Fuerzas de seguridad hondureñas se enfrentaban el viernes con opositores que bloqueaban importantes carreteras del país exigiendo un recuento detallado de los comicios del 26 de noviembre, cuyo resultado oficial dio la victoria al presidente Juan Orlando Hernández por un estrecho margen.

Partidos opositores de Honduras presentaron el viernes por separado solicitudes formales para anular las controvertidas y aún no resueltas elecciones presidenciales, profundizando una crisis política que ha sacudido a la empobrecida y violenta nación centroamericana.

El candidato que se ubicó en tercer lugar en las disputadas elecciones presidencial de Honduras dijo el miércoles que las irregularidades en la votación afectaron tanto los resultados de los legisladores como para la presidencia, y reiteró que cree que el opositor Salvador Nasralla ganó el primer puesto.

Denuncias de fraude, demoras en el conteo de votos, opositores asesinados por las fuerzas de seguridad y toque de queda. Una historia no contada en el corazón de Latinoamérica.

El tribunal electoral de Honduras dijo que iniciará el domingo el recuento de votos en más de 1,000 actas con inconsistencias tras los comicios presidenciales de hace una semana, mientras simpatizantes del principal candidato opositor exigían en las calles que se reconozca su victoria.

Una mujer murió el sábado en la capital Tegucigalpa mientras las fuerzas de seguridad despejaban barricadas durante un toque de queda, con el que el Gobierno busca evitar que escalen las protestas de manifestantes que acusan manipulación de los resultados de las elecciones presidenciales del domingo.

A más de siete años del golpe de Estado que derrocó a Manuel Zelaya, el presidente chavista que se saltó la ley para buscar la reelección, Honduras vive de nuevo un grave enfrentamiento político y social. Las protestas se suceden en Tegucigalpa, la capital, desde hace días. Según los convocantes de las marchas, los disturbios habrían dejado una decena de heridos y tres muertos.

Las crecientes protestas en Honduras dejaban al menos un muerto y una veintena de heridos, mientras el país esperaba en vilo el viernes el demorado resultado de una elección presidencial en la que el actual mandatario y su rival opositor peleaban con uñas y dientes.

La crisis electoral en Honduras subía de temperatura el jueves con un lento conteo de las disputadas presidenciales que desataba protestas en las calles y tensiones entre los dos candidatos, el mandatario Juan Orlando Hernández y su rival, la estrella de TV Salvador Nasralla.

El resultado de las elecciones presidenciales de Honduras se mantenía el miércoles en suspenso con una menguante ventaja del opositor Salvador Nasralla, mientras miles de sus seguidores se concentraban en las calles de la capital para defender el reducido liderazgo del candidato.

Lo más leído hoy