Jueves, 11 Abril 2013 02:37

El gas se acabará en nueve años; YPFB sigue exportando y el mercado interno se estanca

Editado por Redacción Central /
Danitza Montaño
Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) presenta el incremento en el volumen de exportación de gas a Brasil y Argentina (21% respecto del año 2012) como un gran logro, sin el respaldo de reservas probadas.

Mientras tanto, el consumo interno parece estancado en un promedio de 8,5 millones de metros cúbicos por día (MMMCD), dato indicativo de la falta de industrialización. Al actual ritmo de consumo de gas (exportación y consumo interno), las actuales reservas probadas (cerca a 10 TCF), sólo alcanzarán para nueve años más. Hasta ahora no existe respuesta alguna a las preguntas de la ciudadanía, que El País entregó hace más de un mes a las autoridades.
En los últimos días se han publicado profusas notas periodísticas respecto del sector hidrocarburífero nacional.  El lunes 8 de abril, YPFB informó que en marzo pasdo registró un promedio de exportación de 47,24 MMMCD, mientras que en el mismo periodo dde 2012 el promedio fue de 39,19 MMMCD, lo que equivale a un incremento del 21% de las ventas de gas a Brasil y Argentina.
YPFB y algunos medios han observado éstos “récords históricos de exportación” con optimismo, mientras la industrialización permanece rezagada y el consumo interno de gas está casi estancado.
Simultáneamente, un reporte de HidrocarburosBolivia.com revela que entre el 1 de abril y el 30 de junio de 2013, el precio del gas natural boliviano para el mercado argentino será de 10,51 $us/MMBTU, que equivale a 0,8% por debajo de los 10,59 $us/MMBTU registrados durante el primer trimestre de 2013. Mientras que para el mercado brasileño el precio será de 8,92 $us/MMBTU, o sea 0,89% menor que los 9 $us/MMBTU del trimestre anterior.
Estos precios se calculan aplicando fórmulas acordadas en los contratos, y están en función de los precios de diferentes tipos fuel oil y diesel oil que, a su vez, dependen del precio internacional del petróleo. Por tanto, Bolivia sufre una alta dependencia respecto a los volátiles precios internacionales de las materias primas que continúa exportando.
A ello se suma la noticia de un nuevo contrato de exportación de Gas Licuado de Petróleo (GLP), esta vez a Paraguay, aunque los precios y volúmenes son mantenidos en reserva hasta concretar la firma la próxima semana. Esto confirma una persistente tendencia a priorizar la exportación de energético como materia prima en un contexto en el que las reservas de gas certificadas apenas alcanzarían hasta el año 2022, según las mismas autoridades del sector. Analistas consultados denominaron a este régimen como el “vaciamiento improductivo de las reservas energéticas de Bolivia”.

¿Nuevas exploraciones
para compensar el vaciamiento?
Ante el incremento de los volúmenes de exportación de gas, es natural preguntarse ¿cuánto gas nos queda para el consumo interno y para la industrialización?
El viceministro de Exploración y Explotación, Eduardo Alarcón, informó que las reservas probadas de gas fueron de 11,2 millones de pies cúbicos (TCF) a diciembre de 2012. Sin embargo, para cumplir los contratos de exportación a Brasil y Argentina, y cubrir la demanda interna ya se habrían consumido 1,71 TCF, por lo que quedarían efectivamente 9,49 TCF, cantidad que sólo alcanzará para unos nueve años más.
Algo que llama la atención es que cada vez que YPFB emite informes sobre el acelerado vaciamiento energético del país, de manera casi paralela informa también sobre el aumento y aceleración de las inversiones en exploración hidrocarburífera.
De esta manera, YPFB anuncia un monto de $us 2.052 millones hasta 2016, con la esperanza de duplicar las reservas probadas hasta 2020 y triplicarlas hasta 2030, recordándonos siempre que Bolivia tiene un potencial gasífero de 54 TCF.
Es importante recalcar el hecho de que la exploración es una actividad de alto riesgo que puede o no generar buenas resultados, y que toma mucho tiempo. Es por ello que las proyecciones de YPFB sobre este punto están basadas en probabilidades y buenos deseos.
Pero, en paralelo, sin tener reservas confirmadas ni haber constituido reservas estratégicas para los bolivianos, las autoridades no dudan en firmar más contratos de exportación de gas, acelerando el denominado “vaciamiento” de las entrañas geológicas, según analistas.

Industrialización y
mercado interno postergados
Según información de YPFB, el consumo de gas en el mercado interno registra un volumen promedio de 8,5 MMMCD (en contraste a los 47,24 MMMCD que se exporta a Brasil y Argentina). Este volumen es prácticamente el mismo que el registrado hace un año, por lo que no es incorrecto afirmar que el consumo interno estaría estancado.
El gas consumido internamente es destinado a cubrir la demanda de los sectores eléctrico, residencial, comercial, industrial, transporte vehicular, consumidores directos y otros.
El no incremento de los volúmenes consumidos en el mercado boliviano muestra, por un lado, que aún no se ha cumplido con el cambio de matriz energética. Esta es una necesidad imperiosa de todo el país, y que puede ejemplificarse con los casos de Beni y Pando, donde existe un elevado uso de diesel (que Bolivia debe importar a elevados precios), así como en la generación de energía eléctrica, uso vehicular, domiciliario, comercial e industrial.
Por otro lado, el estancamiento en el uso interno del gas también muestra  la persistente falta de industrialización. Y mientras se incrementan los volúmenes de las exportaciones de gas en bruto hacia Brasil y Argentina, estos países están utilizando ese gas, fundamentalmente tarijeño, para desarrollar importantes complejos industriales en su lado de la frontera y en Uberaba y Tres Lagoas.
La anunciada Planta Separadora de Río Grande extraerá urea y amoníaco del rico gas tarijeño, pero expertos en el tema señalan que se debería dar el paso de transformar estos compuestos en abonos y fertilizantes de mayor valor agregado. La Planta Separadora de Gran Chaco producirá GLP, gasolina, isopentano y etano. De estos últimos se puede producir etilenos y polietilenos, que son utilizados en plásticos.
Estos y otros procesos de industrialización del gas tienen el potencial de ayudar a diversificar la economía departamental y nacional si es que se desarrollan verdaderos complejos industriales a partir de las plantas separadoras, en lugar de exportar productos solamente semiprocesados de escaso valor agregado, como parece ser el plan de las autoridades.
Por otra parte, mientras YPFB se esfuerza por acelerar la exportación, se tarda en dotar de gas a industrias nacionales emergentes. Es el caso de la fábrica de cemento Yacuse, en Puerto Suárez, que debe esperar hasta 2015 para recibir el necesario suministro de gas natural, aunque la solicitud fue presentada hace seis meses. La Empresa Tarijeña del Gas (Emtagas) ha aplazado sistemáticamente los pasados años nuevas conexiones industriales de gas, por falta de energético y capacidad de transporte.

Los derechos de Tarija y de Bolivia
Una encuesta realizada por El País mediante su página web expresa que una cuestión fundamental que el Gobierno debe solucionar es, precisamente, la industrialización del gas.
Además, está el conflicto por el campo Margarita y la persistente incógnita sobre el pago por licuables, asunto por el que Brasil adeuda más de $us 500 millones; 11% corresponderían a Tarija. Sin embargo, en su última visita, el ministro de Hidrocarburos, Juan José Sosa,  afirmó que Tarija no recibirá recursos por los líquidos excedentes que Brasil paga.
Ante lo que es considerada una injusticia para con el departamento y una violación al régimen constitucional y legal de regalías, diferentes instituciones  y sectores de Tarija han expresado sus inquietudes y propuestas. Una de las más relevantes, por el efecto productivo y multiplicador que puede tener, es la sociedad Tarija-YPFB en la Planta Separadora de Líquidos del Chaco y en la Planta de Etileno – Polietileno.
Esta y otras inquietudes largamente ignoradas por las autoridades fueron recogidas en un cuestionario elaborado por El País, y entregado en las manos del presidente interino de YPFB, Carlos Villegas, el 1 de marzo, durante la exposición del Plan de Inversión de YPFB. Hasta hoy no se tiene respuesta alguna.

Las preguntas
que YPFB no responde
El País hizo llegar al presidente de YPFB, Carlos Villegas, en su última visita a Tarija, un cuestionario que fue derivado al director de Comunicación de YPFB, Alex Vargas, quien de manera extraoficial informó a El País que Villegas, tras haber revisado el documento, habría instruido a su personal buscar información para absolver cada una de las interrogantes para su entrega inmediata a este medio.
Sin embargo, pese al tiempo transcurrido de esta declaración, en una llamada telefónica que realizó El País se conoció que el director de Comunicación de YPFB fue cambiado y antes de irse no dejó ninguna repuesta al cuestionario entregado. El nuevo director de Comunicación de YPFB, Ever Terán, manifestó que no tiene conocimiento sobre las preguntas y que él se encuentra recién una semana en el cargo. Ante los pedidos de información transparente, la ciudadanía sigue recibiendo sólo silencio.

Preguntas entregadas a Villegas   
 1.- Solicitamos formalmente nos haga conocer exactamente, con detalle y contratos y facturas de respaldo, los montos en dinero de todos los costos recuperables incurridos por cada una de las empresas operadoras que YPFB aceptó, desde el 1 de mayo de 2007 hasta 31 de diciembre de 2012. ¿Cuándo nos puede hacer llegar?
2.- De la misma forma, solicitamos nos haga conocer con todo detalle, incluyendo la aplicación de las fórmulas del Anexo F y G de los contratos de operación vigentes, las participaciones percibidas por cada una de las empresas operadoras, por campo y por empresa, desde el  1 de mayo de 2007 hasta el 31 de diciembre de 2012 inclusive.
3.- ¿Nos puede informar los nombres de los responsables de YPFB que revisan y aprueban los costos recuperables? ¿Cuáles sus currículums vitae? ¿Desde cuándo trabajan en YPFB?
4.- En los contratos de operación vigentes entre YPFB y las empresas operadoras, se establece que YPFB auditará los costos recuperables, para lo cual se establecen plazos perentorios. De no hacerlo, se presumen aprobados a favor de las transnacionales. ¿Auditaron los costos recuperables desde 2007 a la fecha? ¿Cuáles los resultados? ¿Nos puede hacer conocer los informes de auditoría campo por campo, empresa por empresa, año por año, desde 2007 hasta el 2012 inclusive?
5.- ¿YPFB Corporación está en condiciones de asociarse a Tarija en la Planta Separadora de Líquidos del Chaco, así como en la Planta de Etileno - Polietileno?
6.- La CPE garantiza el pago del 11% de regalías para Tarija calculada en base a la producción fiscalizada y a los precios de venta de la energía. En el caso del adendum 4 al GSA, firmado por Ud., Petrobras paga un valor adicional por el gas rico en licuables desde 2007. ¿Por qué YPFB no paga a Tarija las regalías que le corresponden por ese nuevo precio del gas exportado al Brasil? Las autoridades del Ministerio de Hidrocarburos dicen que existe un decreto supremo al respecto, sin embargo, es la Constitución Política y la Ley de Hidrocarburos las normas que garantizan a Tarija el pago completo del 11% de regalías por los hidrocarburos producidos. ¿Seguirá YPFB violando la CPE negándose a pagar esas regalías adicionales?

Fernando Vincenti garantiza gas para nuevos emprendimientos industriales de Tarija

Redacción Central
El mercado tarijeño de gas, está y estará abastecido. Así lo aseguró el presidente de YPFB Transporte, Fernando Vincenti, quien afirmó que en Tarija habrá 64 millones de pies cúbicos disponibles en puerta  en El Portillo para para que Tarija pueda disponer del gas para promocionar su desarrollo.
Vincenti, en conferencia de prensa realizada ayer, aclaró que Tarija tiene una demanda aproximada de 14 a 15 millones de pies cúbicos diarios en su momento pico, que correspondería a los meses de invierno. “Tenemos una capacidad de transporte anual de 17,7 millones de pies cúbicos por día, entonces, el requerimiento está cubierto incluso para que se implementen nuevas iniciativas industriales en la ciudad”, dijo.
La conferencia de prensa inició con las justificaciones ante las demoras del Gasotuco Villa Montes Tarija (GVT) que debió ser concluido en de 2012. El presidente de YPFB Transporte aclaró que éstas se debieron a algunos percances con la licencia ambiental y a que la empresa adjudicada en la construcción (la brasileña Conduto) rescindió el contrato, situación que se tiene en control.  “Cualquier afirmaciones sobre un desabastecimiento no tienen sustento y las respondemos con datos de la realidad”, añadió.
Sobre la situación actual del proyecto, Vincenti explicó que el último tramo Palos Blancos – Entre Ríos permite asegurar la capacidad de transporte anual de 17,7 millones de pies cúbicos por día, faltando por construir dos tramos pequeños, que se retrasaron porque las licitaciones se declararon desiertas en tres oportunidades y porque los precios cotizados por las empresas eran demasiado altos y no respondían a la realidad del mercado.
“Buscamos soluciones para que  la construcción se realice  preservando calidad, seguridad y economía de la obra. Son 15,2 kilómetros de construcción efectiva que  no está más allá de los cuatro a cinco meses de trabajos para su realización “, dijo.
Agregó que estas modificaciones al proyecto, que beneficiarán su seguridad y facilidad de operación, permitirán que en la próxima semana se contrate a una empresa para terminar estos dos pequeños tramos, uno de 4,7  kilómetros y  otro de 10,7, que permitirán alcanzar 64 millones de pies cúbicos día,  “con lo que Tarija garantiza su gas por los próximos veinte años”.

Consumo y demanda
Reiterando en varias oportunidades que no existe fundamento para temer un desabastecimiento de gas en Tarija, Vincenti agregó que imaginando un escenario poco probable de un aumento del 30 por ciento del consumo en Tarija, “aún si fuera el caso, no estaríamos en crisis”.
“La demanda real del mercado tarijeño, según datos que se pueden verificar en la página web de la empresa, estuvo entre los 14 a 15 millones de pies cúbicos en el momento crítico. La empresa tiene  17,27 de capacidad de transporte, lo que implica que no corresponde a ningún tipo de imaginarios pensar en una crisis energética de desabastecimiento ya que la realidad se sustenta en números y eso vinimos a informar”, dijo.

¿Cuál es el estado de los ductos para exportación que ustedes operan?
Tenemos lo que enviamos a Brasil con una capacidad de 31,5 millones de metros cúbicos y el otro ducto que tenemos de gas es el GIJA (Gasoducto de Integración Juana Azurduy, por el que se exporta a Argentina) que estamos ya el próximo año terminando la totalidad de su ampliación. Este año terminamos la construcción de los ductos pero el próximo la última unidad de compresión con lo cual alcanzaremos los volúmenes de 27,7 millones de metros cúbicos  día a la Argentina y el otro ducto que operamos, y no es de nuestra propiedad es de YPFB, es el ducto de exportación a Arica por el cual mandamos diversos productos. Esos son los tres ductos que tenemos con proyección internacional para exportación.  

¿En qué porcentaje ya se habrá avanzado?
El ducto de exportación a Brasil es operado por YPFB en el 100%; el otro en cuanto a sistema en orden arriba del 80% y el tercer ducto que va a Arica está construido hace unos treinta años.

¿Qué opinión le merece, en su condición de exministro de Hidrocarburos, los retrasos en la industrialización del gas?
No veo paralización de la industrialización. Veo que en el curso de los dos últimos años se ha avanzado en industrialización, hay que tener en claro que la industrialización comprende diversas actividades. La primera de ellas es la que estamos haciendo ya al poner en funcionamiento dos importantes plantas de separación de gases, que son el  punto de partida de la industrialización. La primera tarea es separar el gas y el segundo paso ya lo estamos dando con la construcción de la planta de amoniaco urea en Cochabamba. No veo paralización.

¿Cómo se puede conjugar las actuales reservas de gas y la ampliación de la exportación de gas a Brasil, a la vez de las necesidades de industrialización de gas en Bolivia?
No es competencia mía, no puedo responderle.

¿Cuál sería la evaluación de ductos y comparaciones entre 2006 y 2013?
Las inversiones que había antes de la nacionalización eran inversiones en operación y mantenimiento; hoy en día no sólo es operación sino expansión del mercado interno. Esa es la diferencia mucho más importante que los números, pero si de número hablamos ya le di datos.

¿Cómo va el trabajo ahora?
Como nunca en la historia vamos superando nuestras metas de inversiones: 240 millones de dólares y ahora con 260 millones, pero más del 80% es para el mercado interno, es decir para el abastecimiento interno. En la capitalización era una inversión de 40 millones.

¿Cuáles fueron los resultados sobre la inspección del GVT que nos dijo que haría?
He estado mirando detenidamente, vi la tubería estocada; si bien la situación no es la más fácil tiene dificultad pero será posible avanzar.

Visto 1704 veces

Le puede interesar también...

JT Fixed Display