Sequía en la zona alta baja el caudal de la Laguna de Tajzara

Escrito por  JESÚS R. CARDOZO G./EL PAÍS EN Dic 18, 2015

La  sequía por la que atraviesa el municipio de Yunchará del departamento de Tarija es una de las más fuertes de los últimos tiempos, tanto que redujo el caudal la majestuosa Laguna de Tajzara a un metro y medio.
Sin embargo, la falta de lluvias ocasionó también la reducción del caudal en casi un 100 por ciento de la Laguna de Pasajes y de un 50 por ciento de la Laguna de Pujzara, todas ubicadas en la segunda sección de Avilés.
La alcaldesa municipal de Yunchará, Gladys Alarcón, manifestó que de continuar esta sequía en su municipio, en un par de semanas el agua se secará totalmente en la Laguna de Pujzara, mientras que en el caso de Tajzara, la reducción podría llegar hasta un 50 por ciento, poniendo en riego la fauna de flamencos y otros animales silvestres que adornan la región altiplánica.
Además, la autoridad municipal reportó que la falta de agua en la zona alta provocó la reducción del caudal del río San Juan del Oro que une a los departamentos de  Tarija, Chuquisaca y Potosí. Las aguas de este río bajaron hasta un 70 por ciento, situación que pone en riego a miles de cultivos productivos y cabezas de ganado  en los municipios de Yunchará, El Puente, Las Carreras y Tupiza.
Este panorama crítico en la zona alta y en los valles de la segunda sección de Méndez, obliga a las autoridades municipales a declarar zona de desastre al lugar y a solicitar nuevamente la intervención del gobierno nacional para solucionar una de la perores sequías registradas en los últimos años, según dijo Alarcón.
Al respecto, el alcalde del municipio de El Puente, Hugo Girón, informó que además de los problemas ocasionados en las tres lagunas mencionadas y el río San Juan del Oro, se vive el mismo panorama en los ríos de Tomayapo y Paicho, que se habrían secado en un 100 por ciento, al igual que varias fuentes de agua potable, lo que dejó a miles de familias campesinas sin agua para el consumo.
El asambleísta departamental, Basilio Ramos, manifestó que esta situación debe llamar la atención de las autoridades departamentales y también de los municipios de Uriondo, Cercado y San Lorenzo, porque de continuar la sequía y consolidarse la desaparición de las lagunas en la zona alta, la ciudad capital se quedará sin agua potable en los próximos meses.
Ante este panorama, las autoridades municipales y los subgobernadores de ambos municipios trabajan en las declaratorias de emergencia, para  que  en los próximos días la Gobernación y el Gobierno intervengan en la zona para reducir los daños que genera este fenómeno natural.

Lo más leído hoy