Jueves, 23 Enero 2014 00:00

Identifican a “volteadores” como asesinos de guardia de Unitel

COCHABAMBA/OPINIÓN
Los dos prófugos que participaron de la planificación y del robo de computadoras y cámaras filmadoras de la red Unitel, en el que fue asesinado el guardia Gabriel Galarza Janco, el pasado 15 de enero, son sospechosos de formar parte de grupos de volteadores de droga, de precursores y dinero a narcotraficantes. Uno de ellos está vinculado al volteo de droga que derivó en el linchamiento de tres policías en Epizana, el año 2008.

Se trata de Roberto N.N alias El Carita de Ángel, que nunca pudo ser aprehendido desde que lograra huir de Epizana, dejando a tres policías en manos de un grupo de pobladores que terminó linchándolos.
Este hombre, junto a otro sospechoso de cometer volteos identificado como Alberto López, alias El Jalawas, excadete del Colegio Militar Antonio Albornoz Rojas, que tiene antecedentes de robo de computadoras en la institución castrense, Mijail J.G., David N.N. alias El Dibsi, que fue guardia de seguridad en otras empresas, se reunieron en un lugar para planificar dos golpes.
A esta reunión, también asistió otro delincuente cuya identidad es guardada en reserva por la Policía y que fue quien reveló cómo se operó en este caso. Según su versión, a la reunión llegó un camarógrafo de la red Unitel que fue invitado por Antonio Albornoz y que les proporcionó un croquis de las instalaciones del canal, la ubicación de las cámaras de seguridad y del servidor que guarda las imágenes.
El camarógrafo habría dibujado el croquis en la agenda de este delincuente, la misma que la Policía presentó ayer como evidencia. Supuestamente, el camarógrafo habría dicho que tenía acceso a una radio policial y que iba a monitorear cualquier movimiento de los efectivos. El grupo planificó también el secuestro de un menor de 12 años, hijo del dueño de un surtidor en Quillacollo. Sin embargo, cuando ya iban a perpetrar el delito, uno de los integrantes se dio cuenta que el niño era su pariente y frustró el plan.
De acuerdo a la hipótesis de la Policía, el camarógrafo pudo dejar abierta la puerta principal de Unitel para que el grupo ingrese sin violentarla, pero el guardia los sorprendió, opuso resistencia y El Jalawas lo habría degollado, lo cual no estaba en los planes iniciales.
Un juez cautelar ordenó ayer el arresto domiciliario del camarógrafo y el pago de una fianza. La madre del sindicado, dijo que todo fue armado por un oficial al que su hijo había filmado hace tiempo, por estar involucrado en el caso de robo a una farmacia y que lo había amenazado por ello.

Visto 367 veces

Le puede interesar también...