Domingo, 19 Noviembre 2017

Menor de 13 años quedó embarazada tras violación

Escrito por  ARTURO FERNÁNDEZ C/EL PAÍS EN Oct 19, 2017

El subcomandante departamental de la Policía en Tarija, coronel Rommel Raña, informó la mañana de ayer que una niña de 13 años de edad tiene tres meses de embarazo producto de una violación ocurrida en julio pasado. Se conoce recién del hecho debido a que la denuncia fue sentada hace poco en el Ministerio Público.

Según el informe dado por el coronel, el hecho habría ocurrido en el barrio 26 de agosto en el mes de julio, en circunstancias de que la menor habría accedido a encontrarse con un sujeto desconocido al que contactó por las redes sociales. La denuncia fue sentada en la Fiscalía por la asesora legal de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia.
El subcomandante dijo que esta situación llama profundamente la atención a la Policía, por cuanto de un tiempo a esta parte se ha vuelto algo recurrente que por medio de las redes sociales, Facebook, Whats App y otros canales de comunicación, menores sean presa de este tipo de delitos.
“Aceptan encontrarse en esas citas donde no conocen quien es la persona, se encuentran, van a ingerir bebidas alcohólicas, además sufren el hecho de tener que consumir algún sicotrópico o droga que les hace perder el conocimiento y luego son violadas”, declaró
En muchos de los casos que ocurrieron de manera similar, las víctimas recuperan el conocimiento horas más tarde del delito, retornan a sus domicilios y son los padres de familia los que tienen que ir a denunciar el hecho de violación ante instancias policiales.
“Nos preocupa como Policía por cuanto en términos de prevención, es la familia, son los papás los que deben ejercer el control estricto sobre sus hijos, no es posible que un papá o una mamá no sepa dónde están sus hijos, quiénes son sus amigos, quiénes los frecuentan, a qué hora se recogen a su casa, qué dinero obtienen, de donde consiguen un celular de alta gama”, manifestó.
Finalmente, la autoridad policial hizo un llamado a la población, a las familias, a las parejas, y sobre todo a los papás, para que puedan ejercer un control más estricto en los menores, para evitar hechos que causan dolor en sus familias y problemas de índole social para la ciudadanía tarijeña.