Domingo, 19 Noviembre 2017

Salió a cazar, se perdió en el monte y una víbora lo mató

Escrito por  RUBEN MONTAÑO / EL PAÍS Oct 16, 2017

Un hecho que consternó a la ciudad de Villa Montes en el año 2014 todavía sigue en la retina de los vecinos de aquel lugar. Tres personas habían salido a cazar por la zona de los Galpones, a 120 km de la ciudad benemérita, pero uno se perdió y cuatro días después fue encontrando sin vida, sentado bajo un arbol y con un torniquete en el pie derecho.

José Enrique Sánchez, responsable de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Subgobernación de Villa Montes, es uno de los que tiene fresco el caso en la memoria y recuerda que el hecho se conoció porque en primera instancia el hermano de la víctima, acudió a las oficinas de su unidad en mayo de 2014, para solicitar ayuda,ya que su hermano se encontraba desaparecido desde hace cuatro días, a 20 kilómetros de la frontera con Paraguay.
Al tomar conocimiento del caso, el grupo de rescate a la cabeza de Ever Rentería, junto con los efectivos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) emprendieron el viaje a la zona para realizar el rastrillaje.
Luego de 2 horas de viaje y al promediar las 5 a.m llegaron a la zona, en donde 3 miembros del grupo SAR, 3 policías y 4 rescatistas de la subgobernacion de Villa Montes se dividieron para realizar la búsqueda en medio de los matorrales. Las plantas del lugar hicieron difícil el acceso para la búsqueda.
Así, al promediar el medio día y después de una búsqueda de 7 horas, finalmente encontraron el cuerpo en estado de descomposición de Arnildo Gutierrez, de 28 años de edad, que estaba sentado bajo un árbol con un torniquete en el pie derecho
“Al realizar el levantamiento se pudo ver, por las huellas, la desesperación del fallecido que corrió y volvió al mismo lugar y según por la forma en que lo encontramos empezó a sentir debilidad y se sentó”, recuerda uno de los rescatistas
El cuerpo fue trasladado a la morgue del Hospital Básico de Villa Montes, donde el médico confirmó que la causa de la muerte fue por el veneno de una serpiente cascabel.
Sanchez recomendó a las personas que se dedican a la caza, no entrar solos al monte, llevar siempre un botiquín de primeros auxilios, agua y avisar sobre la zona destinada.