El MAS Tarija se diluye en la “semana decisiva” de Evo

Escrito por  Redacción Central/El País eN Dic 17, 2017

El MAS ha cerrado la semana con un baño de multitudes que le sirve para mantener la iniciativa política y dar por superados los debates encadenados entre el fallo del Tribunal Constitucional habilitando la reelección indefinida y el fracaso del modelo de las elecciones judiciales, donde el voto nulo se volvió a imponer por margen considerable; sin embargo está lejos de llegar a instalar un clima de paz en sus entrañas.

Los que asistieron a Cochabamba y los que no, advierten un golpe de timón del presidente Evo Morales en pocos días, lo que podría incluir un cambio de gabinete, aunque repasando antecedentes, la mayoría lo sitúa a partir del 22 de enero.
En la estrategia global del MAS, Tarija es una piedra en el zapato. El partido está lejos de tener forma de tal y más al contrario, los frentes se siguen dividiendo en pedazos. En esta semana, por ejemplo, se conoció que se eligió a un nuevo presidente departamental, René Sánchez, en un Congreso en el que no asistió la dirigencia de la Federación Sindical Única de Comunidades Campesinas de Tarija, la única fuerza con base real en el departamento.
En esta semana también se han empezado a evidenciar los primeros roces entre las Bartolinas luego del retorno de la lideresa histórica Julia Ramos, más o menos abandonada a su suerte en La Paz donde fue encarcelada hace dos años por su presunta participación en el desfalco del Fondo Indígena. Ramos sigue imputada pero con detención domiciliaria y con probabilidad y ganas de reivindicarse.
El MAS orgánico sigue muy lejos de su realidad tarijeña, donde el poder se cuartea mucho más lejos de la sede de San Roque. Algo de eso han advertido los campesinos, que pleitearon hasta el final para tratar de frenar el Congreso y que ahora amenazan con “trabajar directamente con el Gobierno”. Uno de los problemas del MAS Tarija, reconocen sus arquitectos, es que demasiados le hablan al oído directamente al presidente, los campesinos quieren ahora hacer lo mismo. Al final, la dirigencia electa que cuenta con el padrinazgo de algunos de los invitados ilustres que gozan del poder institucional, serán quienes elijan a los futuros candidatos para diputados, senadores y también Gobernadores, ejecutivos, concejales, etc. O al menos los propongan, pues en las últimas experiencias el presidente Evo Morales y su reducido grupo de confidentes tarijeños han colocado sus fichas al margen de lo que decidieron los órganos del partido.
Intereses económicos
Sin embargo, el último gran cisma dentro del Movimiento Al Socialismo, que también se ha dado esta semana, ha tenido que ver con el dinero contante y sonante que mediante los créditos con la banca privada autorizados por el Gobierno debían llegar al departamento. Los equilibrios realizados por la Gobernación para poner de acuerdo a tantas autoridades con deudas pendientes, entre ellas algunas tan afanadas en que fracase la gestión de Oliva como el alcalde de El Valle Álvaro Ruíz o el jefe de los subgobernadores, Walter Ferrufino, fueron neutralizados por el accionar de la Comisión de Hacienda de la Asamblea, con mayoría del MAS pero en la que juega un rol preponderante el asambleísta Mauricio Lea Plaza.
La Comisión determinó, a instancias de la Cámara Departamental de la Construcción, modificar la cartera de proyectos que iban a ser financiados para dar entrada a otros. Esta participación del poder económico en las decisiones legislativas no ha dejado indiferente a nadie y no ha contribuido precisamente a sanar las heridas en el Movimiento Al Socialismo tarijeño, que ante la posibilidad de ir a una votación divididos han preferido alargar el drama. Las vacaciones, alternancias y declaraciones en comisión navideñas postergarán casi con seguridad el tratamiento hasta 2018, lo que puede ser demasiado tarde.

Los cívicos
El otro evento político de la semana, relevante por su irrelevancia, ha sido la movilización cívica contra el fallo del Tribunal Constitucional. La desorganización en la convocatoria y el escaso poder la convirtió en un esperpento que acabó sumada a la marcha de los médicos para disimular el fracaso.
La tendencia del voto en Tarija empieza a dar señales nuevas. De agotamiento, dicen algunos analistas. La oposición tradicional que acumula fracasos en Bolivia también los suma en Tarija.

Más problemas en el MAS Chaco

Si en Tarija la situación está revuelta, no lo es menos en el Chaco, donde esta semana el asambleísta Roberto Veizaga, del MAS orgánico, cargó contra la Máxima Autoridad Regional, José Quecaña, en principio también orgánico, por ceder “el 70% de los puestos de trabajo a la gente de Brú”. Brú, el ex alcalde de Yacuiba, invitado por Evo Morales y con una extensa carrera en diferentes fuerzas nacionales y regionales.
El Chaco es esencialmente estratégico para el MAS, que confía en poder asaltar el poder en las urnas en 2020 con un buen candidato y un apoyo leal de la Región Autónoma que ha contribuido a impulsar. De momento el voto duro, como se vio en las judiciales, sigue creciendo.