García resucita los fantasmas del proyecto LNG en el FPEG

Escrito por  Alejandro Zegada/ Santa Cruz Nov 23, 2017

La jornada de miércoles estuvo marcada fundamentalmente por exposiciones de CEOs (presidentes) y otros representantes de empresas transnacionales durante la mañana, y reuniones entre ministros de los Estados miembros del Foro de Países Exportadores de Gas (FPEG) en horas de la tarde.

La actividad matinal permitió mayor acceso de la prensa para escuchar lo que las empresas invitadas tenían que decir sobre los precios, los mercados, los costos y las perspectivas de la economía del gas a nivel global y regional.
Con problemas técnicos de por medio –mala calidad de audio y de coordinación de los encargados para que las traducciones se transmitan de forma pertinente- fue posible conocer por ejemplo la reiterada intención de Bolivia de ser un “proveedor confiable “ y “centro energético de Sudamérica”, en el primer panel de la mañana.
Durante el tercer panel, las transnacionales, consultadas por el ministro Luis Alberto Sánchez sobre cómo están enfrentando los bajos precios del gas, respondieron con rodeos que pueden resumirse así: mayor “eficiencia”, simplificación y abaratamiento de costos productivos, renegociación con proveedores de insumos y servicios, y un aumento en la producción para compensar los menores precios.
Posiblemente el segundo panel haya sido el más llamativo, no por folklorismos ni grandes extravagancias (aunque este tipo de eventos implica de por sí una dosis de esto), sino porque se trataba del rol del gas en los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), y las transnacionales participantes intentaban mostrarse como actores coadyuvantes para alcanzarlos.
Así, se escuchaba a unos y otros representantes decir que la inversión de las empresas privadas extranjeras generaba crecimiento, que el gas producido por ellas era menos contaminante, y que en los países huéspedes de las transnacionales se subcontrataba mano de obra local, generando más empleos.
El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, quien había estado escuchando modestamente todas las presentaciones de los tres paneles, cerró el seminario de la mañana con una frase que no se escuchaba desde hace al menos dos años: Bolivia debe convertirse a mediano plazo en un país exportador de gas natural licuado (GNL).
Sus palabras textuales fueron: “No solamente exportemos gas por ducto, sino que tengamos la capacidad de exportar como bolivianos y como empresa estatal boliviana LNG a mercados donde podemos conseguir mejores precios”, refiriéndose explícitamente a la necesidad de “mirar hacia China, la India, Japón, Vietnam, Singapur, Malasia, hacia ese epicentro de la economía capitalista planetaria que comenzará a dominar este siglo”.
Entre el afán de nutrir al capitalismo del Siglo XXI con el gas boliviano y la amnesia sobre la otrora prioridad nacional de industrializar el gas, García Linera resumió el afán del gobierno boliviano en el corto y mediano plazo: exportar o morir.

El MAS y el Pacific LNG
El año 2002 y 2003 el gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada planteaba el proyecto Pacific LNG: un macroproyecto de exportación de gas a las costas de México y EEUU a través de Chile. Con este proyecto se pensaba exportar una cantidad mayor a la que actualmente se exporta a Brasil y Argentina: unos 50 millones de metros cúbicos diarios (MMCD).
Solo que en aquel entonces se estimaban que las reservas de gas en Bolivia estaban por encima de los 55 Trillones de Pies Cúbicos (TCF), y no a los 10,45 TCF de la última certificación el año 2013. Así, el proyecto se planteó en un momento en el que las reservas de hidrocarburos se habían inflado falsamente.
Repsol, la petrolera española que estuvo en el centro de aquella polémica en 2003, hoy en día participa en al menos 32 bloques hidrocarburíferos en Bolivia. El campo Margarita sigue siendo el proyecto estrella de la transnacional.
Repsol junto a sus socios que operan en Margarita, Shell y PAE, acaban de firmar un contrato para explorar el área de Iñiguazu, al sur de Margarita, un territorio que ya fue explorado por la venezolana PDVSA, pero que fue devuelta ante la salida de la petrolera acuciada de otros problemas en su país de origen. YPFB decidió no utilizar en exclusiva la información.

 

el
apunte

Evo y los ministros
para la foto

En horas de la tarde, con casi 2 horas de retraso, se inauguró la Reunión Extraordinaria de Ministros de Estado miembros del FPEG. El ministro Sánchez y el Secretario General del FPEG dieron las palabras inaugurales, y luego llegó el presidente Evo Morales, desde el interior del país, para saludar a las autoridades invitadas.
Para la jornada de hoy jueves, se tiene prevista la llegada de los mandatarios que presentarán, el viernes, las conclusiones finales del FPEG, los acuerdos alcanzados y las perspectivas de los Estados miembro.
El ministro Sánchez ha dicho que el documento tendrá alrededor de 20 puntos, de los cuales 3 favorecerán directamente a Bolivia.

Lo más leído hoy