Tarija la rica ostenta altos índices de pobreza y gente sin servicios básicos

Intolerables contrastes. Mientras año tras año, desde 2006, Tarija reporta abultados saldos de caja y bancos por falta de capacidad de ejecución presupuestaria en la Gobernación y los gobiernos municipales,
los índices de pobreza en el área rural y las zonas periurbanas se mantienen elevados, constatándose un inadmisible contrasentido, que afecta y amenaza la vida de niños, niñas, madres y gente pobre por falta de capacidad entre las autoridades electas.
Estudios revelan que los departamentos y municipios más pobres de Bolivia no priorizan la inversión en la dotación de servicios básicos. Las regiones con más pobreza del país destinan la mayor parte de su presupuesto a gasto corriente y la menor parte a inversión en proyectos integrales. En Tarija, el dato que comprueba el estudio es la baja ejecución presupuestaria en la Gobernación y municipalidades.
Este cuadro de problemática económico-social no sólo afecta a Tarija, no es diferente al promedio general de los demás gobiernos, pero, se esperaba que habiendo tantas necesidades y demandas de la población más pobre, los niveles en inversión de servicios básicos iban a presentar un ascenso, pero la realidad es otra.  
Según datos obtenidos del último Censo de Población y Vivienda de 2001, el concepto de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI) establece que 167 municipios del país tenían un nivel de pobreza superior al 90%.
En ese entonces, de los 167 municipios con alto índice de pobreza en el país, en Tarija se identificaron a dos secciones con datos preocupantes en cuanto al cumplimiento de sus necesidades básicas.
Un total de 61 municipios con índices altos de pobreza fueron identificados en La Paz, Oruro (26), Potosí (25), Cochabamba (17), Chuquisaca (15), Pando (11), Beni (6) y Santa Cruz con tan sólo 4 regiones.

FALTA DE POLÍTICAS
El analista económico Luis Fernando García Arce hace referencia a la pobreza en general, realizando un análisis breve del país, en cuanto a sus políticas en este campo, y del departamento, dando un diagnóstico sobre situación actual.
García señala que la lucha contra la pobreza debe dejar de lado los intereses políticos y prebendalistas que buscan cambios de favores. En este contexto, en los últimos días se han revelado acuerdos de personas de escasos recursos (asentados) con actuales autoridades tarijeñas que incluyen la dotación de servicios básicos a cambio de votos.   
La medida para contrarrestar esta problemática ha sido mal dirigida aplicando antes las medidas políticas y no así las medidas económicas, y cuando se intenta convertir a la economía en un dogma, ésta deja de ser un medio para transformarse en un fin, sin beneficiar a muchos.
Para el analista consultado, la imposibilidad de acceso a los recursos para satisfacer las necesidades físicas, humanas y básicas que inciden en la calidad y nivel de vida, también influye en los panoramas estadísticos de la pobreza.
Cuando se habla de pobreza, ésta tiene efectos en el consumo de una canasta de productos, donde incluye el tipo de alimentación, educación, salud, vivienda y, principalmente, acceso a los servicios básicos. El elemento central vinculante es la falta de ingresos, por lo general, por desempleo y como consecuencia de la falta de ahorro.
Afirma que otro de los factores que puede incidir en la pobreza se refiere a los efectos provocados por la exclusión social y la marginación ‘perversa’, y más en regiones como Tarija, donde no pueden cubrir sus necesidades mínimas porque la canasta de consumo básica es muy importante para sobrevivir y difícil de acceder.

INJERENCIA POLÍTICA
Según García, la pobreza que produce una sociedad por interferencias políticas, culturales, ignorancia y falta de recursos dentro de actividades políticas, apunta al corazón del crecimiento.
Este criterio hace referencia a que en muchas de las políticas de desarrollo en Tarija, la mayoría ha apuntado a fomentar las economías de sectores masivos para captar votos, dejando de lado a sectores que de verdad necesitan apoyo para cubrir sus necesidades básicas, como agua y luz, que se enmarcan como una obligación en la Constitución Política del Estado (CPE).
El experto dice que la falta de oportunidad entre unos y otros dentro del mismo país, cuando no se corrige con el tiempo, podrían reflejarse en el incremento de procesos migratorios, destrucción familiar, prostitución y otros males de la sociedad.
A esto se suma consecuencias como las que acompañan a las vallas xenofóbicas, culturales, religiosas o de procedencia. “Si perduran en el tiempo son difíciles de balancear si no se corrigen los ingresos de la actividad diaria”, añade.  
Entre esos riegos, dice García, uno de los efectos perversos es el que llevó a muchos países a dividirse entre área ricas y regiones pobres (favelas de Río de Janeiro en Brasil), además, son fácil presa de la geopolítica de los estados y de intereses económicos empresariales. Sudán es el último de los casos, dividido por la riqueza petrolera del sur y el 10% de la tierras ricas cultivables del continente africano.      
Dijo que existen elementos externos que pueden afectar los intereses de los países, modificación del tipo de cambio, barreras al comercio (exenciones, penalizaciones, etc.), intereses empresariales, estatales, leyes internas, forestales, medioambientales, financieras, corrupción y conflictos armados vinculados a intereses estratégicos para energía (agua, petróleo, minerales).   

CARENCIA DE SERVICIOS Y COSTO DE VIDA
Otro de los problemas que identifica el entrevistado en Bolivia es el grado de inflación, el costo de vida, la cantidad de hijos o hermanos que tiene una familia y el nivel de inversión para cubrir las necesidades del pueblo.
Este tipo de análisis y la estandarización de estadísticas de valoración real, son importantes para que se pueda tomar en cuenta el desarrollo de políticas económicas y dar soluciones a los índices preocupantes de pobreza.
García reconoce que Bolivia ha tenido un crecimiento en el área económica, “el problema es saber las cifras reales, porque la base de cálculo del Producto Interno Bruto (PIB) no ha variado desde 1990, desfasando de la realidad”.
Se han efectivizado programas bonificados en esta lucha para aumentar los ingresos, pero esto no soluciona el problema de fondo, señala el analista, explicando que tampoco la medición de inflación no ha sido buena, ajustada a una nueva medida establecida en 2006, muy discutida como canasta de productos.
Si analizamos al departamento de Tarija, la ‘maldición’ de las materias primas, efecto creado por la cantidad de ingreso de la participación petrolera y gasífera, la incompetencia, la falta de políticas, ha generado un fuerte proceso inflacionario que creó una pérdida de competitividad que se ha visto reflejada en el aumento del consumo de productos foráneos.
La diferencia del cambio monetario con Argentina complica aún más la economía local. “El bajo nivel de desembolso del presupuesto, la inconsistencia política en algunos campos, los altos montos de compras en el interior, la inclinación a políticas centralistas están asfixiando a la producción local”, agregó.
Todos estos elementos han impactado de manera negativa en el crecimiento y desarrollo de la producción del departamento, por lo tanto, la pobreza está echando cuerpo en un lugar donde existen los recursos económicos, pero que no se acompaña con el desarrollo de recursos humanos, no se promociona la ayuda a la industria local y de tecnología ni hablar, explica.
“Un conglomerado de activistas políticos acuartelados en minicumbres callejeras llamadas a presionar por los propios miembros del partido de gobierno, presiona y asfixia la visión de una democracia participativa”, manifiesta.

UNA TARIJA INDUSTRIAL
La visión de una Tarija industrial es una de las salidas y propuestas que muchos actores políticos y líderes de sectores han sugerido a las autoridades de Gobierno, para salir de la crisis en calidad de servicio que se tiene actualmente, es por eso que la prioridad en este tiempo debe ser la consolidación de los parques industriales.
En este sentido, el también asesor del Colegio de Economistas de Tarija, asegura que si no se tiene políticas de desarrollo industrial, productivo y tecnológico, teniendo el dinero que tiene nuestra región, habrá fracasado en auge económico que hoy vive en sur del país.
Si no existe una definición sobre políticas de desarrollo, difícilmente el sistema económico actual tendrá éxito en la lucha por la reducción de la pobreza, que se reflejará en la disminución de desempleo.
Esto permitirá que la administración pública sea más abierta y democrática en la redistribución de los ingresos económicos. El seguimiento de la población permitirá que se garanticen fuentes de empleo, de lo contrario, no permitirán que decidan sobre estos recursos.
“Si los pueblos no tiene suficientes caminos, ni pavimento, si no están articulados, si los tiempos y costos son elevados para el transporte, si no hay líneas de electricidad suficientes ni gas para las empresas ni agua o canales de riego, si se tiene racionamientos, limitaciones, costos elevados es que el problema no está en el diseño institucional, la pobreza está en la mezquindad y la ignorancia”, puntualizó.

PARIDAD DE PODER ADQUISITIVO
El economista manifestó que si se mide y relaciona los problemas de los países por el grado de desarrollo, entre los de menor desempeño y los de mayor crecimiento, se visualizan mayores elementos significativos de la función de la riqueza y de los efectos de la pesada línea de la pobreza, una vara difícil de levantar para aquellos que no tienen los recursos suficientes.
Comenta que el límite de ingresos mínimos que afecta a la pobreza ha sido un problema complejo de debatir, la visión de la falta de recursos que amplía el círculo de pobreza no es el único elemento en un país, por eso las  Naciones Unidas propuso el Índice de Desarrollo Humano (IDH) para evaluar el desempeño de los naciones, se establecieron tres variables fundamentales: Educación, Salud, e Ingresos Per Cápita y el PIB (PPA) ¿Qué es esto?  
Si su poder adquisitivo del dinero local alcanza para 100 manzanas y gasta $us 100 en un país y en otro compra idéntica cantidad pero paga $us 10.000 estos son equivalentes, lo que varía es el precio, por eso se adhirió el concepto de Paridad de Poder Adquisitivo para valorar mejor. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) no toma en cuenta los ingresos y se refiere sólo a aspectos sociales.
Con el ánimo de ingresar en programas de ayuda por medio de créditos, se ha establecido en el mundo que las personas no pueden recibir menos de 1,25 dólar, u 8,70 bolivianos por día; los países subdesarrollados y pobres lo están haciendo para determinar si han salido del nivel de pobreza o se sigue en esta situación, aunque el objetivo es por créditos.
El problema se ha agravado por que los países desarrollados esta vez no tienen el síndrome del agotamiento del donante, sino que están en crisis y los mayores recursos se han volcado a los proveedores de materias primas, que son los solicitantes de los créditos y de las ayudas.
La ausencia de ingresos es un mal endémico en el mundo y ningún país ha podido desprenderse fácilmente ni ayudar efectivamente, hay que tomarla como una política a largo plazo y darle solución.
Tampoco las medidas de la OrganizaciónMundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI), las del Banco Mundial, ni las peleas por hacerse del mejor negocio del mundo que es el producir dinero y ponerlo a la venta, configura una mejor parrilla de oportunidades y de mejores perspectivas, las bolsas y su sistema de ruleta económica rifa en parte las oportunidades de un mundo que busca en el discurso menos diferencias. Por lo general los que conducen la economía son los que tienen mayor prestigio y el poder de la fuerza. 

RUMBO AL CENSO 2012
La importancia del Censo de Población y Vivienda del 2012 es fundamental. Para García, las estadísticas independientes son muy importantes para los compromisos internacionales, que te van a financiar si haces la tarea, por eso se crearon los Objetivos del Milenio, esta agenda que intenta mejorarse día a día no tiene una buena eficacia por que los países han manipulado las tasas de desempeño; el cumplimiento de las metas genera mayores desembolsos, el efecto se mide con el nivel de crecimiento económico del país, mortalidad materno infantil, acceso al agua, tasa de escolarización, ingreso per cápita mínimo.
Entonces, hecha la ley hecha la trampa, el país ha apreciado su moneda para mostrar los avances, que juntos con la inflación han elevado los precios, pero no los ingresos reales de la manera que los exponen.
Los avances significativos son morosos, ahora los créditos al país están condicionados a mejorar las mediciones por diferentes grupos, es decir, antes se tomaba las estadísticas desde un punto de vista global, hoy en día  tienen que ser más específica y se habla de  diferenciación de grupos económicos, sexo, ubicación rural, edad, etc.
Los indicadores son más realistas de lo que puede estar pasando en una sociedad como el peso y nutrición de las personas, las mediciones se cruzan y dan una idea más cercana del desempeño económico de los ingresos y el uso de los recursos.

Archivo Centrales

  1. Lo más leído
  2. Editorial

Redes Sociales

El País eN @ 2014 | Grupo Boquerón Multimedia Tarija | Noticias de Tarija Bolivia para el mundo | Web desarrollada por alvoluksic.com