El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, asumió el sábado un nuevo mandato de cuatro años, tras una polémica reelección en noviembre, que sus adversarios denunciaron como fraudulenta y que ha provocado protestas opositoras.

Líderes de la oposición en Honduras llamaron el martes a una insurrección contra el mandatario reelecto del país, Juan Orlando Hernández, alegando un fraude en las votaciones recientes.

El presidente Evo Morales criticó el viernes la sumisión "vergonzosa" del Gobierno de Honduras por respaldar la decisión unilateral de Estados Unidos (EEUU) para reconocer a Jerusalén como capital de Israel en la Organización de Naciones Unidas (ONU), acción que fue rechazada el jueves por 128 países de ese organismo multilateral.

Ignorando las protestas que claman fraude y los llamados de la OEA a realizar nuevas elecciones, el presidente de Honduras insistió el martes en su triunfo en los recientes comicios mientras que su rival advirtió sobre una posible guerra civil.

Manifestantes opositores hondureños se enfrentaban el lunes a las fuerzas de seguridad, horas después de que se declarara oficialmente al presidente Juan Orlando Hernández vencedor en las elecciones del 26 de noviembre, las cuales la OEA llamó a repetir ante las dudas sobre su legitimidad.

La Misión de Observación Electoral del organismo internacional registró varias irregularidades en los comicios.

 

Fuerzas de seguridad hondureñas se enfrentaban el viernes con opositores que bloqueaban importantes carreteras del país exigiendo un recuento detallado de los comicios del 26 de noviembre, cuyo resultado oficial dio la victoria al presidente Juan Orlando Hernández por un estrecho margen.

Partidos opositores de Honduras presentaron el viernes por separado solicitudes formales para anular las controvertidas y aún no resueltas elecciones presidenciales, profundizando una crisis política que ha sacudido a la empobrecida y violenta nación centroamericana.

El candidato que se ubicó en tercer lugar en las disputadas elecciones presidencial de Honduras dijo el miércoles que las irregularidades en la votación afectaron tanto los resultados de los legisladores como para la presidencia, y reiteró que cree que el opositor Salvador Nasralla ganó el primer puesto.

Denuncias de fraude, demoras en el conteo de votos, opositores asesinados por las fuerzas de seguridad y toque de queda. Una historia no contada en el corazón de Latinoamérica.