Cretáceo, cuando los dinosaurios dominaban la Tierra.
Otro sobreviviente de la era de los dinosaurios (que ya estaban en torno a principios del Jurásico), es el esturión, bien conocido por ser una de las principales fuentes de caviar (que se hace fuera de sus huevas o masas de huevos). Debido a la sobrepesca estos magníficos peces blindados están en peligro de extinción. Las especies de esturión más grandes pueden crecer hasta 6 metros.

Tres monstruos
marinos extintos

Megalodón
El megalodón es una criatura extinta que habitó los océanos entre 28 y 1 millón de años atrás, por lo que a diferencia de lo que algunos creen, no coexistió con los dinosaurios. Probablemente es la especie más conocida de las que hoy veremos. Para hacerlo más fácil, sencillamente imagínate un tiburón del tamaño de un autobús.

Liopleurodon
El liopleurodon vivió hace 160 millones de años. Llegaba a medir casi hasta 6,5 metros y era otro de los verdaderos monstruos marinos que habitaron los mares jurásicos. Aunque el tamaño de los liopleurodones aún sea un amplio tema de debate, lo cierto es que su boca tenía el tamaño suficiente como para comerse a un humano entero.

Kronosaurus
El kronosaurus fue una tremenda especie de plesiosaurio. Para hacernos una idea, era algo así como un aterrador lagarto de entre 9 y 12 metros de largo, repleto de afilados y enormes dientes capaces de destruir prácticamente lo que sea. Habitó en las aguas de lo que hoy es Sudamérica y en algunas zonas de Australia.

Lo más leído hoy

Dic 11, 2017 68

Salud decide marcha diaria en rechazo al Código Penal

in Sociedad y Seguridad
Dic 11, 2017 60

La “U” expulsa a su primer docente por acoso sexual

in Sociedad y Seguridad
Dic 11, 2017 57

En enero inicia el debate sobre el futuro de los subgobernadores

in Política y Economía
Dic 11, 2017 47

Municipio capacitó a 300 mujeres productoras

in Política y Economía
Dic 11, 2017 47

Asamblea tratará modificaciones presupuestarias

in Política y Economía