Empresario se ve envuelto en “fraude” por compra de terreno

Escrito por  REDACCIÓN CENTRAL/EL PAÍS EN Ago 21, 2017

Ever y Rudy tenían 4 y 2 años respectivamente cuando su abuela, Felipa Salgado, decidió cederles derechos sobre una propiedad de 10 hectáreas en representación de su hija Lucía,

 que para ese entonces había fallecido. Esto en el año 1981. El terreno estaba ubicado donde actualmente se encuentra la nueva terminal de buses de Tarija. 

Para ese entonces, ambos no tenían ni la más remota idea de que aquello que su abuela les estaba dejando iba a ser hoy una de las batallas legales más duras que les iba a tocar lidiar. Una “compra” del terreno que hizo un reconocido empresario y hoy senador por Tarija, Milciades Peñaloza, es el motivo por el cual ambos caminan todos los días buscando justicia. 

“De libre y espontánea voluntad declaro que el resto de toda la propiedad que se me asignó, de los derechos que le asignan a Felipa salgado, pertenece a mis hijos, Naty Díaz de Ruiz, Mario Ruiz, Ruth Díaz (…) e igualmente a los menores Ever y Rudy Díaz, en representación de mi hija fallecida Lucía Díaz Salgado”, cita de manera textual parte del Testimonio N°211/81, prueba de la voluntad de Felipa respecto a los derechos que otorgaba a sus descendientes y que incluso fue registrado en Derechos Reales.

Sin embargo, en el año 1989, el empresario logró un documento de compra – venta de un terreno de aproximadamente 20 hectáreas que lo validó con la señora Felipa, quien puso su huella dactilar, dado que no sabía leer ni escribir. De acuerdo a información proporcionada por el nieto y uno de los perjudicados con este trato, Rudy Díaz, el terreno fue comercializado a 20 mil bolivianos las 20 hectáreas, es decir, Bs 1 mil por hectárea.

Así, no quedando muy conforme con esta situación, Peñaloza hizo posteriormente una ratificación de la venta en el año 2005 con la señora Felipa, que fue protocolizada en el año 2009. De esta manera buscaba asegurarse la propiedad de los terrenos donde hoy está emplazado la nueva terminal de buses. Años más tarde, cedería estos predios a la empresa Montecristo. 

peñaloza

El empresario tarijeño y senador por el MAS, Miliciades Peñaloza, se enfrenta por terrenos en torno a la nueva terminal de buses de Tarija

Foto: Vicepresidencia del Estado

Sin embargo, lo que aclara el abogado de Ever y Rudy Díaz, Ernesto Balderrama, es que ocurrió un fraude de contrato y venta de cosa ajena en este caso, puesto que los terrenos que habían sido comercializado eran los que la abuela había cedidos a los nietos en el año 1981. Por lo que desde ese entonces eran los únicos y verdaderos dueños de 10 hectáreas en aquellas tierras, reconocidos incluso en Derechos Reales. 

Sin embargo, como eran menores y esto lo sabía la abuela de ellos, se buscó en el año 1987, dos años antes de la venta, aprobar una autorización judicial. Es decir un permiso del juez para que la tutora de los menores pueda vender los terrenos de ambos. Según Rudy, porque el empresario ya buscaba comprar esos predios en ese entonces. 

“Por la minoridad de mis nietos, la propiedad en cuestión se encuentra casi abandonada por ser este fundo rústico, debido a que no podemos realizar cualquier trabajo (…) necesitan un apoyo económico y con el producto de la venta poder adquirir un inmueble en la cuidad o una casa o una habitación”, cita textualmente la autorización judicial requerida por Felipa. 

Éste es otro documento que para el abogado de Ever y Rudy, demuestra la verdadera propiedad de los terrenos en cuestión. De hecho, el Código de Familia prohíbe disponer de los bienes de menores, a no ser que se haga una autorización judicial ante el juez de familia. Pese a que el juez a cargo de esta causa falló en contra del pedido de autorización judicial, en el año 89 la venta se concretó. 

A todas estas acciones legales interpuestas en este caso, se suma la demanda que puso la empresa Montecristo en contra de los descendientes de Felipa. Una demanda de usucapión quinquenal. “Yo creo que cuando uno es propietario y tiene todo en orden no tiene porqué demandar usucapión. La ley no permite que un propietario titulado contrademande usucapión; sin embargo podemos ver aquí que hay una contrademanda”, añade el abogado.

“Se ha obrado con mucho engaño, con mucho abuso, maniobra inescrupulosa, porque conocemos qué personas tienen como oficio la venta de lotes. Han visto la manera, han utilizado el dolo, la voluntad maliciosa”, finaliza Balderrama.

LEA TAMBIÉN: 

Empresario y familia “pelean” por predios en nueva terminal

Denuncian estafas con la venta de terrenos en nueva terminal

García Linera y sus patriotas

Todos los hombres del Presidente en Tarija

Lo más leído hoy