Ponen en duda proyectos concurrentes por Ley del 8%

Escrito por  GUSTAVO MÁRQUEZ/EL PAÍS EN Feb 27, 2018

Continúan las repercusiones por la activación de los débitos automáticos como mecanismo de cobro de la Ley del 8 por ciento para los gobierno municipales. Ahora la Gobernación anunció que procederá a revisar todos los convenios intergubernamentales para encontrar una posibilidad de recesión, se advierte que los principales programas y proyectos concurrentes están en riesgo financiero.

El primer débito por concepto de la Ley en cuestión favoreció a los gobiernos municipales de Yunchará y San Lorenzo que realizaron las primeras gestiones para acceder cada uno a 9 millones de bolivianos, que según confirmaron ya se encuentran en las cuentas de sus respectivas entidades. Sin embargo, la pasada semana se conoció de más gestiones que avanzan ante el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas del Estado.
El secretario de Gestión Institucional, Rubén Ardaya, informó que como Gobernación están a punto de dar a conocer las decisiones sobre el débito y calificó como un “despojo” que va a matar los proyectos de inversión concurrente. En ese marco, el funcionario afirmó que se procederá a revisar los convenios que tienen una clausula de recesión de acuerdo a la disponibilidad financiera de la Gobernación.
Ardaya precisó que la afectación que significan los débitos que son orquestados desde los gobiernos municipales, la Asamblea Legislativa y el Gobierno Nacional, sería de un total de 158 millones de bolivianos, que hacen al 72 por ciento del plan de inversiones para la gestión 2018, lo que implica un perjuicio para todos los programas como el Seguro Universal Autónomo de Salud de Tarija (SUSAT), la Canasta Alimentaria o el Programa Solidario Comunal (Prosol).
Sobre el tema, presidente de la Asociación de Municipios de Tarija (AMT), Álvaro Ruiz, expresó que no le extraña el accionar de la Gobernación, que en el último tiempo ha trabado la economía de Tarija, emitiendo un decreto en contra la Ley del 8 por ciento, lo que es una muestra de la voluntad que se tiene para solucionar los problemas.
Ruiz explicó que ve complicado que se logre lo anunciado por la Gobernación, empero aseveró que van a respetar las acciones legales que se asuma desde la Gobernación, que adelantó serán respondidas debidamente, mientras que las reuniones no se concretan pese a las solicitudes de diálogo de los alcaldes.
“No sé si le parece justo a la población que los proyectos paralizados por más de dos años ahora los quieran suspender, eso sí sería un perjuicio muy grande para la economía; lo único que hacen es retrasar el desarrollo afectando a sectores sensibles como educación y salud”, agregó la autoridad.
Por su parte, el concejal de Cercado, Alan Echart, quien participó de una reunión con dirigentes de la capital sobre el tema de los débitos, al concluir el encuentro hizo un llamado a que todas las instituciones civiles y públicas para que puedan pronunciarse de manera formal ante el Gobierno Nacional y los municipios del departamento.

 

el
apunte

Cercado, el municipio con más inversión

Ante el pronunciamiento del alcalde de la provincia Cercado, Rodrigo Paz, que no activará el mecanismo de débitos, pues tiene proyectos con la Gobernación, el presidente de la AMT, Álvaro Ruiz, explicó que este municipio tiene más recursos por convenios que otros (unos 1.200 millones de bolivianos), por lo que justamente la Ley del 8 por ciento plantea un criterio de distribución con un monto base en pos de lograr un equilibrio más allá de lo político.
Ruiz manifestó que en la lógica de trabajo de la Gobernación se da más a los aliados, mientras los que no están en esa línea quedan relegados, por lo que se quiere lograr igualdad, atrayendo al mismo tiempo recursos de parte del Gobierno Nacional para proyectos que multiplicarán los recursos que se siembran con la Ley del 8 por ciento.
Al respecto, el concejal de Cercado, Alan Echart, indicó que ayer se sostuvo una reunión con dirigentes de la provincia para analizar la situación ya que esta jurisdicción es la que más se verá afectada por los débito, ya que la Gobernación tiene presupuestado invertir 208 millones de bolivianos para este año, pero mediante los débitos calculan que le resten aproximadamente 160 millones, repercutiendo en los programas y proyectos fundamentales.