No le abrieron la puerta y un borracho la abusó

Escrito por  RUBEN MONTAÑO / EL PAÍS EN Dic 15, 2017

El pasado mes de octubre una menor de 11 años, luego de volver de su colegio, tocó varias veces el timbre de su casa pero nadie le abrió. Al ver esto y notar que estaba sola la menor, un joven en estado de ebriedad se acercó y abusó de ella en la puerta de su casa.

La asesora legal de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia, Mirka Amparo Tolaba, informó que el agresor de 23 años, sería una persona alcohólica y que incluso estuvo internado con anterioridad en el Instituto Nacional de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Drogodependencias y Salud Mental(INTRAID), por el consumo de sustancias controladas.
El agresor, al mediodía, se percató que la menor estaba sola en la puerta de su casa, se aproximó, la agarró a la fuerza y le realizó tocamientos impúdicos. No conforme con eso, la obligó a besarlo.
Sin embargo y gracias a la intervención de un familiar, el agresor soltó a la víctima y escapó. Pasaron los días y el sujeto nuevamente volvió al domicilio de la víctima, pero esta vez tocó el timbre y preguntó por la menor. Enardecida la abuela por lo que había sucedió días atrás, pidió ayuda y los familiares, en ese momento agarraron al agresor.
Luego llamaron a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), por lo que los funcionarios policiales lo aprehendieron y lo condujeron a celdas de dicha institución.
Luego de varias horas el imputado fue cautelado, el juez realizó la valoración a los antecedentes del hecho, por lo que determinó la detención preventiva para el imputado.
Luego de dos meses, ayer en horas de la tarde se efectuó la audiencia de apelación para el imputado, el cual sólo presentó la garantía de que contaba con un domicilio.
Al respecto la defensa del imputado manifestó que él es una persona enferma, que consume drogas y que no habría estado en sus cabales al momento de realizar la agresión a la menor. Tal argumentó no convenció a los vocales de la sala penal, quienes determinaron que el imputado continué en el penal, ya que consideraron que él es un peligro para la menor.